De piratas educativos y cuentos de desagradecidos

Hoy me han vuelto a comunicar por (ya he perdido el número) vez que han encontrado artículos de mi blog en otro. Algo que marca la diferencia respecto a situaciones anteriores es que, en este caso, lo verdaderemente sorprendente no es que no citen la fuente. Es que, directamente, se pone el propietario del mismo como autor de algunas reflexiones. Curación de contenidos nivel Dios. Más aún cuando, por lo visto, para evitar que lo consideren contenido duplicado, acude a quitar alguna coma, cambiar alguna palabra o, simplemente, desordenar algún párrafo. Ya, lo sé. Es lo más heavy que he visto en los pirateos que me han realizado. Pirateos que, curiosamente, son algo de lo que nos llevamos quejando muchos de los que consideramos la red como un lugar para compartir conocimiento. Entre esos piratas que, curiosamente, después los ves en algunas ponencias usando, por sacar a colación el caso más flagrante, viñetas de Néstor Alonso de la que han quitado la autoría y la parva de desagradecidos que, cogiendo tu material, ni tan solo dan las gracias, vamos apañados. Cada vez quedan menos ganas de compartir. Visto lo visto, a quién le quedan ganas de seguir haciéndolo…

Fuente: http://www.fotogramas.es/

No es una cuestión más allá de lo de reconocer el trabajo realizado por otros. ¿Tan difícil es lo anterior? ¿Tanto molesta que, en una presentación o un blog se usen materiales de terceros citando las fuentes? Coñe, que muchos tenemos el Creative Commons bien grande. Coged lo que os dé la gana pero, por favor, dedicad un mísero enlace a decir de dónde lo habéis sacado. Y si os liáis con los enlaces, simplemente poned la autoría. No es tan difícil. Bueno, no es tan difícil si no se quiere trincar por el asunto porque, por lo visto, últimamente hay una gran cantidad de pipiolos que se autodenominan X que dan charlas, cursos y ponencias gracias a hacer un copia y pega digno de algunos trabajos que nos presentan los alumnos. Así, supongo encubren su incapacidad de tener ideas propias o crear su material. La pasta es la pasta. Y el ego de que te reconozcan, incluso que sea por algo que no has hecho, mola. Bueno, a mí personalmente no me mola pero, por lo visto, a algunos sí.

Entrando también en el tema de los agradecimientos… ¿qué cuesta dejar un comentario dando las gracias cuando coges un recurso para usarlo en el aula o te dejan un libro para que te lo descargues libremente? ¿Qué cuesta decir en un tuit gracias? ¿Tan difícil es decirle algo a quien ha dedicado parte de su tiempo a elaborar ese recurso/material para que tú lo puedas usar? Joder, no es tan difícil. Creo que no es tan difícil.

Las redes están magnificando a auténticos piratas que viven de haberse convertido en sanguijuelas de terceros. Ya no es solo la curación de contenidos, más o menos disculpable si está bien citada. Es el trinque absoluto de algunos desalmados, en algunos casos compañeros de profesión que, por lo que se ve, el único interés que tienen es chupar y seguir chupando de otros. Eso los que no añaden lo que han chupado a material de elaboración propia. Esos ya son otra cosa aún peor. Alimañas en estado puro. Y no, no me avergüenzo de otorgarles ese calificativo.

A ver, en la red existen miles de recursos elaborados por compañeros que lo han colocado altruistamente ahí. ¿Tanto cuesta dar la atribución pertinente a ese material si lo usas? ¿Tanto cuesta decir un simple gracias? ¿Tan necesario es esconder de dónde has sacado el material? Pues va a ser que no lo veo. Quizás es que mi idea de una red horizontal no consiste en obreras que viven para que una reina medre. Quizás es que tengo en la cabeza otro modelo de colaborar y compartir. Quizás es que, a pesar de que algunos sin conocerme me consideren la reencarnación de Satán, sigo creyendo en la bondad innata de las personas aunque, cuando hay casos como el de hoy, se resquebraja un poco más esa idea.

No voy a poner el enlace al «pirata» porque, al final, no vale la pena. Menos aún darle publicidad.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link