Ciencia y evidencias versus homeopatía educativa

Es muy complejo pretender aislar el concepto de homeopatía o efecto placebo de ciertas cuestiones que suceden en el aula. Hay veces en que las cosas te salen bien o mal con independencia que sean auténticos despropósitos. Quizás el problema es el cortoplacismo educativo. Una moda recurrente que hace que, por desgracia, toda la observación acerca del éxito o el fracaso se base en sesgos subjetivos de algo que sucede (o ha sucedido) a lo largo de un determinado curso, en un proyecto concreto o, mediante una práctica muy puntual de escasos minutos. Y ahí tenemos un gran problema en educación: la imposibilidad de analizar resultados de forma científica de forma sencilla. Y eso asociado a la falta de investigadores, la necesidad imperiosa de creerse determinadas cosas porque nos las venden determinados medios o, simplemente, decir que algo tiene evidencias cuando lo único que tiene es falta de ellas (léase la interpretación y el diseño de las pruebas PISA) debería preocuparnos.

Fuente: Mola Saber

¿Por qué no interesa introducir el cientifismo o el análisis de evidencias en la educación? ¿A quién no le interesa saber realmente qué debe hacer para mejorar su praxis docente o, por qué no se analiza qué inversiones y en qué cantidad son las más adecuadas para la mejora educativa? ¿Por qué casi nadie aboga por una educación basada en evidencias de estudios independientes? ¿Por qué tampoco parece, viendo la gran cantidad de títulos que están sacando determinadas Facultades en proyectos fin de grado, tesis doctorales o estudios científicos, que a nadie le interese el tema de qué sucede realmente en educación si hacemos A, B o C? Es complicado intentar reducir a ciencia todo lo que sucede en el aula por muchas cuestiones bastante obvias (la primera, la heterogeneidad de las mismas) pero, ¿por qué da la sensación que nadie lo intente a excepción de ciertos informes manipulados patrocinados por organizaciones económicas o chiringuitos empresariales? La verdad es que resulta curioso.

Las investigaciones científicas son algo muy complejo. La obtención de evidencias algo que, también exige mucho trabajo y tiempo para poder afirmar ciertas cosas con rotundidad. ¿Interesa realmente que se haga lo anterior o sale más barato vender homeopatía educativa? Es que viendo determinadas modas y metodologías, que tienen de todo menos validez científica y resultados objetivos, da qué pensar.

Entiendo que haya personas que crean que haciendo chamanismo, rezando o, simplemente, bebiendo agua con azúcar, van a curarse de sus dolencias. En momentos en los que no queda esperanza científica algunos buscan imposibles. Más aún cuando dichos imposibles se venden muy bien por charlatanes e, incluso, los defienden algunos que tienen un título universitario que les otorga el principio de veracidad. Lástima que eso que sucede en medicina, al igual que lo que sucede en docencia, tiene muy poco de efectivo y demasiado de efectista. Eso sí, al igual que está aumentando el ingreso de productos homeopáticos en el ámbito de la salud, también surgen cada vez más modas placebo en el ámbito educativo basadas en cuestiones más cercanas a religiones monoteístas que a cualquier tipo de evidencia. Lógico porque sale mucho más barato. Lógico porque, a ver quién invierte en investigación cuando, por lo visto, haciendo o diciendo ciertas cosas que nada tienen que ver con una mejora a largo plazo de nada, se vende mucho mejor.

Hay dos modelos de visión educativa: el que cree en evidencias científicas (no lo que, a veces, nos venden como tales) y el que se basa en productos homeopáticos cada vez más diluidos. El segundo, lamentablemente, se está vendiendo mejor porque es bonito y barato aunque los resultados positivos sean debidos a factores que nada tienen que ver con el producto o método utilizado.

¿Es necesario el uso de evidencia científica en educación? Pues va a ser que, al igual que en todo lo que pretendamos mejorar, se hace imprescindible.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link