Conceptos y personajes educativos para no perderse este 2017

Son muchos los meses en que me he resistido a escribir un artículo como el de hoy. Tengo claro que quien se pasa por el blog o, simplemente interactúa conmigo por las redes sociales, llevando a veces ese contacto a algo más personal -léase café-, ya tiene claros los conceptos y personajes educativos que se están usando o sobre los que se está hablando este 2017. Es por ello que, más que para terceros, me he dedicado a recopilar, de forma más o menos desorganizada, aquellos aspectos que pueden ayudarme a centrarme de nuevo acerca de «novedades» y «valedores mediáticos». Quizás no sea ni una cosa ni la otra pero, ¿por qué no pararse un momento a dar unas breves pinceladas en un texto acerca de lo básico para no estar demodé? Bueno, tengo claro que lo de demodé es más cuestión mediática que otra cosa porque la realidad de aula se empecina en ser, ¿por desgracia?, algo alejado de lo anterior pero… ¿qué hay de malo en una lista más?

Fuente: http://verlanga.com

Me vais a permitir que distribuya este post en dos partes claramente diferenciadas. Una primera donde voy a destinar a hablar de metodologías que venden muy bien -y que se compran de forma bastante habitual- o de modelos que, por lo visto, son el no va más en la facilitación de la docencia y/o del aprendizaje de los alumnos para, posteriormente, centrarme en esos personajes que se hallan en el candelero mediático cuyo nombre se repite asiduamente en las jornadas educativas -donde ellos son, habitualmente, ponentes- y en los medios de comunicación.

Querría empezar con el tema del Flipped Classroom (reconvertido ahora en Flipped Learning). Un concepto metodológico que consiste en el trabajo previo en casa mediante la visualización de vídeos -elaborados o no por el docente- para, una vez en el aula, proceder a desgranar lo visto/leído. Un resumen básico de algo que podéis encontrar bastante más desarrollado en la siguiente web.

Voy a continuar con el tema del ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) o PBL (Problems Based Learning) en su anglicismo pertinente. Otro modelo que consiste en realizar el aprendizaje mediante concepciones transversales o dentro de una sola asignatura mediante un hilo conductor denominado «proyecto» o «actividad». Hay algunos elementos esenciales que, supuestamente, marcan la pureza de la metodología o el formato. Es por ello que, algunos cuando hablan del tema, prefieren ceñirse a lo más estructurado que a aquellos proyectos que, de forma puntual, uno puede ir realizando en el aula.

Las inteligencias múltiples aunque el boom, por la existencia de determinadas críticas, haya disminuido sigue siendo uno de los conceptos de los que más se habla. Especialmente publicitadas en muchos centros educativos. Se trata de la supuesta existencia de varias inteligencias que permiten, si se consiguen analizar y detectar, ofrecer una educación más personalizada a los alumnos.

El juego también tiene cabida en el vocabulario de este 2017. Con la gamificación o ludificación para los más amantes del cervantino se pretende el uso de juegos -más bien videojuegos- para conseguir mejorar el aprendizaje de los chavales. No es sólo el juego en sí, es la posibilidad de obtención de insignias (badges) cada vez que se supera un determinado reto.

Un tema controvertido es el tema de las Comunidades de Aprendizaje. Un modelo de transformación social y cultural de un centro educativo y de su contexto mediante aprendizajes dialógicos y la participación de toda la comunidad educativa. Especialmente pensado para centros de Primaria aunque su concepción puede ir hacia otras etapas. No hay una referencia única de modelo y sí varias «organizaciones» que certifican sus propios modelos. Una de esas organizaciones es el CREA, la cual está inmersa en un entramado de denuncias por considerar que su funcionamiento es sectario.

No sé si se me ha quedado algo en el tintero pero creo que básicamente, sobre lo que se está hablando es sobre lo anterior. Perdón, me acabo de acordar que no he mencionado a los MOOC, NOOC o SPOOC. Lo primero serían los cursos masivos y abiertos ofertados, normalmente por Universidades aunque el INTEF (el servicio de formación del profesorado del MECD) está ofertando varios últimamente, mientras que lo segundo -los NOOC- harían referencia a formaciones muy concretas y específicas mientras que, el tema del NOOC sería, más que formación, ayuda al establecimiento de redes de colaboración entre docentes.

