¿Cómo tratar la homosexualidad en las aulas?

¿Tratar el qué? ¿Qué problema hay con la homosexualidad para que deba tratarse en las aulas? Realmente, ¿a día de hoy hay algún cenutrio que considere que los gustos sexuales de alguien tengan alguna importancia en la relación que pueda establecerse con esa persona? ¿Realmente alguien pregunta a sus amigos o conocidos si se lo monta con alguien del mismo sexo, con alguien del otro sexo o, incluso el número de veces que practica onanismo por pereza de buscar a alguien o, simplemente, para disfrutar un rato sin que nadie le moleste durante su acción? Por favor, que estamos en el siglo XXI. Que lo de preguntar al personal sobre la orientación sexual o, realizar una taxonomización sobre las personas en función de si les gustan los penes, las vaginas o ambos artilugios reproductores, ya está fuera de cualquier tipo de necesidad de debate sobre el tema.

Fuente: https://twitter.com/Nando_J

Pues va a ser que no. Un ex profesor mío, del que por cierto guardo muy buen recuerdo, me acaba de pasar un artículo en el que, supuestamente (sí, siempre me gusta conocer todas las versiones del asunto aunque me han confirmado, de fuentes fiables el tema), un docente de filosofía de un instituto de Lleida, al lado del que estudié, había dicho en clase que «ser homosexual era antinatural». Tiene cojones el asunto. Sí, he dicho cojones por desviación natural de usar partes propias de mi anatomía, que un tipo, al que en principio se le considera en posesión de una cierta capacidad intelectual, diga lo anterior. Bueno, ya sabemos que hay de todo en todas partes y, por desgracia, tener un título o trabajar de algo no lleva implícito ser algo. Estamos acostumbrados a banqueros que trincan en lugar de gestionar y a políticos que reparten sobres, en lugar de dedicarse a gestionar lo público pero, aunque los medios voceen sus nombres con fruición, no creo que sea lo habitual. Al igual que tampoco considero que todos los docentes sean como este tipo. Siempre, eso sí, suponiendo que sea verídica la noticia.

Nunca he dado importancia a la homosexualidad porque lo considero una simple orientación sexual. No me dedico a cuestionarme nada y, salvo que te presenten a sus parejas, no te percatas de la misma. Bueno, la tienes tan asumida que, salvo por el vaivén que supone que te presenten con los/las que se han enamorado, te la repampinfla el asunto. Y cuando te presentan a sus parejas lo único que te importa es cómo serán porque no hay nada peor que asumir a un allegado (y sí, los allegados pueden ser igual de buenos o malos si vienen de amigos homosexuales, heterosexuales o cualquier otra definición que se les ocurra al personal). Coño, que es un allegado. Y ya sabemos qué puede suponer lo anterior. Bueno, algunos ya sabemos qué supone lo anterior 🙂

Pues va a ser que aún hace falta mucho trabajo en las aulas si hay incluso docentes que no tienen claras ciertas cosas. Mucho por hacer. Tristemente, muchísimo por hacer para erradicar para siempre eso que, no se sabe por qué, siempre acaba suponiendo un tema del que hablar para muchos y, sobre el que debemos seguir haciendo mucha pedagogía.

No, no tenía mucha inspiración hoy y he tirado por la tangente. Eso sí, de nuevo gracias a mi ex profe por ayudarme a que esto viera la luz.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link