Coño, me acabo de encontrar una PDI en el almacén

No es una situación tan surrealista la que se expone en el titular del artículo. Lamentablemente, por cuestiones de descoordinación y, en muchas ocasiones, porque la administración educativa envía a los centros determinado material que no se ha pedido, hay una gran cantidad de situaciones que, por desgracia, son dignas de la mejor película de los hermanos Marx. Sí, encontrarse con pizarras digitales -el caso más extremo- o con multitud de cachivaches que aún siguen en su embalaje pasados unos años desde que llegaron a los centros es más habitual de lo que parece.

Fuente: http://spanish.alibaba.com/
Fuente: http://spanish.alibaba.com/

Como profesor de Tecnología he vivido la sobredotación inicial, con equipos de dudosa -por no decir nula- utilidad que, una vez abiertos, han reposado el sueño de los justos en diferentes armarios. No habrá conexión a internet de calidad ni herramientas básicas de trabajo pero, equipos de robótica y neumática cuyo uso se hace imposible -por cuestión de número de alumnos o por tratarse de equipos que no hay donde encontrar información para su uso- no faltan. Equipos que, en la mayoría de centros en los que he trabajado, se hallan cubiertos de polvo desde que llegaron por su nula utilidad real para dar clase. Algo que nunca he entendido. ¿Qué motivos tiene la administración para enviar recursos materiales que no sirven de nada? ¿Qué tipo de contrato se debe haber firmado con la empresa X o Y para que nos envíen sus productos inútiles y que no tienen ningún sentido ser usados por nuestros alumnos? Bueno, y si ya entramos con el suministro de software específico que hace unos años nos enviaban a los centros… para llorar. Para llorar el uso de Autodesk cuando lo que realmente hubiera sido interesante era el uso de su «hermano mayor». Licencias de programas de dudosa utilidad que, curiosamente, iban apareciendo en los centros educativos. No sólo para las asignaturas, también para los ordenadores de centro. ¿Alguien se acuerda de las licencias de Panda Antivirus que llevaban preinstalados todos los equipos que llegaban a los centros educativos y que, a más de uno nos daba la sensación que, en lugar de ser un antivirus se convertía en un virus por la lentitud con la que hacía ir los equipos?

 Podría seguir con el tema de las mesas y las sillas. Materiales que, curiosamente, son comprados a la misma empresa. ¿Alguien se imagina el negocio que supone el suministro de mobiliario a los centros educativos? Además, para situación kafkiana, la que te obligaba, cuando se te rompía una mesa (sí, las mesas se deterioran antes que las sillas) a pedir el paquete completo a la administración. La administración enviando el pack de mesa y silla cuando lo único que querías era una puñetera mesa y, por ello, obligado a meter la silla sobrante en el almacén. Reto a quien quiera pasarse por los almacenes de los centros educativos a contar el número de sillas que se alojan en ellos. Una cantidad, valorada en miles de euros, totalmente abandonada al polvo.

Cuando a un centro educativo le llega material procedente de la administración que debe pedir de unas listas cerradas es probable que suceda lo anterior porque, ¿alguien se imagina renunciar a pedir por si algún día hace falta usar el producto que te ofrecen en el listado? Bueno, incluso que se quede aún con el embalaje original ya sabemos que, lo de ofertar materiales que no interesan (¿alguien me sabría explicar por qué hace lo anterior la administración?) y pedir indiscriminadamente por parte de los centros (no sea que nos quedemos sin nada) es la tónica habitual.

Por cierto, no soy el primero que en uno de los institutos que he trabajado me encontré una PDI en su embalaje original. Por lo visto, lo de encontrarse portátiles y otro equipamiento tecnológico sin abrir en determinados armarios o almacenes de los centros es algo demasiado habitual. Y, por desgracia, al final todo ese descontrol y falta de coordinación en la gestión de recursos materiales, recae en los de siempre… en los que pagan religiosamente sus impuestos.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Lamentablemente, el funcionamiento burocrático recorre todo nuestro sistema, el educativo y seguramente el resto. Un ejemplo es la obligación de cerrar cuentas a 0 euros el 31 de diciembre. Nadie lo hace, ningún director está tan loco como para quedarse sin un euro el día 1 de enero. Pero si tú envías un presupuesto anual que no equilibre hasta el último céntimo ingresos y gastos en todo el ejercicio, la administración te lo devuelve, generalmente con comentarios sarcásticos de inspección acerca de si no sabes como funcionan las cosas e indicándote cómo debes inventarte las previsiones de gasto para que todo cuadre. Es triste, pero esas cosas no cambian. En la Comunidad Valenciana ha entrado Compromís y los inspectores continúan pidiendo las programaciones, que es como si los inspectores de Michelin pidieran en los restaurantes las recetas en lugar de probar los platos, (y se fijaran además en si estan los ingredientes en columnas y no en filas). Los lotes de material no son ajenos a estas poderosísimas rutinas, agravados por el hecho de que se suelen asignar a empresas que aprovechan para liberarse de stocks. En fin.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link