Comunicación vía móvil con alumnos y padres: sí o sí

Lo siento. No hay excusas. En plena expansión del uso de dispositivos móviles y, cuando prácticamente no hay alumno, padre o docente que no tenga un teléfono móvil conectado, sea vía tarifa de datos o wifi a internet, no podemos ya plantearnos su «no uso». El móvil debe usarse como herramienta de comunicación entre la comunidad educativa sí o sí.

Por tanto, ya queda claro que obviar el móvil como herramienta de comunicación docente es algo que no debería permitirse. Ahora bien, lo anterior no evita la necesidad de regular su uso y, como no, el evitar que la herramienta centre determinadas malas prácticas que, lamentablemente, se importarían del uso habitual. No es cuestión de enviar masivamente aquel chiste con el que uno nos obsequia a las ocho de la mañana, es intentar combinar potencialidades de la herramienta y buen uso de la misma haciendo que, en un breve plazo de tiempo, tanto docentes, alumnos y padres tengan muy claras las normas a seguir cuando usen ese tipo de comunicación.

Ya tenemos asumido que debemos intentar establecer una comunicación fluida entre la comunidad educativa. Así pues, teniendo claro lo anterior, debemos buscar algo que permita gestionar esa comunicación teniendo en cuenta las siguientes premisas:

  • De fácil uso. Si nos empeñamos en usar una herramienta complicada, pierde todo sus sentido ya que obliga a centrarse más en su aprendizaje que en su utilidad.
  • Bidireccional. Lógico, ¿no? No tiene ningún sentido usar una herramienta de comunicación unidireccional. Eso sí, en algunos casos podemos restringir esa bidireccionalidad cuando estemos comunicando determinadas cuestiones que no den juego en su respuesta (fechas determinadas, material complementario a la asignatura, etc.).
  • Con la posibilidad de establecer comunicaciones globales o individuales. A veces puede ser necesario usar una herramienta para hablar con el compañero X, el alumno Y o el padre Z de forma individual y, la herramienta debería permitírnoslo.
  • Que sea lo más inmediata posible. Que haga aparecer algún tipo de notificación (visual o sonora) en nuestros teléfonos móviles para informarnos de una nueva situación y/o mensaje.
  • Gratuita. Sí, lo siento, debe ser gratuita por necesidades del guión. Ya sé que alguna de las que voy a comentar gestiona esa comunicación para personalizar publicidad pero, en un momento en el que todos damos datos, no debería ser un hándicap. Eso sí, su uso debería llevar asociado la explicación de qué tipo de datos recopila la aplicación y cómo hacerla lo más privada posible.

Vamos a ver qué he encontrado en el «mercado» para lo anterior. Lo primero, hablar de los grandes servicios de mensajería y redes sociales usados, seguramente, por gran parte de la comunidad educativa en otros contextos.

Whatsapp

Fuente: http://www.androidsis.com
Fuente: http://www.androidsis.com

Whatsapp. No hay alumno, docente o padre que si dispone de móvil no la tenga instalada. Cientos de millones de usuarios y una plataforma de comunicación que, a día de hoy, se usa en el ámbito de los padres para crearse su «grupo de padres» (más bien madres) donde hablan de cuestiones relacionadas con el centro educativo de sus hijos, preguntando qué deberes tienen y, en demasiadas ocasiones, derivando a cuestiones más soeces (eso de los chistes subidos de tono que se envían y otro tipo de mensajes demasiado poco educativos…). Una herramienta que obliga a dar su número de teléfono a los participantes. Es por ello que esta herramienta sólo es recomendable para ser usada entre los docentes para crear, por ejemplo, un grupo llamado «Claustro del centro X» y otros grupos más reducidos donde deba realizarse otro tipo de comunicación («tutores de primer ciclo», «coordinación TIC», etc.). Por cierto, en este caso es importantísimo no abusar del whatsapeo ya que, a veces, la saturación de mensajes puede llevar a que dicha comunicación se convierta en contraproducente. Lo digo ante la experiencia de estar en un centro educativo donde el equipo directivo inundaba, con toda la buena intención, los correos de los docentes con informaciones irrelevantes a todas horas y todos los días de la semana. No me imagino al equipo anterior con un grupo de Whatsapp 🙂

Una opción si queremos extender el uso de algo parecido al Whatsapp, ocultando nuestro número de teléfono, seria usar Telegram pero, sinceramente, no acabo de verlo como herramienta de comunicación con nuestros alumnos ni con sus padres.

Facebook

Fuente: http://www.quieroserblogger.com
Fuente: http://www.quieroserblogger.com

Antes dudaba -y mucho- acerca del uso de Facebook en el ámbito educativo. Ahora lo tengo claro… si Mahoma no va a la montaña, tocará desplazar la montaña hacia Mahoma. Crear un correo electrónico de trabajo (sí, docentes, ya tardáis en tener un correo electrónico a destinar exclusivamente a vuestra tarea profesional), crearse una cuenta en Facebook y, cuando esté creada, implementar grupos privados dentro de la plataforma es algo que puede funcionar muy bien. Un grupo privado donde estén alumnos y padres tiene la ventaja de poder ir colgando información a la vez que, mediante mensajes privados, podemos establecer una comunicación más privada. Eso sí, imprescindible que los padres también estén por ser ellos, en gran parte, los responsables de las acciones de sus hijos en el grupo. Sí, un alumno si sabe que su padre también ve lo que está haciendo va a procurar seguir unas determinadas normas. Por cierto, ya sabéis que hay la aplicación para móvil desde hace tiempo y que las nuevas entradas y, como no, los mensajes privados llegan mediante notificaciones 🙂

Remind

remind16
Fuente: http://www.remind.com

Si alguien tiene dudas con lo anterior y aún le parece complicado usar herramientas de uso habitual en el aula siempre queda la opción de acudir a herramientas específicas para ella. En este caso lo tengo claro: Remind. La versión en español de este sistema de comunicación, su facilidad de implementación y las herramientas de las que nos dota (comunicación grupal o individual, envío de recordatorio de eventos, etc.) dota la seguridad de uso que, quizás, las alternativas anteriores no acaben de proveer.

Estamos en el año 2015 y, es por ello que en este curso, acabado de empezar, no hay excusa para no usar el teléfono móvil como herramienta de comunicación entre la comunidad educativa.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

7 Comments
  1. Hola, yo desde el.año pasado utilizo WhatsApp y el.éxito ha sido rotundo

    Este año voy a hacer la.migración hacia Telegram, me resultara más cómodo con sus aplicaciones para los escritorios Linux, por ejemplo.
    Saludos

    1. Lo del uso de Telegram como mecanismo de comunicación es una buena idea para alumnos de últimos cursos de la ESO o postobligatorios. El problema es que no lo acabo de ver como mecanismo de comunicación con primero de ESO (que es el curso que imparto este año) por diferentes cuestiones. Al final, muchas dudas entre Facebook (creación de una página y contacto por Messenger) y Remind. Supongo que lo decidiré conjuntamente con el compañero con el que comparto grupos.

      Un saludo de vuelta y gracias por comentar tu experiencia.

  2. Precisamente la poca implantación de Telegram, le puede dar ese tono «profesional» que buscamos, separándolo del tono «jocoso» de WhatsApp, además es multiplataforma, multidispositivo (lo puedes tener activado en varios dispositivos a la vez), con interfaz web y basado en la nube, no en el dispositivo, por lo que no se pierden la comunicación, los mensajes ni los contactos.

    Y SIN TENER QUE DAR EL NÚMERO DE TELÉFONO

    https://telegram.me/JavierMarin

    1. Sí Javier. Tienes razón en las puntualizaciones que viertes en el comentario acerca de Telegram pero, sinceramente, me sigue dando un poco de reparo una herramienta tan bidireccional y con poca posibilidad de filtrado previo (y posterior) de mensajes grupales. Un gran hándicap en un contexto (el de uso en el aula) donde, por desgracia, seguro que nos encontraríamos alguna sorpresa desagradable porque alguien haga un mal uso del mismo. Me imagino un grupo donde están padres y alumnos donde un chaval, por hacer una gracia, cuelga algo de mal gusto. Ya está suficiente mal visto por parte de algunos el uso de redes sociales y medios de comunicación bidireccionales en contextos escolares para alimentar su visión negativa. Poco a poco 🙂

      Un saludo y gracias por comentar.

  3. Whatsapp en sus condiciones de servicio expone claramente que esa aplicación no podrá ser utilizada como herramienta de trabajo. Solo fines personales. Por lo cual debería quedar fuera del uso «Educativo». De Telegram lo desconozco pero me temo que debe andar en las mismas. Queda Remind pensaba con dicho fin y las plataformas educativas tanto de la administración como del ámbito empresas tipo Google Classroom, Edmodo, etc.
    Un saludo.

    1. Voy a darte malas noticias Javier… ninguna herramienta de las que comentas (salvo Google Apps siempre y cuando haya el permiso «específico» firmado de uso de la aplicación por parte de los padres) tiene cobertura legal en España. Ni Edmodo, ni Remind, ni Schoology, ni… No hay casi ninguna herramienta que no se pida el consentimiento por escrito de los tutores legales y, en muchas ocasiones, ni con ese permiso -por tratarse de empresas cuya sede está fuera del territorio nacional- está garantizado el cumplimiento estricto de la legislación vigente. Así pues, por desgracia, la legislación va detrás del uso de la tecnología en el aula y toca vadear en situaciones de alegalidad 🙂

      Un saludo de vuelta y gracias por la apreciación.

      1. No te preocupes Jordi, estaba al tanto. Pero hablo de algo diferente y es el contrato que aceptamos en un primer momento. Y es el fin o uso de la herramienta por encima de la cobertura legal. Es decir herramientas que usamos y tienen vacío legal jurídico en nuestro país pero están diseñadas con un fin educativo específico y por el otro lado el aceptar unas condiciones de uso e…incumplirlas. Creo que el matiz es interesante para plantearnos el uso profesional o no de whatsapp por ejemplo y el ejemplo que se transmite o no al alumnado.

        Saludos.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link