Cuando el debate educativo se convierte en un debate ideológico

Nunca he menospreciado, salvo casos flagrantes, la ideología de nadie a la hora de defender ciertas posturas en educación. Puedo llegar a entender que, por motivos ideológicos, algunos se planteen determinadas cosas pero, al final, centrar ese debate en lo ideológico en lugar de aportar datos que refrenden las posturas de uno, es cuando el asunto se convierte en otra cosa. No hay nada peor que creerse uno lo que dice cuando todos los datos dicen lo contrario. Bueno, visto lo visto en otros ámbitos, tampoco es tan extraño.

Fuente: Alfonso Zapico

Ayer, por desgracia, no tuve oportunidad de responder (falta de tiempo y exceso de interacciones) a todos los que cuestionaron mi tuit acerca de la huida masiva que se produciría de los centros concertados (de gestión privada y subvencionados con dinero público) si hubiera una escolarización equitativa de alumnos. Bueno, fui algo más cáustico con el asunto y hablé de qué sucedería si hubiera un trasvase de determinados alumnos de la pública a la concertada. Y no creo que nadie tenga dudas acerca de la situación con la que nos encontraríamos: centros concertados que, por lo visto dejan de ser «interesantes» para padres que se amparan en una libertad de elección que no es suya (es de sus hijos) y, por desgracia, mucho discurso que a alguno se le quedaría en el estómago por haber caído por su propio peso. Es lo que tiene defender lo indefendible. Y defender que uno lleva a sus hijos a un centro educativo con más alumnos por aula, menos recursos de apoyo, docentes elegidos bajo criterios muy poco transparentes o, simplemente, que obligue a desembolsar bastante dinero en cómodas mensualidades (no obligatorias pero sí incentivadas), bajo criterios de que lo hacen por «calidad educativa», se cae por su propio peso. En pequeño comité te reconocen que son unos racistas y clasistas pero, por desgracia, ya sabemos que algunos son capaces de encontrar justificación a la muerte de Bambi.

A mí me gusta hablar habitualmente con datos y los datos dicen en este tema que los centros públicos acogen mucho más porcentaje de inmigrantes, personas con bajos recursos o NEE que los concertados. Los únicos datos oficiales son los del Ministerio de Educación porque, sinceramente, a mí no me sirve la cantidad de personas que conocen o han trabajado en centros con un volumen más alto que los públicos de al lado porque, curiosamente, cuando les preguntas el nombre de ese centro para poderlo preguntar a la administración (sí, los ciudadanos tenemos el derecho legal de saber porcentajes de matriculación en centros sostenidos con dinero público) jamás te lo dicen. Ni tampoco te filtran las cuentas ni te comentan si tienen donaciones en su centro (en algunos casos flagrantes lo publican en su web o, rebuscando un poco, aparecen en ciertos foros el impuesto revolucionario a pagar para conseguir que tu hijo no vaya con determinados alumnos). Pero el tema de los conciertos y, el supuesto ahorro económico para los ciudadanos que representan, es solo uno de los casos en los que el debate educativo se convierte en un debate ideológico en el que algunos no aportan ningún dato salvo palabrería indemostrable.

Lo mismo sucede con los que creen que la selección de docentes «a dedo» en los centros públicos mejorará el aprendizaje de los alumnos. Ya llevan unos cuantos años en Cataluña haciéndolo y, a día de hoy, ningún responsable administrativo ha publicado esos datos. Va a ser que quizás no existe esa realidad y es solo una cuestión ideológica. Los datos que existen en los metaanálisis (que, por ahora son la única fuente con evidencias) hablan de que la influencia de dicha selección, en caso que exista, es totalmente residual. Claro que hay actuaciones que permiten mejorar la educación según todos los estudios. Curiosamente, por motivos varios, nadie lo tiene en cuenta. Ídem para el tema de las metodologías en educación, transmisión de conocimientos o, simplemente, descubrir que lo que más afecta al estudiante en su rendimiento académico es el contexto en el que vive. ¿Por qué hay tantos que quieren obviar las realidades? ¿Por qué tantos se niegan a reconocer que hay datos objetivos que se oponen totalmente a lo que están defendiendo?

También hay algunos que publican ciertas cosas sobre el cerebro. Cosas que ya están demostradas como falsas pero que aún algunos siguen erre que erre vendiéndolas porque creen en ellas. Esto de creer y no dar crédito a investigadores, científicos o datos objetivos, ya empieza a ser preocupante en el ámbito educativo. Un ámbito donde, por desgracia, hay muchos datos pero muy poca posibilidad de interpretarlos de forma seria porque no interesa. Y algunos, como siempre, van a tener el cuajo de justificar ciertas cosas porque se lo ha dicho el vecino del quinto. Ya sabéis lo de Ricky Martin, el perro y el paté. Es lo que tiene la necesidad de creer cosas a cualquier precio. Y si no me creéis, tan solo mirad a vuestro alrededor qué está sucediendo.

El debate educativo hace años que se ha convertido en un debate ideológico. La ideología es imprescindible para diseñar un sistema educativo más justo, que mejore las posibilidades futuras de nuestros alumnos y que, en definitiva, cree una mejor sociedad que la actual. Otro tema es justificar bajo esa ideología determinados datos más que objetivos. Entonces solo puede ser por dos motivos: o se es muy tonto o, simplemente, hay otros intereses ocultos tras esa manipulación de realidades. No sé si me explico…

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link