Coacción de la Conselleria de Educación valenciana

Los que me seguís habitualmente sabréis que hace bien poco tiempo he publicado un artículo donde hablo del «gran pufo de los contratos programa valencianos«. Unos programas que, si leéis en enlace anterior, descubriréis que es una forma nada encubierta que tiene la Administración educativa valenciana para intentar privatizar la Educación pública de dicha Comunidad.

Es curioso que aún siga habiendo algunos docentes que sean capaces de defender esos contratos programa y, que sean capaces de decirle a uno que ve fantasmas donde no los hay. Si esos fantasmas no existieran, ¿por qué se han publicado las Comisiones de Servicios en la Comunidad agregando un punto donde habla específicamente de la concesión de las mismas a los docentes que estén en Claustros que hayan votado a favor de aceptar los mismos? ¿No podría esto ser considerado como una coacción a que los docentes que se hallan en comisiones de servicio voten a favor de dichos contratos programa para mantener sus plazas en los centros que están ocupando este año? ¿No estaríamos hablando de un hecho delictivo y, por tanto, punible?

Pero sigamos analizando el tema. Hoy se publica una corrección a las comisiones de servicio. Una corrección que elimina algunos detalles que podían hacer «tragable» el asunto de las comisiones por estar dentro de un contrato programa para hacerlo de la manera más arbitraria posible.

El redactado en su origen, del punto 6 como causa para que se otorgue la comisión de servicios, era el siguiente:

Para participar en un programa experimental sujeto a un contrato- programa. Esta comisión de servicios requerirá además de la solicitud del interesado, la petición razonada del director del centro con vinculación al contrato-programa, así como la autorización por la Dirección General de Educación y Calidad Educativa del contrato-programa.

La concesión de la comisión de servicios solicitada, que es una facultad potestativa de la Administración, estará supeditada a la existencia de vacante determinada o necesidad específica de conformidad con la planificación educativa, a encontrarse habilitado o poseer la especialidad correspondiente, a la valoración de las circunstancias alegadas y debidamente acreditadas y a la existencia de otros solicitantes con mayor derecho, por tratarse de un procedimiento extraordinario de concurrencia competitiva.

Ahora, con el nuevo redactado procedente de la corrección que ha hecho la Conselleria queda de la siguiente forma:

Para participar en un programa experimental sujeto a un contrato- programa. Esta comisión de servicios requerirá además de la solicitud del interesado, la petición razonada del director del centro con vinculación al contrato-programa, así como la autorización por la Dirección General de Educación y Calidad Educativa del contrato-programa.

Una modificación del redactado que elimina cualquier concurrencia por méritos. Da al Director o al responsable político de turno la potestad de seleccionar a quienes desee sin que tengan ningún tipo especialidad ni pueda haber concursillo entre diferentes aspirantes por méritos para optar a esas plazas e, incluso con el agravante que pueden darse sin que exista vacante en el centro (con lo cual se hace incluso factible la posibilidad de la eliminación de plazas orgánicas para facilitar que algunos docentes se queden en el centro haciendo saltar a funcionarios definitivos). Por ello queda bastante claro que es una coacción evidente y un camino muy peligroso hacia la privatización de los centros educativos públicos. Una coacción que, en cualquier país democrático diferente al nuestro, sería penada con penas de cárcel para él o los firmantes de dicha convocatoria.

Pero, curiosamente los equipos directivos lo están sometiendo a votación y, aún habrá algunos docentes (demasiados) que valorarán más los beneficios a corto plazo de poder estar «a dedo» al lado de su casa que las consecuencias negativas para todos (incluso para ellos) cuando esas plazas puedan desaparecer para dárselo a alguna persona contratada por alguna empresa de las que sustentan al ejecutivo o se puedan llegar a dar a algunos más interesantes para los Directores de los centros o la Administración educativa. Pero, entonces, el daño ya estará hecho.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. El párrafo que mencionas no está suprimido, sino simplemente movido debajo del punto 7, por tanto «la supeditación a la existencia de vacante» y «la valoración de las circunstancias alegadas» se siguen aplicando y el resto del artículo queda infundado.

    ¿Soy el único que ve en el contrato programa la posibilidad de dar más autonomía pedagógica a los centros? ¿Nadie ha leído el punto de la orden donde dice que el profesor adscrito a comisión de servicio debe ser funcionario de carrera«? ¿Dónde menciona a empresas ocupando puestos docentes? ¿Por qué son más individualistas los docentes que buscan mejorar su calidad de vida ahora que hace 3 años, cuando ni siquiera había criterio para la designación de las comisiones? ¿Por qué no dejáis en paz a aquellos que intentan mejorar un poco su mermada calidad de vida y unís esfuerzos en, por ejemplo, exigir un concursillo como se hace en otras comunidades?

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link