De las inteligencias múltiples a la adquisición pedagógica de la creatividad

Voy a empezar provocando polémica. Bueno, más bien voy a cargarme algo que, por lo visto, está muy extendido e, incluso personas a las que se les supone un determinado nivel cultural y lidian en ámbitos universitarios, acaban afirmando su existencia. No, las inteligencias múltiples no existen. No existen porque lo que algunos definen como inteligencias son, simplemente, habilidades. Ni el propio autor del concepto lo tiene claro y ha tenido que, para adaptarse a las contradicciones o errores que muestran determinadas investigaciones, inventar unas nuevas inteligencias e, incluso, llegar a confesar que solo las ideó con el fin de poder defender su teoría. Ya si queréis entramos en esas investigaciones en las que se modifica todo el procedimiento para que dé el resultado apriorístico pero creo que, por suerte, la mayoría sabéis que existen y cómo se realizan. Planteamos un resultado o afirmación y hacemos lo posible, obviando todo lo que pueda hacer dudar de ese resultado o afirmación, para que la investigación nos diga qué queremos decir. Y pasa. Lo he visto en ámbitos muchos más científicos que el educativo. Cargarse valores analíticos por no permitir sacar una curva normalizada. Muy triste que suceda, pero sucede.

Fuente: http://psicopedia.net

Pero no vayamos a ello y entremos en el tema de las inteligencias múltiples. Si no empezamos ya, no voy a tener tiempo de meterme con el tema de esa creatividad que algunos plantean que se puede adquirir de forma metodológica mediante el uso de determinadas herramientas o, simplemente, haciendo determinadas cosas en el aula. Ya sé que voy a usar artículos que he escrito con anterioridad pero intentaré darle una nueva pátina al articulado.

Gardner define todas las manifestaciones personales (casos de éxito profesional) como casos en los que se ha manifestado algún tipo de inteligencia. Inteligencias que, según él, pasan de ser un binomio hasta convertirse en ocho tipos distintos. Bueno, en la última actualización de su teoría se ha sacado algunas más de la manga…

Inteligencia lógica – matemática, considerada como la que utilizamos para resolver problemas de lógica y matemáticas. Es la inteligencia que tienen los científicos. Se corresponde con el modo de pensamiento del hemisferio lógico y con lo que nuestra cultura ha considerado siempre como una de las dos inteligencias existentes.

Inteligencia lingüística, la que tienen los escritores, los poetas, los buenos redactores. Utiliza ambos hemisferios. La segunda de las inteligencias consideradas en el modo clásico.

Inteligencia espacial, que consiste en formar un modelo mental del mundo en tres dimensiones.

Inteligencia musical, como la inteligencia relacionada con las melodías, la creación musical, etc.

Inteligencia corporal – kinestésica, o la capacidad de usar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas.

Inteligencia intrapersonal, como la que nos permite entendernos a nosotros mismos. concreta.

Inteligencia interpersonal, como la que nos permite entender a los demás.

Inteligencia naturalista, como la que utilizamos cuando observamos y estudiamos la naturaleza.

Las añadidas últimamente son las siguientes:

Inteligencia emocional, que englobaría la interpersonal y la intrapersonal. Basada, no en Gardner sino que «comprada» últimamente por él y procedente de Goleman. No voy a entrar con las críticas al modelo de Goleman pero, si lo de Gardner se está empezando a derrumbar mediante investigaciones científicas, lo de Goleman…

Inteligencia existencial, como paradigma del autoconocimiento y el darse cuenta que uno existe. Sí, podéis reíros pero ésta es la definición… la de existir en un Universo más complejo y darse cuenta de esa pertenencia. Además, en este caso existen pruebas que permiten hacer la gradación de esa «existencialidad». Por cierto, muchos la denominan inteligencia espiritual.

Inteligencia creativa, muy relacionada con la creatividad. Es la que se les supone a todos aquellos que son capaces de innovar de forma continua.

Inteligencia colaborativa, es la que permitiría una mejor adaptación a la hora de realizar trabajos en los que cada uno trabaja codo con codo con el de al lado.

Creo que os estáis empezando a dar cuenta que las últimas inteligencias ya son totalmente indefendibles. Mucho más aún que las primeras.

