Creo que nos equivocamos de referentes y referencias educativas

Me da la sensación que nos estamos equivocando a la hora de asignar roles o determinadas experiencias como valores válidos en el ámbito educativo. No es sólo ver con mucha tristeza la gran cantidad de profesionales que debaten sobre programas televisivos cuyo único interés es el aumento de share y el seguir vendiendo el mantra de la denuncia social. Es ver como, por desgracia, los docentes que salen en los medios -bueno, en muchos casos personas que alardean de serlo y si alguna vez pisaron el aula fue de refilón o en el cuaternario- tienen muy poco que ver con aquellos que deberían servirnos para fijarnos en ellos. No, algunos han cambiado su trabajo en venderse y eso tiene muy poco que ver con cosas a imitar a menos que uno también quiera dedicarse al espectáculo. La clave es saber discernir entre la mediatización y lo necesario. Y, actualmente, intuyo que eso se está haciendo muy complicado para muchos. Incluso para propios compañeros que se creen más versiones televisivas que realidades que viven en su día a día. Realidades plagadas de referentes que, no se sabe por qué motivo, tienen que buscar fuera de sus centros.

Fuente: http://nobastaquelosepas.tumblr.com
Fuente: http://nobastaquelosepas.tumblr.com

La educación vende. Vende, actualmente, muchísimo. No hay programa televisivo que se precie que no invite a alguno de esos que, por repetición, ya nos conocemos el nombre. Bonas, Marinas y otros artistas de variedades escribiendo libros y saliendo en anuncios de Ikea. Es una simple cuestión de oferta y demanda. La sociedad necesita, por manipulación de la misma o por la perversión instaurada tras muchos años de bombardeo ideológico, héroes educativos. El problema es que los busca en el mundo del espectáculo. Un espectáculo cada vez más plagado de Davids Copperfields de pacotilla que actúan de referentes vendiendo una nada que se compra muy bien. Sí, no por hablar repetidamente de ello la situación mejora. Es a diario. No sé qué programa toca esta semana o qué presentación de un libro relacionado con temas educativos pero, en el fondo, es lo que muchos toman como referencia o palabra divina. Dioses que no existen pero que pretendemos que existan. Se repiten esas historias que cuenta ese libro de ciencia ficción que muchos toman como valor absoluto sustituyendo los falsos ídolos por falsos referentes.

Creo que nos equivocamos al tomar como referentes o referencias lo que sale en los medios. Al igual que no debemos identificar la juventud de hoy en día con los que salen en Mujeres y Hombres y Viceversa o Hermano Mayor, tampoco debemos identificar la educación con tertulianos de medio pelo u oradores que se piran de sus aulas para salir en esos medios. No eligen a los docentes que se lo están currando y están teniendo sus problemas lidiando con complejidades sociales cada vez más graves. Eligen a aquellos que tengan un determinado aspecto porque, lo importante es vender, obtener audiencia y, cómo no, disimular lo anterior bajo una pátina de realidad que se desmonta al poco que alguien conozca las aulas.

Lo siento. Ya sé que no aporto ninguna prueba científica de lo anterior y todo está basado en mi experiencia (personal y poco extrapolable) pero, ¿sinceramente alguien se cree que los docentes que salen en Poder Canijo, los padres que salieron ayer en el programa de Évole o, los catedráticos universitarios de nula experiencia en el aula que asesoran a la mayoría de Consejerías, son los más adecuados para ser usados como referentes de algo? Y ya veis que no quiero entrar en las prácticas educativas que hacen esos coles guays que, curiosamente, tienen alumnos muy rubios y muy filtraditos porque, sinceramente, tampoco tienen nada que ver con lo que hay en la mayoría de aulas de nuestro país.

No, no vi el programa de Évole. Me quiero mucho pero, si uno tiene Twitter, es imposible no ser inundado con tuits hablando del programa y tomándoselo en serio.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link