Control de seguridad

Chicos y chicas, acabamos de llegar a uno de esos aeropuertos que han externalizado el servicio y que, sabiendo que van a joder a todos los que trabajamos y que podemos cogernos unos días de vacaciones, los trabajadores de esa empresa privada que gana dinero ofreciendo un servicio pagado por el dinero de todos, deciden hacer huelga para mejorar sus insostenibles condiciones laborales. Condiciones laborales que, en su caso, no les permiten ni tan sólo coger un avión cada diez años para largarse una semana de vacaciones a destinos low cost. Ya, toda la culpa es de los trabajadores, de la empresa que les paga poco y… cómo no, de la externalización de un servicio que deberían prestar los cuerpos de seguridad.

Fuente: http://www.aerobcn.com

¿A nadie le suena el discurso anterior? ¿Nadie se plantea lo incoherentes que son algunos cuando defienden la externalización de los servicios cuando no les afecta en su día a día? Porque, ¿cuántos son los que llevan a sus hijos a un centro educativo privado concertado o, simplemente son funcionarios que han escogido una mutua de concierto sanitario? Lógico. A mí me importa un carajo todo a menos que me perjudique personalmente. Que lo de defender que los servicios públicos deban ser gestionados por empleados públicos sólo es el discurso que voy a usar cuando me interese. ¿El procomún? ¿Y eso qué es? A mí lo único que me interesa es coger el avión, que lleguen los antidisturbios, metan en la cárcel a esos trabajadores que no piensan en los demás y pueda continuar con mi vida. ¡Viva la Guardia Civil! Ya está bien de privatizar. Bueno, eso sólo cuando tengo que usar el servicio y no puedo hacerlo porque, mientras tanto, me importa una mierda quién gestione el control de seguridad del aeropuerto y que cobren una mierda. Eso sí… siempre a pedir sopitas al funcionario para que solucione los problemas.

Tiene cuajo el asunto. No me canso de ver insignes privatizadores del sistema educativo, sanitario o de otros servicios públicos, que defienden que los aeropuertos deben volver a manos del gobierno y que debe ser él quien proporcione los trabajadores. Sí, se quiere volver a retomar el control de un servicio privatizado. Hay qué joderse. Qué discurso tan cambiante. Bueno, el mismo de aquellos que defendían la privatización bancaria y después corrieron a inyectar dinero público para solucionar los problemas de la mala gestión. Aún va a ser que los servicios públicos y los trabajadores públicos son garantes de muchas cosas. Qué mal sienta tener que decir una cosa y su contraria en pocos días. Bueno, dentro de unos días, cuando vuelvan las cosas a su cauce, seguirá ese discurso de odio ante el funcionario, sus derechos laborales y sus vacaciones. Que ya nos conocemos el percal.

En estos días es cuando te das cuenta de la hipocresía de gran parte de la masa social que defiende una cosa y, al poco, la contraria para satisfacer sus necesidades más inmediatas porque, sinceramente, ¿creéis que alguno de esos que ahora está defendiendo a capa y espada el recuperar para la gestión pública el servicio de seguridad del aeropuerto de El Prat y tiene hijos en la concertada va a cambiarlos de ese centro educativo privado para llevarlos a la pública? Va, dejemos de soñar… que el personal tiene unos puntos de vista que le permiten decir una cosa y su contraria según le vendan sus medios, le afecte personalmente o, simplemente, se encuentre acodado en la barra del bar después del quinto gin tonic. Y así nos va.

Aunque no lo parezca es un artículo sobre educación, docentes y muchas otras cuestiones pero... no me hagáis mucho caso.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link