Cuando uno se plantea entrar más a fondo en la teoría planteada se encuentran algunas cuestiones que, a mi entender, no quedan demasiado claras y que me generan muchas dudas. Unas dudas que ya se plantean en otros países (donde hace más tiempo que están experimentando con esta teoría en algunos centros educativos) y que nadie, por lo que se ve, se ha propuesto trasladar a nuestro país. Un país donde poner “que tu centro educativo va a trabajar con inteligencias múltiples” está a la orden del día. Un país donde nadie se atreve a criticar algunos puntos que hacen que dicha teoría pueda no ser tan maravillosa como se plantea. Unos puntos como los siguientes:

  • Las ideas de Gardner se basan más en la intuición que en los resultados de investigaciones empíricas (Aiken, Lewis R.)
  • Las formas de inteligencia que propone Gardner no tienen la misma importancia y valor.  ¿Debe considerarse a alguien mentalmente limitado, al igual que uno que no haya desarrollado habilidades lingüísticas, si no tiene sentido del ritmo? (Sternberg, R.)
  • La teoría de Gardner no representa ningún planteamiento novedoso. Lo único que hace es cambiar el concepto “habilidades” (o talentos) que ya se habían formulado por el concepto “inteligencia”. Las habilidades, ya formuladas por otros autores (Thurstone, L.L.) en 1938 pasan a venderse bajo otro vocabulario. ¿Por qué es ahora cuando algo que se propuso hace más de setenta años se pone de actualidad? ¿Qué intereses hay tras ello?
  • La teoría de Gardner no es legítima porque no hay tests específicos para medir las inteligencias que propone.
  • La teoría de Gardner es incompatible con el factor g (o habilidades generales). Se supone que la inteligencia está compuesta por una habilidad general que subyace en todas las funciones intelectuales (Spearman, C.) y, por ello, es incompatible con las inteligencias que se plantean
  • La teoría de Gardner es incompatible con las elecciones personales o los efectos ambientales sobre la inteligencia. Gardner sí que determina genéticamente las inteligencias; lo que no hace es considerar los efectos ambientales (de entorno) sobre la misma. Determinismo que obliga a que alguien sea como es porque genéticamente es así. Algo que impide dar valor al libre albedrío y a las elecciones personales
  • La teoría de Gardner expande la definición de inteligencia más allá de lo que podría ser considerado como útil. Es muy cómodo plantear respuestas a cualquier pregunta. El margen que permiten esas inteligencias es tan grande que permiten justificarlo prácticamente todo (de forma más o menos ficticia).

Lo anterior me da la sensación que debería echar por tierra la teoría de Gardner pero, por lo visto, hay algunos que tienen su «inteligencia espiritual» (sic.) en valores muy altos que, por lo que se ve, les impide analizar críticamente determinadas cuestiones.

Ahora que os he hablado de las inteligencias múltiples, me vais a permitir que lo relacione con el concepto de CREATIVIDAD y su posible aprendizaje. Resulta curiosa la facilidad que algunos tienen para vender determinadas cuestiones que, más allá de lo vendibles que sean, tropiezan con una falta de traslación a la realidad. Cuando se vende que la “creatividad” se puede aprender estamos acudiendo a esos falsos tópicos que, por lo que sea, se compran relativamente bien por parte de la comunidad educativa. Sí, hay muchos que se creen que en los centros educativos se va a aprender a ser creativo. Bueno, incluso hay algunos de esos que llenan salas, que dicen, sin ningún tipo de pudor, que la “creatividad se aprende igual que a leer“.

O bien algunos confunden el concepto de creatividad, o bien hay mucho vendedor de productos milagrosos en el ámbito educativo porque, por lo que tengo entendido (a ver si alguien me lo discute), la creatividad es algo innato en el ser humano. Sí, uno puede realizar aprendizajes fantásticos para ejecutar determinadas acciones (escribir, tocar un instrumento musical, jugar a determinados deportes, etc.) pero jamás puede mostrar ni un ápice de creatividad. Sí, hay escritores muy poco creativos y deportistas que, intentan suplir con trabajo, aquella creatividad de la que adolecen.

¿Se infiere de lo anterior que la creatividad por si sola es un valor importante? Sí y no. Puede haber personas muy creativas que, por el motivo que sea, sean incapaces de plasmar dicha creatividad en su vida diaria. También, a su vez, puede haber personas poco creativas en determinados ámbitos que, por su trabajo, sean capaces de obtener resultados fantásticos de ese esfuerzo. Por tanto, la creatividad es importante pero, la misma aislada de otro tipo de cuestiones, es sólo un rasgo más dentro de una colectividad de habilidades y/o saberes.

No creo en la adquisición de rasgos creativos. Creo más bien en la necesidad de potenciar las habilidades de cada uno. Porque, cada uno tiene grados diferentes de creatividad. Por suerte, el trabajo del aprendizaje es conseguir a alcanzar la máxima meta que uno pueda plantearse. Un aprendizaje que, quizás no convertirá a las personas en “seres creativos” pero sí en altamente competenciales en su día a día. Un día a día que, siendo más o menos creativo, llegará un momento que va a depender del grado de aprendizaje que uno tenga. Porque, lamentablemente, de Messis hay muy pocos en los campos de fútbol. Y, lo mismo sucede, fuera de ellos.