He obviado hablar de rúbricas, estándares de aprendizaje o similares porque creo que eso ya hace más tiempo que planea sobre el profesorado.

Una vez desgranado el tema más metodológico, creo que es bueno ofrecer un listado de aquellos personajes que, por determinados motivos, se hallan ahora en el candelero. Lamentablemente para algunos resulta que, por desgracia, ninguno de ellos está actualmente en un aula de etapas obligatorias. Qué le vamos a hacer…

Hay tres nombres clave que, seguramente, os van a sonar: César Bona, David Calle y José Antonio Marina. El primero muy conocido por ser el primer finalista español del Global Teacher Prize -sí, para hacerlo fácil… ese Nóbel de los docentes que ha creado una empresa privada con un bote de un millón de euros para el ganador- que se ha mediatizado. Actualmente alejado del aula y omnipresente en entrevistas, ponencias y medios. Además, no lo olvidemos, escritor de un par de libros sobre anécdotas varias y visitas a centros changemaker. También empieza a ser conocido David Calle, ya bautizado por los medios el profesor Youtuber, que ha sido también seleccionado para optar al mismo premio que Bona aunque, en este caso, su paso por las aulas de enseñanzas obligatorias ha sido nula y, cómo no, José Antonio Marina, uno de los ideológos de cabecera del gobierno del PP que, entre libro y libro, se dedicó a elaborar un documento para que se pudiera evaluar a los docentes denominado Libro Blanco.

Con lo anterior creo que uno ya puede moverse bastante ágilmente en el selecto club de los «innovadores» de la Educación. Bueno, con eso y Google para soltar de vez en cuando una frase branding o demostrar que se han leído miles de libros sobre pedagogía. Que Google y la Wikipedia son apuestas seguras.

Espero que os haya servido tanto como me ha servido a mí para volverme a centrar en un contexto que da la sensación que sólo cambie de puertas para afuera de las aulas. Y eso, a veces, es una suerte 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. No hay que confundir ABP proyectos con ABP problemas.
    La diferencia entre ambas metodología está no sólo en su origen.
    Un proyecto puede tener varios problemas, mientras que un problema no tiene porqué tener ningún proyecto.
    Lo problemas se originan dentro del campo de medicina y humanidades, mientras que los proyectos están más en ingeniería y económicas.
    En cierto sentido problemas pretende más buenos ciudadanos mientras que proyectos busca buenos trabajadores.

    1. Tienes toda la razón pero, a veces es más una cuestión de «matices» que de ejecución en el aula. Al final lo importante, tanto en esta diferencia, como en muchas otras de palabras o conceptos, se difumina en el argot habitual para referirse a una cosa u otra. Quizás al tratarse de ¿metodología? aplicada en educación obligatoria sea poco importante que el análisis sea de un problema o que, simplemente haya un proyecto para resolver dicho problema.

      Por cierto, si alguien tiene interés en contrastar matices… http://formacion.educalab.es/pluginfile.php/43565/mod_imscp/content/1/abp_pbl_problemas_o_proyectos.html

      Muchas gracias por el aporte y el matiz.

      1. Creo que hay algo más que matices:
        No estoy de acuerdo con el vínvulo comparativo de problemas y proyectos.
        Los problemas están centrados en l vida real del alumno, que no tiene porqué ser el que imponemos.
        Los proyectos pueden derivar a situaciones muy dirigidas, ver los S.J.
        Los proyectos requieren una estructur de aula y de escuela compleja. Los problemas son más abierto y creativos.
        Aconsejo que se vea One problem one day, Singapur, sobre problemas, o bien Maastrich. Tienes ejemplos en http://pbl-abp.blogspot.com.es/ mi visión sobre Problemas
        Para proyectos BIE

        1. Muchas gracias por el enlace y, me vas a perdonar porque, aunque entiendo esas diferencias, sigo creyendo que en el aula lo que debemos hacer -puntualmente o como herramienta/metodología complementaria- es adaptar tanto el aprendizaje basado en proyectos como en problemas para dotarlo de entidad suficiente para que tenga posibilidades de éxito. ¿Y qué es el éxito me preguntarás? Pues el aprendizaje de los alumnos 🙂

          Un saludo. Me encanta debatir contigo y los aportes que realizas siempre en el blog.

  2. Hola Jordi, creo que mezclas gamificación con Aprendizaje Basado en Juegos o Game Based Learning.

    La gamificación es el uso de elementos del juego en contextos en los que, habitualmente, no se usa el juego y es una herramienta de marketing para retener consumidores (cuanto más consumes o más repites una conducta, más puntos). La parte más evidente (y a veces la única) de las experiencias gamificadoras es el reparto de puntos, insignias y ventajas (poder mirar el libro un tiempo en el exámen, escuchar música en clase – con auriculares-, hay de todo tipo…).

    Un juego es un juego, completo, con todas sus reglas o adaptadas, no es una parte de un juego. Usar Juegos de Rol, no es gamificar. Usar juegos para tratar sobre la Guera Frís o la Primera Guerra Mundial no es gamificar, es Aprendizaje Basado en Juegos. Hay juegos (de mesa) con los que se pueden aprender idiomas, matemáticas, geometría o historia, cada año se pubican unos cuantos centenares y te aseguro que algunos son muy buenos (también hay algunos sólo tienen dibujos bonitos).

    Otro caso es el uso de videojuegos. Un «gurú» hablaba en una conferencia de la organización que impulsa Escola Nova 21 sobre lo buenos que eran los videojuegos en educación aunque las evidencias «científicas» no apoyan esa afirmación y si hay que creerse a Manfred Spitzer en «Demencia Digital», los estudios demuestran justo lo contrario. Uno de los juegos citados como grandes descubrimientos para la educación era el famoso (antes) Pokemon Go o Clash of Clans, un juego diseñado para la adicción, como la mayor parte de ellos.

    Aunque veo las posibilidades de Minecraft, creo que en el aula es mejor lego o la arcilla, antes de pasar a crear lo que sea en una pantalla es mejor conocer la realidad física.

    Hay una conferencia de Ross Flatt del Institute of Play que habla sobre el Aprendizaje Basado en Juegos. Si le escuchas en la versión original habla de Game-Based Learning pero lo traducen como gamificar, pero llega un momento en que habla que dentro de las posibilidades del ABJ-GBL se puede: Usar juegos, diseño de juegos (cuando no existe lo que necesitas) o gamificar (cuando no se puede hacer nada de lo anterior).

    En resumen, lo mejor que tiene gamificar es que el nombre es corto. Aprendizaje Basado en Juegos es muy largo y no vende tan bien.

    —-

    Me dedido al Aprendizaje Basado en Juegos, es mi profesión. No «gamifico», a pesar de su buena prensa, ya que no hay ninguna prueba que justifique su uso intensivo en Educación, más allà que la indústria del videojuego presione para ello.

    1. En este caso mezclo interesadamente ya que lo que me interesaba a la hora de hablar de conceptos o metodologías era dar un primer acercamiento al mismo. Usar juegos no es gamificar pero, sinceramente creo que no usarlos sí que da la «no gamificación» del proceso. Me encanta que hayas entrado en la divergencia entre conceptos -que en muchos casos, como he hecho yo, mezclamos por diferentes motivos- porque ello me permite introducir como enlace (http://creatividadenblanco.com/aprendizaje-basado-en-juegos-vs-gamificacion/) la diferencia entre gamificación y BGL.

      Como bien dices no es cuestión del concepto, es cuestión del uso que se pretenda dar del mismo. Por desgracia en el mundo educativo nos centramos en la teorización y no en la aplicabilidad y, es por ello que las disertaciones pervierten las necesidades del aula. Le llamemos gamificación, ludificación o GBL, lo que tenemos que tener claro es la utilidad y ver de qué manera puede implantarse en determinados contextos (siempre con su adaptación).

      Eso sí, una cosa son las pinceladas que he podido dar en este post y otra muy diferente cuando organizaciones que venden determinadas estrategias educativas confunden conceptos por no saber de qué están hablando.

      Un saludo y muchas gracias por el comentario porque creo que enriquece -y mucho- el artículo original en el aspecto dedicado al «juego».

      1. Y más que se puede enriquecer 🙂 Si quieres profundizar en este tema lo hablamos en privado, no escribo para hacer publicidad de nada ni de nadie.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link