De referentes educativos y otros cuentos

Un Sant Jordi más. Otro más en una tierra que me ha adoptado como ninguna. Otro más con nostalgia de los tenderetes de libros y rosas que inundan tales días como hoy mi territorio de nacimiento. Un día para hablar de referentes. De referentes educativos. De aquellos que han hecho de mi lo que soy ahora. De aquellas influencias que han marcado mi devenir diario. De esos estímulos con los cuales se ha ido forjando mi esencia.

Intentaré hilvanar algo coherente hoy. Cuesta porque las sensaciones están a flor de piel. Cuesta por las grandes limitaciones en trasladar a palabra aquello que pienso.

¿Estaba hablando de referentes educativos? Me pierdo entre las líneas. Cuesta escribir nada en condiciones. Ya cuesta de normal. Hoy, aún más.

Descubro que he escrito muchas veces la palabra «cuesta». ¡Cómo disgustaría a mi profesora Teresa! Segundo de BUP repitiéndonos hasta la saciedad que la reiteración de vocablos impiden una buena comunicación. Uno de mis referentes, por cierto. Hablando de certezas… lo cierto y lo falso. Falsear y negar certezas evidentes. Siempre me acordaré de ti Carmen. Lástima que se te llevaran a los pocos años de tenerte en el aula. Lástima que se hayan de llevar a gente que te marca en una época de tu vida.

Pero, ¿por qué no voy más atrás? ¿Por qué no me refiero a los grandes maestros que tuve? A aquellos con los que hacía pretecnología. Una asignatura que desembocó en la mía. Me acuerdo del tablero de ajedrez, de la caja de las fichas que no cerraba, del señor Paulino que siempre estaba en su taller. Después, con la LOGSE, fue de los maestros que se pasó a la ESO. No creo que fuera un acierto. Otro que también nos ha dejado hace bien poco tiempo.

Sigamos recordando. El fumador empedernido del señor García, director de mi colegio. Colleja va, colleja viene. Eran otras épocas. Nadie nos traumatizábamos por ello. Triste recordar que es otro que tampoco está. Y la señorita Pleite, la señorita Camarasa, la señorita Luz… cuántos recuerdos. Jubiladas y disfrutando de tan merecida jubilación.

Estoy lleno de referentes educativos en mi vida. Añadamos a eso ser hijo de excelentes docentes; a los cuales no tuve la suerte durante su actividad de tenerlos encima de esas antiguas tarimas. Más que de referentes, estoy lleno de grandes personas que han intervenido en ella. De grandes maestros que he tenido la suerte de tener, de menos grandes que se han magnificado en la distancia y de grandes personas que están detrás de tan importante trabajo.

Algunos pasaron hambre. Fueron maestros en los tiempos duros de la postguerra. Ya no queda ninguno de ellos en activo y muchos nos han abandonado para siempre. Han dejado el paso a las nuevas generaciones entre las cuales me encuentro. Me sigo sintiendo joven. La edad va por dentro, ¿no es cierto?

Podría recordar más. Escribir muchísimas más líneas, pero jamás podré negar que muchos docentes han influido en mi devenir diario personal y profesionalmente.

Un recuerdo grato al que quiero dedicar, en un día tan señalado para mi, el breve artículo de hoy.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Tienes razón, se te nota la emoción a flor de piel. Qué suerte tener esos agradables recuerdos de tu vida de estudiante y que hayas tenido tan buenos referentes. Y que las collejas no te traumatizaran. ¿No tendrás el recuerdo edulcorado? Suele pasar, los psicólogos lo dicen, eso de que sintamos que «cualquier tiempo pasado fue mejor» tiene una explicación para los teóricos de la memoria. Yo no he olvidado las collejas, ni el autoritarismo de mis profesores, ni el miedo que me infundían… Pero ojalá que mis alumnos sí me recuerden el día de mañana como un buen referente.
    Saludos.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link