Claves para un mayor éxito escolar

Es bonito tenerlo claro. Es imprescindible rendir pleitesía a todos aquellos que normalmente, desde sus tarimas, son capaces de diagnosticar el sistema educativo y encontrar las claves mágicas para mejorarlo. Claves que algunos no encontramos ni preveemos encontrar y que, por obra y gracia de alguien, se iluminan místicamente en las mentes más bien amuebladas y brillantes de nuestra sociedad.

Fuente: dimglobal.ning.com
Fuente: dimglobal.ning.com

No sé cómo he podido vivir hasta ahora sin una PDI. Tampoco tengo claro cómo no he aplicado el currículum bimodal en mis aulas. Estoy auténticamente descolocado. ¡Con lo fácil que es mejorar el aprendizaje de nuestros alumnos y el éxito escolar con unas pocas pinceladas, mucho texto y algunos gráficos llenos de datos imprescindibles!

Reconozco que algunos somos unos peleles en esto del sistema educativo. Que no vemos (ni sabemos ver) estrategias efectivas más allá de los errores o aciertos diarios poco extrapolables. Que no tenemos claro ni tan sólo lo que estamos llevando a cabo en las aulas. Qué miedo el hablar en público para explicar recetas mágicas. Esas recetas que, cual homeopatía diluida, es capaz de dar con las teclas adecuadas para solucionarlo todo. Cuánta responsabilidad.

Lo siento. Me disculpo ante mis alumnos y ante la sociedad por no saber aplicar varitas mágicas. Me disculpo ante todos aquellos que sí que lo tienen claro. Me fustigo digitalmente ante los vendedores de recetas milagrosas. Mea culpa. Culpable de incompetencia. Culpable de todos los cargos. Incompetencia profesional elevada a su máxima expresión.

Algún día me gustaría ser tan listo como algunos que asesoran y hacen coaching a los docentes. Algún día me gustaría saber, más allá de las sensaciones, esas técnicas que permiten ser a un docente mejor que otro por el simple hecho de recomendar algo que nunca se ha usado personalmente. Reconozco que, como docente, no llego a tanto. Ni a tanto ni a tantísimo.

Un formato muy breve para reconocer mis limitaciones. Unas limitaciones que, lamentablemente, tengo y que implican negarme a ver la Verdad cuando algunos me la ponen delante. Como decía alguien hace bien poco tiempo… no volverá a suceder (aunque en mi caso me temo que siga sucediendo porque a los «expertos educativos» y a sus «infalibles» recetas, por desgracia para mí ya que otro gallo me cantaría, me las paso por una determinada parte de mi anatomía).

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. jajaja pues ya somos dos, mira yo como lo entendí antes que tu, no por nada, sino por edad, claro, jejeje…primero decidí que eso de docente vocacional no era lo mío porque no era capaz de mejorr a los alumnos, o por lo menos siempre lo he creído, y luego con las TIC, pues menos, o porque no podía emplearlas porque no me dejaban, supongo que creían que haría «milagros» con ellas, pues «ni modo», como suelen decir mis amigos mexicanos…

    Al final decidí que no «soy nada de eso», en todo caso «hago lo que me mandan» cuando estoy bajo sus tentáculos, ahora bien, cuando ya no estpy en «horario» entonces si hago milagros, si uso las tic, si consigo que los aprendices aprendan y si entonces me encanta ser facilitador, es mi gran vocación, bueno ahora Jordi, como creo que ya sabes, me deico más a investigar para conseguir que los que sois vocacionales en horario, «vivais un poco mejor» y los alumnos entiendan que les ayudais al máximo a pesar de….. @juandoming

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link