De espectador a programador

Reconozco que, a pesar de la dificultad inicial con el registro (por lo farragoso del mismo), este curso me he matriculado de un curso de los que ofrece el INTEF (Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado). Reconozco que ha habido un título (el que da nombre a este artículo) que me llamaba especialmente la atención. Un título que podía servirme, supuestamente, para continuar «programando» (el curso pasado lo hice con AppInventor pero este curso me planteaba Scratch -muy parecido-) con mis alumnos en cuarto de ESO. Siempre, especialmente desde que tengo el cupo de cursos completo (máximo de puntos para concursos de traslados y similares), he procurado realizar formación que pudiera aplicarse en mi día a día.

Empieza el curso. Plataforma Moodle con recursos que se van a ir publicando en abierto. No es mi ideal pero si lo que puedo sacar del curso es extrapolable al aula… ¡vamos a ello! Primeros pasos con Scratch. Un entorno de programación muy sencillo para aprender nociones de programación. Más que nociones de programación, establecimiento de pensamiento computacional dirigido a la solución de problemas. Interesante para un neófito como yo. Gusta aprender algo que desconoces.

Fuente: http://blog.educalab.es
Fuente: http://blog.educalab.es

Y, entonces, ¿cuál es el problema? Porque, lamentablemente, aparte de lo positivo que tiene el curso (especialmente a nivel de tutores y su atención y dedicación) tiene grandes errores conceptuales sobre lo que debería ser un curso destinado a favorecer que el profesorado que lo realiza pueda implementar ese lenguaje de programación en su aula. ¿Qué mejoraría? ¿Qué eliminaría? Conviene hacer críticas constructivas porque, lo contrario sería sólo válido como muro de lamentación y mi intención es ir más allá.

En primer lugar me sobran determinadas cuestiones que se plantean como obligatorias. Especialmente aquellas que obligan a escribir tuits para decir «que ya hemos hecho una actividad» (¡lo siento, a mí me parece un mal uso de Twitter!), registrarse en Procomún (esa plataforma lamentable que sustitituyó Agrega y cuyo registro de los participantes en los cursos de formación del MECD sólo sirve para justificar sus cifras), crear un diario con paper.li y volver a tuitearlo (¿soy el único que está cansado de ese boom que tuvieron esas revistas digitales que se autopublican sin ningún tipo de control en mi timeline?), usar herramientas de Mozilla (Thimble y Popcorn) para crear webs o editar vídeos cuando son demasiado complejas para nuestros alumnos con las alternativas que tenemos disponibles en la red y, como no, la creación de un blog personal «para el curso» (¡qué desperdicio la cantidad de blogs que se generan en los cursos de formación y que, lamentablemente, una vez finalizado el curso no tienen ningún tipo de continuidad -no lo digo yo, se observa al ver la cantidad de blogs que se tuitean con títulos de artículos como «actividad 1…», «módulo 1…», etc. y que dejan de actualizarse una vez acabado el curso-).

En segundo lugar la perspectiva del curso. Un curso destinado a que el docente aprenda herramientas (sí, lamentablemente aún no he encontrado ningún espacio -ni en los foros- en el que se hable de metodologías de aula). Un curso que, como la inmensa mayoría, adolece de esa personalización tan necesaria (no todos los docentes tenemos, a priori, las mismas capacidades) y, como no, plantea la típica pregunta a más de uno de ¿qué estoy haciendo aquí cuando no me dan soluciones para el aula?

Conviene dar una vuelta al modelo de formación. No consiste en «obligar» a usar nada (más allá, como es lógico de la herramienta o herramientas que se planteen y siempre desde la perspectiva de su aprovechamiento futuro en el aula). Consiste en dar solución a necesidades y surtir de estrategias de aula. Estrategias que no están en la profusión de contenidos ni en la temporización de los mismos. Estrategias que consisten en postular modelos de formación y, como no, evaluar ese uso en el aula porque, si no se hace así, todos sabemos dónde van a quedar esos aprendizajes… en el puro rol de espectador.

Por cierto, no me gustaría finalizar este artículo sin preguntarme en voz alta por qué no hay más críticas en abierto a los cursos de formación a distancia. Me resulta curioso que, las críticas en los foros, sean prácticamente inexistentes y que, salvo algún «desalmado» como quien escribe, nadie sea capaz de plantearlas cuando me da la sensación que la crítica, más allá de estar convencido deba existir, es garantía de futuras mejoras del modelo de formación. Eso sí, si sólo uno critica… o es que todo va muy bien o es que realmente hay mucha desidia por parte de los docentes que «sufren» este tipo de cursos. Porque, si es lo primero, quizás esté equivocado en mis argumentaciones  y si se trata de lo segundo, prefiero abstenerme de pensar lo que podría inferir de ello.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

11 Comments
  1. Coincido contigo en muchas cosas y admiro tu valentía. No es desidia, es miedo. Una vez te ves envuelto en este curso ya no sabes cómo huir.Te das cuenta que pasas la mayor parte del tiempo haciendo tareas TONTAS, sí TONTAS (curar a los demás que no te curan a tí, intervenciones absurdas en foros, lo del vídeo,…..uf) y luego para lo importante no te dan recursos (más scratch!!!!!); Cuando haces una actividad y el tutor no te la corrige hasta pasada una semana (ni siquiera entraba al aula, que lo miré ne participantes), y es para decirte algo ¡¡¡ABSURDO!!!! que no estaba en las instrucciones…..ni en tu proyecto( ¿se habrá equivocado de alumno? uf, ya leí en un tuit tuyo eso de «No todo el mundo está preparado para ser tutor de un curso del INTEF», qué gran verdad, Nos van a acreditar 70 horas y estamos echando más horas que un tonto. Y aprendiendo por nosotros mismos casi ( cómo voy a preguntar dudas a un tutor que tarda 4 días en entrar al aula y una semana en corregir 1 tarea) Deseando estoy que me pidan la opinión en esa encuesta anónima, porque vamos ´como le voy a decir en su cara a un tutor tan poco profesional que no lo es. Y que luega me ponga APTO, já.

    1. Qué va, soy cobarde. Lo tendría que poner en el curso con mi nombre. Porque lo que sí me ha quitado el curso es la ilusión, por aprender de esta forma y por hacer otro curso del INTEF¿será eso lo que nos pasa a nosotros con los alumnos?

  2. En respuesta al tema que plantea el compañero Jordi Martí, no puedo por menos que estar totalmente de acuerdo.
    Hace varios años realicé con el Servicio de Formación del Profesorado del MECD, ahora llamado INTEF, cuando todavía no existía la plataforma MOODLE, dos cursos online de Draw: Iniciación y Profundización y de Gimp, también en ambas fases. Desde el principio, nos enviaron el material a nuestro centro de trabajo, que era un CD de instalación, que contenía también todas las unidades didácticas y un estupendo manual que puse en los escritorios de los PC´S que utilizan los alumnos, en el que se explica absolutamente todo de manera muy detallada y que todas las prácticas propuestas y guiadas salen al milímetro.
    Con respecto al curso actual, estoy totalmente decepcionada. Yo no necesito aprender a hacer webs, porque ya sé hacerlo con el programa que en mi IES utilizamos y que es un editor de HTML de los muchos que hay. Tampoco tengo ningún interés en modificar el vídeo de nadie, ni en hacer un blog y menos una revista, por no hablar de Procomún, ni de Twitter, que no me interesan en absoluto, ni en mi vida académica ni en la personal.
    Cuando acabó el Bloque 2 estuve a punto de dejarlo y poder emplear todas esas horas absurdas en aprender a programar, que es lo único que quería cuando me matriculé porque para el curso 15/16, al menos en la Comunidad de Madrid a la que pertenezco, se integra la asignatura en los nuevos curriculos de la LOMCE y lógicamente tendré que impartirlo.
    Para colmo y a pesar de la cantidad de horas que me está llevando, en mi Comunidad los cursos del MECD no los consideran para sexenios, lo que me parece un disparate y una injusticia, aunque yo no lo necesite ya que hasta me sobran para el último.
    Por si todo esto fuera poco, estoy al final de mi vida laboral si las actuales condiciones se mantienen, con lo mi contrariedad es aún mayor.
    Os dejo un enlace para que veáis lo que opino de los cursos que tenemos que hacer los profesores, sobre todo los de Tecnología. http://codemadrid.org/es/web/programacion-i/forum/-/message_boards/message/89343
    En mi opinión, el curso aborda mucha «bobada» y sin embargo en Scratch se queda corto. He perdido un montón de horas en todo lo superfluo para poder entregar a tiempo las actividades, pero apenas sé nada del programa y tendré que ponerme por mi cuenta para conseguir enterarme a fondo.
    La educación en España es un despropósito y lo que aquí comentamos es una buena muestra de ello.
    Saludos para todos de Paloma Maldonado.

  3. Como he comprobado que no podréis ver el comentario en la dirección que he dejado, porque necesitaríais mi usuario y contraseña, aquí lo añado:

    CURSO CODE MADRID:
    Al comienzo de este curso que parece muy interesante, quisiera aprovechar para comentar que, en mi opinión, estos cursos que tenemos que realizar casi obligatoriamente porque hay que impartir esa materia a nuestros alumnos, ya que en el 2015/16, según el presidente de la Comunidad, va ser una nueva asignatura en 1º ESO y en 3º se incorpora al temario y al no estar incluida como tema de oposición, deberían hacerse en nuestro horario laboral, como ocurre en cualquier otro trabajo en el que se necesita formar al empleado para que pueda afrontar una nueva tarea que le exige la empresa.
    Cuando se introdujeron los temas de Informática en la asignatura de Tecnología, que tampoco estaban contenidos en el temario de la oposición y que suponen un tercio de la materia, no se nos facilitó el más mísero curso.
    Ahora se ofrece esta posibilidad, pero a costa de nuestro tiempo personal.
    Antes de la implantación de la LOGSE, cuando daba clases en FP, los cursos relativos a nuevos temas sí que se desarrollaban en horario de trabajo y como su duración era por lo menos de 15 días, la Administración cubría la plaza durante ese tiempo con un profesor interino; yo hice varios así y a los profesores que residían en otras comunidades, incluso les pagaban dietas.
    Indudablemente, de ser como planteo se debería valorar el aprovechamiento, por ejemplo mediante un examen, pero de esta forma me parece un abuso.
    Yo estoy al final de mi carrera docente y por tanto no creo que vaya a verlo, pero aquellos a los que aún os quede un largo recorrido, tendríais que tratar de conseguir lo que sugiero.
    Saludos para todos, en la confianza de que ya que nos sacrificamos por lo menos resulte útil.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link