C’est fini

En este mundo todo llega a su fin. A veces uno puede contarlo y, en otras ocasiones, el fin te impide que haya esa transmisión oral y/o escrita. Pero éste no es el caso. Por suerte, lo único que se finiquita con este post es un pequeño reto que me he marcado esta mañana: el de intentar escribir cinco artículos a lo largo del día. Reto que creo que he falseado un poco al contar el resumen que aparece en este post como uno. Bueno, ya si eso me he autoengañado. Cosa que es bastante fácil de entender. Más aún después de una siesta del borrego. No, las neuronas no me dan para más aunque me haya dejado algunos temas en el tintero.

Fuente: Fotolia CC

Me he levantado con ganas de escribir acerca de la comida que tuvimos ayer los que perpetramos las Jornadas Eduhorchata en septiembre, para comentar que ya estábamos embarcados en la segunda edición. También para exponer un poco los contras de la primera, tomar planteamientos básicos (acerca de lugar/es, certificación y pasta) y exponer en voz alta, de forma transparente, algunos detalles. Eso sí, la comida de ayer espectacular y, por desgracia, sin horchata por mi parte por estar aún vetada. Qué le vamos a hacer. No todo puede salir perfecto.

Una vez perpetrado el primer post, he escrito acerca de una frase que he leído en uno de los últimos libros que han pasado por mis manos. El tiempo es lo que tiene. Leer, series y alguna película que otra. También algún vicio más o menos confesable. Por cierto, la frase es «si alguien te dice o, conviértelo en y«. Una frase que me ha servido para hablar de la necesidad de no jugar con una sola carta y permitir que, para gestionar el aula y dar clase, podamos surtirnos de tantas herramientas/metodologías como sea posible porque, al final, lo que importa es la adaptación al alumno sin olvidar el objetivo fundamental de nuestro trabajo. Sí, uno de esos posts en los que parece que uno va cargado de ciertos fármacos.

Como por la mañana aún estaba inspirado y, por desgracia, hacia mucho viento en la calle (eso sí, prometo que después, para ir a la comida, he ido andando a ritmo de jubilado), he podido, gracias al tuit de Enrique, ponerme a hablar de una propuesta para la reducción de ratios y su votación. Sigue causándome sorpresa la gran cantidad de docentes que manipulan el tuit para obviar los partidos que han votado en contra pero, por suerte, cada vez durante menos tiempo. A estas alturas tengo claro que algunos jamás van a criticar a «los suyos» hagan lo que hagan. Podrían aprobar fusilar a su familia y serían incapaces ni tan solo de chitar. Muy triste pero, al final, cada uno decide la cantidad de vaselina disponible.

Finalmente, me he puesto a matizar las propuestas de Víctor acerca de los pilares básicos para la formación del profesorado. Un tema que, por cierto, es recurrente en este blog y que, por desgracia, está muy verde para que realmente incida positivamente en el día a día de nuestras aulas. O, simplemente, que permita capacitar al docente. Mucha moda, mucho formador excesivamente polivalente, mucho humo de diferentes tonalidades.

Eso sí, por desgracia no puedo seguir la maratón porque me he comprometido en liberar la versión final de mi nuevo libro, Eduentertainment, a los suscriptores al mismo. Aprovecho para hacer un poco de publicidad de esa suscripción para deciros que, si queréis ver esta versión alfa (con todos los capítulos y a falta de prólogo y revisión de los mismos), os podéis suscribir desde aquí. Además, como ya sabéis, a los suscriptores os enviaré en primicia el libro en versión digital multiformato (pdf, ePub y Kindle) una vez finalizado.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link