De evaluaciones psicosociales y otros cuentos

riesgos-psicosocialesjpgMe gusta titular a algunos artículos de forma parecida. Un cuento más que nos cuenta la Administración educativa. En este caso, uno referido a la supuesta evaluación psicosocial de los docentes. Una evaluación que podría haberse realizado de forma online… hay cuestionarios de Google Docs que permiten que la asistencia a actos de distribución de encuestas en papel sea innecesario. ¡Qué cantidad de dinero se desperdicia reuniendo a decenas de docentes para hacer algo que puede hacerse de forma más automatizada!

Pero no vayamos a la posibilidad de usar otros modelos más eficaces. Hablemos de la evaluación psicosocial a la que someten a los docentes catalanes. Una evaluación que no creo que diste mucho de la que se realizan en las otras Comunidades Autónomas. Un despropósito de incalculables proporciones. Una evaluación que hace de todo menos evaluar. Una evaluación de la cual no es posible obtener ningún resultado (más allá de gráficas más o menos bonitas -según cómo se le de al que gestione los datos el Excel de turno-). Unos resultados que sirven para justificarlo todo. Un despropósito más de burocracia inútil.

Empecemos con el temita. Convocatoria de evaluación psicosocial dirigida a todos los docentes del centro. Convocatoria en dos grandes bloques horarios: el primero para el equipo directivo y el segundo para los docentes de a pie. Debe ser que los riesgos son diferentes. Debe ser que, siendo malpensado, haya docentes de primera y otros de segunda. Debe ser que a la Administración le interesa desunir al colectivo (más de lo que se halla actualmente).

Se presentan los que van a distribuir el cuestionario. Una técnico de prevención de riesgos laborales acompañada de un representante sindical. ¿No tienen otra cosa que hacer los sindicatos que enviar a sus liberados a observar si se realiza una evaluación inútil?

Una primera sorpresa. El cuestionario es anónimo. Anónimo y no de obligada realización. Un cuestionario que, después de ojear con cara de incredulidad, no me atrevo a rellenar. Un cuestionario que pido a la técnico publicar. Un permiso que no obtengo. Una imposibilidad manifiesta de hacer transparente algo que habría de ser público. La transparencia, en Educación,  demasiadas veces brilla por su ausencia.

Ante la imposibilidad de publicarlo de forma íntegra y haberme largado del mismo sin cumplimentarlo me pongo a escuchar, cuando salen, a los docentes que han decidido prestarse al juego. Algunas cuestiones se filtran en sus conversaciones. Cuestiones que hacen referencia a los siguientes temas:

  • Sentirse apreciado
  • Habilidades de que se dispone como docente
  • Sensaciones frente a la opinión de los otros miembros de la comunidad educativa sobre tu trabajo
  • Opinión sobre el control de los superiores
  • Mecanismos para el contacto con nuestros superiores
  • Formato de recepción de las comunicaciones
  • Funcionamiento de las reuniones
  • Relaciones personales entre compañeros, etc.

Unas cuestiones que son muy parecidas a determinados cuestionarios que se hallan disponibles en la red. Da la sensación que, para cubrir el expediente, se decida usarlos cambiando algunos pequeños detalles. Una sensación que es difícil expulsar.

Eso sí, todo ello sin olvidar el trabajo que les espera a los administrativos que van a tener en sus manos la obligación de trasladar manualmente los resultados de las diferentes cuestiones. Unas cuestiones que, por cierto, sólo van a ser filtradas a los equipos directivos de los centros. Unas cuestiones que, más allá de cubrir el expediente, dan la sensación de estar diseñadas sólo cara a la galería o para futuras justificaciones de la Administración educativa.

Lo curioso es que, pensándolo con calma, hubiera costado menos hacer las cosas bien que hacer todo este paripé.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link