¿Cuál es el objetivo del sistema educativo?

Hoy me he levantado con una pregunta en la cabeza que lleva días rondándome… ¿cuál es el objetivo del sistema educativo? ¿Cuál es el sentido de la educación que, de forma más o menos reglada, se imparte a lo largo de determinados años por parte de docentes? ¿Qué sentido tiene ese afán de buscar soluciones a problemas que se plantean cuando, ni tan sólo se plantea el sentido de todo el asunto de forma global?

Fuente: ShutterStock

La respuesta fácil sería la de considerar como objetivo último del sistema educativo el aprendizaje de los alumnos, el aumento de posibilidades futuras para ellos y, de rebote, una mejora de la sociedad en la que viven. Sí, una respuesta tan fácil como, a la vez, ¿errónea? O va a ser que la respuesta fácil es la respuesta correcta. La verdad es que no lo tengo claro. Tengo claro para qué me pagan e intento enseñar mi asignatura lo mejor que sé, utilizando las mejores herramientas disponibles y que mejor se puedan llegar a adaptar a mis alumnos (como el resto de compañeros), pero sigo sin tener claro el asunto. Creo que definir un sentido a algo que no se sabe ni en qué consiste es intentar buscar el sexo de unos ángeles que nunca han existido y sólo son fábulas en busca de excusas concretas. ¿No será que buscar el objetivo del sistema educativo es una simple excusa para no buscarlo? ¿De verdad alguien tiene claro para qué enseñamos, por qué enseñamos así y, por qué lo hacemos en algunos períodos concretos con más ahínco que en otros? No, tampoco me sirve la típica digresión acerca de la conversión del sistema educativo en un destierro absoluto de conocimientos más academicistas. La cultura no llega por inspiración divina; la cultura se aprende, se disfruta y se padece a partes iguales. Parte se enseña, parte se aprende, parte se obvia. Quizás sea éste uno de los objetivos del sistema: el aumento de cultura de la sociedad pero, ¿qué es cultura? ¿Leer mucho, conocer muchos autores o, simplemente, saber qué noticias están sucediendo actualmente y efectuar una visión crítica, personal y no inculcada por terceros sobre la misma? Qué complicado se hace el asunto.

Creo que, como repito habitualmente, debo ser muy mal profesional porque no se el objetivo máximo del asunto. Sé que los procesos tienen su importancia, que el aprendizaje es clave, que el sistema educativo permite que aquellos nacidos en determinados contextos tengan esperanza de salir de ellos. Creo que es falso que el objetivo del sistema educativo deba ser “obtener” personas con unas determinadas características, que piensen de una determinada manera o que defiendan verdades absolutas. No creo en el adoctrinamiento, ni en la homogeneidad educativa ni, por desgracia, en que el objetivo del sistema educativo sea el mismo para dos alumnos. Ya, estoy echando balones fuera pero, entre que tengo cada vez menos claro el asunto y que, lamentablemente, tiendo mucho a dudar de quienes lo tienen todo tan claro estoy hecho un lío. Es lo que tiene pensar demasiado porque, a veces, el dejarse llevar por la intuición, reflexionar de forma superficial sobre ciertos temas o, simplemente, obviarlos, quizás sea para algunos la mejor manera de conseguir dar determinadas respuestas de forma muy rápida y contundente. Siempre es más cómodo poder decir que el objetivo del sistema educativo es (…). Qué suerte tienen algunos.

No me hagáis mucho caso porque, en demasiadas ocasiones, me empeño en complicar algunas respuestas buscando matices o, haciéndome preguntas por encima de mis posibilidades de respuesta.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Te estás haciendo mayor y te estás dando cuenta de que nada tiene sentido ni solución. No es grave, le ocurre sólo a los que tienen dos dedos de frente 😉
    Aprovechando que estará dando vueltas a la programación, te propongo un tema: ¿Qué demonios son los contenidos mínimos?

    1. Lo de los contenidos mínimos, competencias básicas, claves, estándares o cualquier otro tipo de anomalía educativa están lejos de mi humilde comprensión. Entre hacerme mayor y no entender algo que, por lo visto, algunos dan cursos de ello debería hacerme reflexionar 🙂

  2. Buenas tardes Jordi¡
    Tu entrada me ha recordado mucho la canción de la Mandrágora “Nos ocupamos del mar”.
    “……..
    Todas las cosas tratamos
    cada uno según es nuestro talante.
    Yo lo que tiene importancia,
    ella todo lo importante…”
    Me gusta sentir, creer, percibir que los que me rodean intentan llenar las mochilas de nuestros alumnos lo mejor que pueden independientemente del método que empleen.

    Un saludo.

  3. He leído este artículo hoy, es el primero que sale en el google… felicidades.

    Pero sinceramente, puedes simplemente leer antes de escribir. Yo pensaba encontrar algo de Foucault, Bourdieu o Gramsci. Así que si quieres saber cuál es el objetivo real del sistema educativo lee a estos autores, de los mejores filósofos del siglo XX. Eso sí, no hace falta ser un gurú…:

    El Estado se gasta un pastón en educación porque sirve para dos cosas: inculcar valores, una mentalidad; y para acostumbrar a la población a las normas del mundo laboral capitalista. Así de fácil. Hegemonía a través de la mente y el cuerpo.

    Por eso me hace gracia los profesores que se creen héroes. No, no lo somos; y si hacemos algún bien a la sociedad se debe a que nos pagan un sueldo y nos garantizan ciertos derechos laborales; nada de altruismo ni retórica barata de pequeña burguesía. Aunque personalmente, al menos en mi ccaa, creo más que evidente que la escuela es una institución desde hace ya algunas décadas que no hace sino reforzar las desigualdades sociales y crear la conformidad social: “Haber estudiado”.

    Todo lo demás, tonterías progres, como aquello del “desarrollo integral de la persona”.

    1. En primer lugar me gustaría aclarar que, como digo siempre, que un artículo o algo salga el primero en los buscadores o sea la noticia más leída, no es sinónimo de calidad. Y sí, incluso que me tire piedras contra mi tejado. No, las redes, los buscadores y la mediatización, a veces, hace que sucedan estas cosas.

      He leído a algunos de los que comentas. Incluso he retrocedido algunos siglos para leer a otros autores que hablan acerca del sistema educativo desde su óptica, época histórica y situación con la que se encontraron. No hace falta ser un gurú para leer, ni para obviar el tener que documentarse y bibliografiar todas las fuentes de las que acaba nutriéndose uno.

      Los docentes nunca hemos sido héroes (en mi caso nunca lo he pretendido). Es una faceta profesional que me gusta pero que, sinceramente, podría hacer otra (y lo intentaría hacer igual de bien que ésta). No es altruismo ni ser burgués.

      Pero, ahora que me pongo a revisar la respuesta, sinceramente no sé qué has pretendido decir en tu comentario porque, entre el ataque al modelo de selección de noticias del buscador, mi supuesta ignorancia y una larga retahíla de cosas, ya me he perdido.

      Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir