Centros educativos y protección de datos

Es estar trabajando en un centro educativo y descubrir como una tras otra de las leyes se rompe con una habitualidad pasmosa. Éste es el caso que nos ocupa. Una conversación con un compañero para preguntarle por un proyecto en el que participa (eTwinning) para pedirle información sobre el mismo. A algunos nos gusta saber lo que hacen nuestros compañeros. Nos interesa, porque siempre resulta de interés saber la cantidad de proyectos que pocas veces se publicitan masivamente en los centros educativos. Pero no es éste el rumbo que debe marcar el devenir de este artículo. Por tanto lo tomaremos sólo como situación inicial.

Después de pedirle la información, él me comenta que me la enviará por correo electrónico. Le digo que le voy a dar mi correo electrónico y, me responde que no le hace falta. Que tiene una hoja con todos los nombres del profesorado, sus direcciones físicas, teléfonos y correos electrónicos. Situación demasiado habitual. Incumplimiento de la LOPD (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal). Otro caso más. Añadirse al mismo la gran distribución de papeles con datos personales de los alumnos en las salas de profesorado (con teléfonos que van pasando de mano en mano entre los profesores), DNIs y direcciones de los padres colgados en el tablón de anuncios del centro cuando hay elecciones al consejo escolar, correos electrónicos cuyas direcciones no se ocultan (qué mejor manera de saber el correo de todos tus compañeros que alguno de los emisores no sepa que hay la opción de ocultar los remitentes en los programas de correo), etc. Una situación que por habitual no debe darse como recomendable. La LOPD está para que se cumpla. Es difícil por la falta de hábitos pero eso no excluye ir eliminando esas situaciones anómalas (e ilegales).

Es un tema complicado (por lo fácil que supone hacerlo todo como ya se hacía) y, es por ello, que algunas Administraciones ponen a disposición de sus centros educativos guías para cumplir la Ley de Protección de Datos. Una de las mejores y más claras es la que publicó hace un año la Conselleria de Educación de la Comunidad Valenciana. Un documento de imprescindible lectura por parte de los equipos directivos y del resto del profesorado.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Tens molta raó, però és difícil i complex fer arrelar aquests hàbits, quan veus com la pròpia administració, grans/mitjanes/petites empreses, etc….vulneren certs aspectes recollits a LOPD. Cal molta informació/formació sobre els drets i deures. Per cert aquí, a terra nostra, l’APDCAT http://www.apd.cat/ca/index.php informa a centres/professionals, etc…sobre qualsevol dubte al respecte.

  2. El artículo 2.2 del reglamento de la LOPD (RD 1720/2007, de 21 de diciembre) dice literalmente lo siguiente: “Este reglamento no será de aplicación a los tratamientos de datos referidos a personas jurídicas, ni a los ficheros que se limiten a incorporar los datos de las personas físicas que presten sus servicios en aquellas, consistentes únicamente en su nombre y apellidos, las funciones o puestos desempeñados, así como la dirección postal o electrónica, teléfono y número de fax profesionales”.

    Es decir, si los datos identificativos de los profesores aparecen exclusivamente vinculados a su actividad en el centro y, siempre que la información se limite a datos en su mera condición de cargos, administradores o profesores de un centro educativo, cabría considerar que estos datos están excluidos del marco de aplicación de la Ley 15/1999, de protección de datos personales.

    Se pueden publicar: el nombre, los apellidos, los cargos desempeñados en la organización docente (si esos cargos son de interés para la comunidad educativa a la que se informa) y la dirección de correo electrónico corporativo o el teléfono de contacto en el centro. En ese caso, no se precisaría el consentimiento de los profesores para la comunicación de sus datos de contacto a través de Internet en la página web del centro.

    Por supuesto, esto no habilita para publicar la dirección postal personal, la cuenta privada de correo electrónico, el teléfono del domicilio u otros datos de los profesores que nada tienen que ver con su actividad profesional en el centro. Quedan excluidas también, por razones evidentes, situaciones particulares relacionadas con materias judiciales, como violencia de género, que requieren un tratamiento especial.

    Más información en el documento Informe 0223/2011 de la Agencia Española de Protección de Datos.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link