Cuñadismo educativo de pata negra

En el ámbito educativo no sólo hay los típicos cuñados, capaces de opinar de todo lo que sucede y, entre copa y puro, decirnos sin ningún sonrojo la solución a todos los problemas, lo que va mal en nuestras aulas y, por qué no decirlo, mencionar alegremente la necesidad de recortar los derechos laborales de los que nos dedicamos a esta profesión. Tipos sin malicia que, a falta de nadie que les escuche, optan por, en determinados momentos ávidos de su momento estelar en el que parte del auditorio hace tiempo que hemos desconectado, soltar toda su retahíla de cuñadeces y cuñadismos. Lo sé, estamos en el país del cuñado y se fuera una profesión seguro que el paro desaparece en un pispás.

Pero, no sólo existen esos cuñados de pedagogías cazalleras que pueblan nuestros bares y terrazas. Existe, en nuestro país, un grupúsculo de cuñados pata negra que, habiendo dado clase cuando aún los dinosaurios poblaban la Tierra, mediatizando por encima de sus posibilidades un único proyecto educativo y sabiéndose vender muy bien o, simplemente, hablando de pedagogías sexys y elementos del mobiliario castradores del aprendizaje, han conseguido hacerse un hueco, tanto en el papel cuché de las páginas de economía de algunos medios o, dentro de los congresos educativos cuya calidad se mide en el número de post-its que se usen. Ya, algunos no tenemos ni pajolera idea del asunto y es lógico que, esos dioses de la educación, vengan a evangelizarnos con algunas diapositivas tan interesantes como las que os cuelgo a continuación.

Fuente: https://twitter.com/ProfeJander

Lo de que la existencia de diferentes tipos de sillas sea un ejemplo de violencia simbólica se las trae. Bueno, por lo visto y según la emuladora de Ken Robinson (¡cuánto daño ha hecho quedarse sólo con una parte de su discurso!), las sillas son castradoras. Quién nos iba a decir a los docentes que, cuando damos clase, la culpa de que nuestros alumnos no aprendan es de que existen sillas. Claro que sí, las sillas son el elemento destructor de la creatividad y del aprendizaje. Algo que, por lo visto ayer en las redes, algunos docentes se lo creen, lo retuitean y aplauden a rabiar. Sí, que el cuñadismo pata negra no tendría ningún sentido sin sus acólitos, cuya capacidad pedagógica es entre nula e inexistente. Por cierto, esta señora quiere repetir su ponencia… es que, con una sola, seguro que se ha quedado con parte del argumentario acerca de la violencia del lápiz como elemento segregador sin poder exponer. Y la pasta, no lo olvidemos… los cuñados de pata negra, a diferencia de los cazalleros, se sacan una buena pasta diciendo esas chorradas.

Ya es jodido lidiar con el cuñado de bar para tener que tragar a estos personajes que, lamentablemente, dan lecciones de algo que desconocen, usan sus típicas frases y huelen, siempre desde la distancia, la pasta que uno puede hacer con el asunto. Incluso hay algunos que tienen su propio relaciones públicas al que debes enviar un correo o llamar si quieres que vaya a dar una charla evangelizadora. No, no es coña. Y no, no voy a decir nombres porque después siempre hay más de uno que me acusa de tener envidia a determinado personal cuando, lo único que siento es una gran pena porque haya personas que se crean las cuñadeces que sueltan, un día sí y al otro también, estos tipos.

La verdad es que cuando vez regurgitar sandeces a ciertos cuñados y que, a la moda del post-it innovador se suma hasta el responsable de la innovación educativa madrileña, cada vez te quedan menos esperanzas de que algo, en el ámbito educativo, cambie para mejor.

