Con las manos en los bolsillos

Este jueves empecé el nuevo curso y, por suerte, he conseguido recuperar después de unos días de ardua batalla contra cuestiones técnicas, el control del blog y su visibilidad. Es por ello que, al igual que cada año me planteo compartir en abierto los materiales y herramientas que voy a usar este nuevo curso. Sí, esto de ser alguien cuya máxima es poder llegar al centro educativo con las manos en los bolsillos y salir del mismo, como mucho, con una pequeña diferencia en cuanto a céntimos -eso de no subvencionar el necesario café al profesorado se habría de revisar- respecto a lo que llevaba al entrar es algo siempre curioso. Más aún cuando ves a compañeros cargados con mochilas de ingente tamaño, libros de texto e, incluso, a los tutores pasando esas fichas infumables a los chavales para interrogarles acerca de su vida. Qué triste empezar llenando papeles. Qué triste el seguir cargando papeles, libros u otro tipo de materiales un día tras otro para llegar a tu clase siempre cargado. Se puede vivir sin papeles. Se puede vivir, incluso, sin la necesidad que tengo de llevar un folio doblado en el bolsillo de atrás y tener que pedir el boli a los alumnos para apuntar alguna idea que se te ocurre a mitad de la clase. Y ya lo de vivir sin saber qué te toca dar es fantástico. Así te obligas a llegar unos minutos antes al trabajo para saberlo.

Fuente: http://www.20minutos.es
Fuente: http://www.20minutos.es

No es necesario ir cargado al aula. Ni usar libro de texto. Ni pasar cuestionarios a los alumnos. Ya no es sólo la alternativa que te supone a lo anterior un blog de aula, una plataforma donde colgar tus materiales (sí, para los que les gusta el modelo libro de texto también tienes una alternativa más barata y que sobrecarga menos al personal) y una herramienta de comunicación tipo Whatsapp (léase Remind, Telegram o, para aquellos que saben que no harán un mal uso sus alumnos de la misma, la que se comenta como tipológica). Es la necesidad de dar clase al margen de la herramienta. Incluso sin tener el material colgado en ningún sitio y con un pequeño esquema que puedes hacer los cinco minutos que llegas antes, si te lo has trabajado en casa, tienes suficiente. Yo consigo dar clase sin necesidad de llevar libro de texto y no creo que mis alumnos aprendan menos. Se puede hacer si lo hace alguien tan caótico como yo. Si sabes tu materia no deberías tener problema. Lo único que debes decidir es qué estrategia utilizar. Algo que va a depender de cómo veas a los chavales que tienes delante porque, en dos clases no puedes usar la misma estrategia e, incluso, a veces, en la propia clase tienes que decidir entre varios métodos que vas a aplicar indistintamente según te requiera el guión.

Creo que la mayoría de compañeros están capacitados para ir a dar clase con las manos en los bolsillos. Hay una cierta comodidad en seguir unas pautas cuando das clase pero, ¿realmente alguien cree que las pautas te van a hacer mejor o peor docente? O, seamos claros, ¿alguien cree que un docente que haya hecho cursos sobre ABP, Flipped Classroom, gamificación y controle esas estrategias va a ser bueno sólo conociendo las estrategias? Que uno debe saber. Y si uno sabe, sabe adaptarse. Bueno, y siempre queda quien no sabe y se intenta sacar las castañas del fuego como puede. Una estrategia que llevo usando mucho tiempo. No es planificar, es tener clara una idea global de qué debe hacerse en el aula y tirar millas con tus alumnos para que aprendan lo máximo posible con independencia del material utilizado porque, ¿alguien duda aún que los chavales trabajan si se les motiva para que lo hagan? Y lo menos motivador que hay es ver como llega uno al aula, abre su mochila, saca el libro de texto y les dice a los alumnos después de haberles dejado muy clara la importancia de su materia… sacad la libreta y abrid el libro por la página 1.

Empezamos el nuevo curso y algunos seguiremos acudiendo al trabajo con las manos en los bolsillos. O fuera de ellos si hace mucho calor. Aunque hay algo que conviene tener claro, no por llevar o no llevar las manos en los bolsillos uno va a hacerlo mejor o peor 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link