Chico para todo

Pues sí, a mí el nuevo borrador de Decreto acerca de lo que, como docente, puedo llegar a impartir como titular de la especialidad de Tecnología, no me trae nada nuevo. Más bien al contrario. En mi caso, un caso bastante particular, llevo dieciséis años haciendo de chico para todo. Empecé trabajando en la antigua FP de Electricidad. Asignaturas que no había visto en mi vida académica. Cables que no tenía ni pajolera idea de cómo conectar cuya conexión requirió un rápido aprendizaje. Cajas de empalmes que, cuanto menos, me daban bastante apuro. Poco más de veinte años y empezar dando clase a alumnos mayores que uno mismo impone. También, como no, impartir esa asignatura de Tecnología Industrial en Bachillerato. Qué poco me gusta dar clase en Bachillerato (mirado en perspectiva). Qué poco me gusta impartir asignaturas donde el alumno está totalmente callado y no interrumpe para nada el aula. Debe ser que, como dicen mis compañeros, me va la marcha 🙂

Fuente: http://www.eblog.com.ar
Fuente: http://www.eblog.com.ar

Pero no estábamos hablando de eso. Hablábamos de mi supuesta polivalencia. Pasar de FP a Tecnología fue un cambio importante. Más aún cuando te toca dar una optativa de Educación Física llamada «bailes de salón». Maravilloso dar clase de ritmo cuando el que debe impartirla es un auténtico patoso. Sí, soy un auténtico patoso a nivel de coordinación y me tocó enseñar a bailar a los alumnos de segundo de ESO. Surrealista.

Seguiría con Ciclos Formativos donde prácticamente he hecho de todo… Mantenimiento Industrial (los tornos de control numérico me ocasionaban algún problemilla que otro), Electrónica, Diseño de Objetos, Fresado, Normalización, FOL, Sistemas Informáticos y, como no, algunas horas de Inglés. No es polivalencia, es despropósito irracional porque, en más ocasiones de la cuenta, he sido yo quien he optado por hacerlo. Que una especialidad se me queda muy pequeña. Y, por qué no decirlo, porque yo lo valgo (o quizás no).

Después de aprobar las oposiciones se redujo en gran parte mi diversificación aunque pasé por Matemáticas, Dibujo y, como no, Lengua Castellana. Sí, un docente catalán de Tecnología dando Lengua Castellana con su maravilloso acento norteño en zonas de la Comunidad Valenciana castellanoparlantes. Sí, señor, con un par. ¿Quién dijo miedo?

Creo que mi año de prácticas cuando vino el inspector a evaluarme estaba soldando algo con mis alumnos. Con una bata que necesitaba un buen lavado y con una precisión a la hora de hacer esa línea de soldadura digna del más experto. Si le hubiera dicho que era la segunda vez que soldaba sin mi compañero del taller, ¿se lo hubiera creído? Ese día se validó mi año de prácticas. ¡Qué recuerdos!

Muchos docentes hemos pasado por el trámite de hacer muchas cosas que quizás, legalmente, no nos hubiera tocado hacer pero, en mi caso, la mayoría fueron por decisión propia. Ahora con el nuevo Decreto (si al final se aprueba) lo tengo claro… nada de voluntarismo. La marcha, cuando la misma se ve dirigida por aberraciones educativas, deja de ser marcha para convertirse en corsé. Y la mayoría estamos más que hartos de que nos encorseten en nuestro trabajo.

El docente siempre ha sido polivalente y, en muchas ocasiones ya nos ha tocado hacer cosas (por diferentes motivos) que estaban alejadas de nuestra superespecialidad de oposición pero, que ahora vengan algunos con esto, me parece que es totalmente contraproducente para un colectivo ya suficientemente tocado.

Por cierto, una cosa es la excepcionalidad de determinadas situaciones y, otra muy diferente, la conversión de dicha excepcionalidad en algo habitual.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link