Fuente: https://twitter.com/sanz_ismael

Por cierto, ¿alguna vez habéis oído a alguno de esos cuñados de pata negra o tipos que usan diferentes tipos de post-its en charlas educativas de alto standing hablar de la necesidad de reducir ratios, mejorar los servicios de comedor para aquellos alumnos que no comen en casa o, simplemente, en estos últimos días, hablar del calor inhumano que están sufriendo nuestros alumnos en sus aulas? ¿Les habéis oído hablar de la necesidad de mejorar la formación docente, de la necesidad de luchar por la eliminación de la penalización económica que supone para un docente ponerse enfermo o, simplemente, de las necesidades o del aprendizaje de nuestros alumnos? Es que, a mí me da la sensación que los cuñados de pata negra tienen otros intereses muy alejados de la mejora educativa. Ya, seguro que son percepciones mías y, al final el cuñado voy a ser yo pero, sirva en mi defensa que, después de diecinueve años de aula sin haberla abandonado nunca, algo de idea -buena o mala- puedo tener acerca del asunto de la educación. O quizás, tal como dicen algunos de esos jabugos de pata negra, la experiencia, en docencia y a diferencia del resto de las profesiones, en lugar de ser un mérito es un demérito. Que de eso, ellos saben mucho.

Y como hace muchísimo calor voy a permitirme el lujo de enviar a la mierda a cuñados y post-its. Eso sí, con todo el cariño del mundo y suministrándoles lo necesario para hacerles ameno el viaje.

No me hagáis mucho caso que hace mucho calor, tengo vetada la playa en domingo y, por desgracia, me faltan horas de sueño gracias a un concierto :)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. Hombre, el mobiliario de las aulas deja mucho que desear. No se yo si castrador es la palabra, pero dañino para la espalda, incómodo para estar seis horas sentado en el y con unos colores elegidos en función de oscuros designios si lo es. Estudiar incómodo hace que el alumnado se revuelva en su silla y preste menos atención. El mobiliario educativo requiere una revisión ergonómica que se adapte a la función y las edades, que nuestro alumnado «vive» en el mismo tamaño de silla desde los 7 hasta los 18. A partir de los 16 ya no le caben las piernas bajo la mesa.

    1. No creo que mi disertación está centrada en el tamaño de las sillas y, más bien en lo que subyace tras determinadas fantochadas que, por la innovación educativa, se están realizando por doquier. Totalmente de acuerdo contigo en el tema del mobiliario pero, ¿crees que la culpa del fracaso escolar, tal y como lo plantea en este caso, tiene que ver con la ergonomía del asunto o, simplemente es una estrategia de venta de un producto muy kenrobinsoniano? Y en ese sentido iba el post.

      Gracias por comentar.

      1. No quería decir que no fuera significativo el simbolismo. La mesa grande y la silla acolchada son los signos que quedan de la diferencia de estatus profesor-alumno que, por otra parte, creo que debe mantenerse, y tampoco defiendo el cambio de mobiliario con argumentos centrados en la innovación educativa. Aunque si es ciertomque el cambio de mobiliario cambia, en ocasiones la forma de enseñar. Que sea bueno o malo dependerá de los objetivos que se persigan y de los métodos de trabajo que quieran implantarse. Aun así lleva mucho tiempo preocupandome la ergonomía de los puestos de trabajo, algo a lo que nadie atiende cuando la talla media en España se ha disparado.

        1. Yo también creo que los pupitres no están adecuados al tamaño actual de nuestros alumnos y que, a veces, puede lastrar el aprendizaje pero, creo que lo que se proponía en esa disertación de la «pedagogía sexy» era la relación de sillas con elementos de castración. Y yo es algo que no veo… más allá de la necesidad de vender chorradas educativas tan emergente últimamente.

  2. Eva, lo que dices es completamente razonable y cierto. El problema radica en que la diapositiva hace referencia a la discriminación entre el mobiliario del profesor y el del alumno, de ahí lo de «¿horizontalidad?». Pero no comparan las basura de sillas del profesorado en aulas y salas de profesores (que dan para otro post), con las de oficinistas, cargos políticos, asesores, etc.

  3. EDUCACIÓN y FELICIDAD
    El mundo griego desarrolló altos niveles de competitividad en las esferas de la economía y la política, por lo cual la educación que recibían los ciudadanos se fue especializando en dichas disciplinas y habilidades que se consideraban básicas y necesarias para triunfar en la vida pública, especialmente la retórica. EPICURO denunció en sus escritos la subordinación de los enseñantes a la causa del individualismo y el éxito sin escrúpulos e impartió una sencilla doctrina sobre la naturaleza y el ser humano destinada a la consecución del sosiego espiritual (hoy diríamos Inteligencia Emocional) llave de la felicidad. Pasan los siglos y no nos enteramos. Seguimos a peor.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link