 No hay que supeditar el aprendizaje a la creatividad. Hay que supeditar el día a día a reforzar las habilidades de uno y, como no, a dejarnos de comprar sofismos únicos para todos nuestros estudiantes. Que la creatividad no se aprende por mucho que algunos se empeñen en dar conferencias o editar libros vendiéndonos lo anterior.

Antes de finalizar el artículo os paso un poco de bibliografía sobre el tema de las inteligencias múltiples. Y pensad que, a día que pasa, hay nuevas investigaciones que están cuestionando tanto, la visión de partida, como el proceso seguido antes de que Gardner formule o adapte su teoría.

Akpunar, Bürhan & Dogan, Yunus (2011, June). Deciphering the theory of multiple intelligences: An Islamic perspective [Special Issue]. International Journal of Business and Social Science, 2(11), 224-231.

Armstrong, Thomas (2009). Multiple Intelligences in the Classroom, 3rd Edition

Bouchard, Thomas, J. Jr. (1984, July 20). Review of Frames of Mind: The theory of multiple intelligences. American Journal of Orthopsychiatry, 54, 506-508.

Brody, Nathan (1992). Intelligence. 2nd ed. New York: Academic Press.

Carroll, John, B. (1993). Human cognitive abilities: A survey of factor-analytic studies. New York: Cambridge University Press.

Carson, Andrew (2008, March 16). Why has [HEG’s] [MIT] had so little impact on vocational psychology?

Klein, Perry (1997, Autumn). Multiplying the problems of intelligence by eight: A critique of Gardner’s theory. Canadian Journal of Education, 22(4), 377-394.

Matthews, Donna (1988, December). Gardner’s multiple intelligence theory: An evaluation of relevant research literature and a consideration of its application to gifted education. Roeper Review, 11(2), 100-104.

Smith, Mark K. (2002, 2008). Howard Gardner and multiple intelligences. [Online exclusive].

Smolucha, F. (1993, October). [Review of Multiple Intelligences: The Theory in Practice]. Choice, 31(2), 368.

Sternberg, Robert Jeffrey (1983, Winter). How much Gall is too much gall? [Review of Frames of Mind: The theory of multiple intelligences].

Traub, James (1998, October 26.) Multiple intelligence disorder: Howard Gardner’s campaign against logic. The New Republic, pp. 20-23.

Waterhouse, Lynn (2006). Inadequate evidence for multiple intelligences, Mozart effect, and emotional intelligence theories. Educational Psychologist, 41(4), 247–255.

Willingham, Daniel T. (2004,Summer). Reframing the Mind: Howard Gardner and the theory of multiple intelligences, Education Next, 4(3), 19-24. Throughout, Willingham critiques Gardner’s Theory of Multiple Intelligences.

Podemos hablar de niveles de inteligencia e, incluso del concepto de creatividad. Otra cosa es jugar a inventar conceptos, teorías o, simplemente, fabular acerca de cuestiones que a la mínima se demuestra que son falsas. Eso sí, como bien sabéis, este artículo, al igual que todos los que escribo aquí, puede ser comentado y criticado. Espero, al menos en este caso, que me aportéis pruebas de que lo que digo es erróneo porque, a mí no me cuesta cambiar la visión de las cosas si veo que estaba equivocado.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Las evidencias científicas siempre refuerzan la teoría del factor g, lo que significa que van en contra de la teoría de las inteligencias mútltiples que, desde que se formuló allá por la década de los 80, jamás ha sido demostrada (30 años ya). Es un neuromito con muchos seguidores que hasta se ha llevado un premio en España muy importante, pero desacreditada por el sector científico más riguroso. Lo que pasa es que mola pensar que todo el mundo puede ser un genio en algo, cuando es mentira. Por no hablar de la imposibilidad de trabajar en un aula con un maestro de 10 formas diferentes, que además no suponen que se aprenda mejor, porque lo de los estilos de aprendizaje también está demostrado que tiene base científica.

    Lo de la creatividad… Parece que nos vaya a salvar de todos los males del mundo y que con esta ya no hagan falta el esfuerzo ni el trabajo, que son las habilidades que siempre están detrás de las personas que logran lo que quieren. Da Vinci, Cervantes, Picasso… Eran personas muy creativas y que siempre estaban trabajando. Ya lo decía Picasso: «La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.»

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link