De horas lectivas, desinformación y titulares interesados

Es curioso como el tema de las horas lectivas del profesorado está dando titulares de forma continua en los principales medios de comunicación. Desde periódicos controlados por los políticos que han dejado el poder, hasta los periódicos de ideología más cercana a quienes están actualmente colapsando esas maravillosas sillas que otorgan grandes sueldos (directa e indirectamente) y que permiten ejercer poder decisorio absolutista sobre decisiones que afectan a millones de personas.

Lo anterior se contempla en cómo están tratando los diferentes medios las noticias sobre los recortes educativos, usando algunos de ellos argumentos falaces para defender el trabajo del docente (con la aparición de encuestas y artículos donde la mayoría de los comentarios son favorables a las reivindicaciones del profesorado, con independencia de que haya algunas que puedan ser cuestionables) y algunos otros argumentos para demonizar al profesorado docente, al cual normalmente tildan como «funcionario docente» para incorporarle a la función un calificativo que para mucha parte de la sociedad (y de forma totalmente injusta) está asociado a «vagos», «poco trabajadores», «vividores», etc.

Sin querer entrar más en lo anterior, voy a entrar en la ideología, desde mi punto de vista, de los dos medios de comunicación autonómicos más importantes en la Comunidad Valenciana: El Levante y Las Provincias. Espero que me perdonen los lectores de otros medios, pero los anteriores son los más presentes en la Comunidad fuera de los de ámbito nacional. Pues bien, resulta ser que el primero presenta las noticias desde una visión del socialismo crítico con quien gobierna, mientras que el segundo digamos que es más «tolerante» con las actitudes del gobierno de mayoría absoluta de la Comunidad Valenciana.

Una vez aclarado lo anterior, vamos al tema de las horas lectivas, la desinformación y los titulares interesados que dan nombre a este artículo. Pues bien, el periódico tolerante (o de visión afín) con quienes mandan ha publicado un maravilloso titular donde se dice textualmente: «Educación obligará a los docentes a recuperar el tiempo perdido con los cambios de clase«.

Me leo y me releo el titular y no doy crédito a lo que estoy leyendo. Entrando a fondo en el contenido del artículo, veo que hablan de una modificación del Decreto de medidas urgentes para acabar con el déficit que aprobó hace poco la Generalitat Valenciana y, que usan una coletilla en esa modificación para aumentar el horario lectivo del profesorado de secundaria. La coletilla dice textualmente «el cumplimiento de 18 horas lectivas semanales efectivas en el ámbito de la enseñanza Secundaria». Y, para aclarar ese punto, desde la Conselleria (según fuentes del diario) explicaron ayer que en la actualidad, con los cambios de clase, se pierden una media de cinco minutos, de manera que la sesión lectiva en realidad no llega a 60, quedándose en 55.

En definitiva, justifican el incremento de horas lectivas (que son sólo una parte del horario real, que llega a las 37,5 horas semanales) del profesorado, mediante la brillante idea de decir que se han de recuperar los cinco minutos que hay entre clase y clase en los cuales el alumno se va de una clase a otra del centro (en el caso de aulas-materia) o espera a que llegue el profesor que, está acabando alguna explicación en otra clase (¿quizás en otro edificio anexo al propio centro?).

¿Por qué no dicen que aumentan el horario a 20 horas lectivas y se dejan de estupideces? Pueden obligarnos a hacer hasta 21 horas lectivas y, eso con la ley en la mano. Que lo hagan, pero que dejen de decir tonterías como ésta.

A propósito, ojalá pudiera dar tan sólo 18 horas efectivas de instrucción como se pretende, pero lamentablemente el profesorado está asumiendo en la ESO, en la mayoría de casos, una parte social más allá de la propiamente instructora que impide, en muchos casos, la efectividad de los 60 minutos seguidos de clase. También me gustaría retar al maravilloso pensador de esta brillante idea para justificar el aumento de dos horas lectivas, a que intentara dar clase en un aula 60 minutos después de otros sin ningún tipo de pausa, con chavales adolescentes estabulados y sentados disciplinadamente en sus aulas, tres horas seguidas. ¡Ahhhh! Es que no me acordaba que quienes dictan leyes y opinan sobre Educación en las altas esferas (o en la mayoría de comentarios de los medios de comunicación) no han dado clase en su vida. Así nos va.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. En Suecia existe el cuarto de hora académico. Es decir, las clases de 60 minutos, en realidad son de 45. Este sistema permite aprovechar mejor el tiempo, tener descansos para retomar lo que se trabaja, aprovechar el aprendizaje informal, etc…

    La gestión del tiempo en nuestro país es absurda. No se busca la productividad sino el tiempo. Esto crea estrés, cansancio, es decir, falta de rendimiento.

    Los países con una mejor gestión del tiempo (con jornadas de menos horas pero mejor organizadas) son mucho más eficaces.

    1. Aqui lo que interesa es que los centros docentes sean guarderias 24 horas a ser posible y que el profesorado «estabule» a los niños como dice Jordi.
      No entiendo esta inquina social contra las personas que se suponen tienen en sus manos la enseñanza de sus hijos ,( el material mas delicado con el que trabajar, el ser humano).Nadie se plantea que un bombero o un funcionario de prisiones tenga la cantidad de dias libres que tiene, pero al profesorado se le demoniza por ello. Mi conclusión es que los días que los alumnos no están en el centro escolar están en casa, y eso es lo que molesta, tener que responsabilizarnos de nuestros hijos.
      Cuando un bombero está de vacaciones nadie se entera

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link