Decepcionado por la «hipocresía» educativa

Llevo desde ayer teniendo en mis manos este borrador y, dudando entre publicarlo o no, ya que quizás, tenga una visión demasiado borrosa o poco acertada de la realidad. Pero, después de hablarlo con más compañeros y compañeras y, con otras personas de difentes entornos laborales, descubro que ven lo mismo que veo yo. La «sensación de asco» que les dan este tipo de situaciones es bastante similar a las que estoy experimentando.

Pues bien, resulta ser que estos días se está celebrando en Zaragoza el II Congreso Escuela 2.0, evento magnificiente donde los haya, del cual se mantiene totalmente opaca la cantidad de dinero que ha costado su organización. Se ha preguntado, pero el silencio por respuesta ha sido la tónica general. Por tanto, obligan a hacer malabarismos matemáticos para dar una cifra y, a grosso modo (sin más datos que conociendo el tamaño del recinto, personal del evento, ponentes y asistentes) me sale una cantidad de decenas de miles de euros (aunque no me extrañaría estar hablando de multiplicar por diez la cantidad supuesta, con lo que hablaríamos de cientos de miles de euros).

Por tanto, los recortes masivos en otros ámbitos educativos, parece que no sean de aplicación en este tipo de eventos. Y, curiosamente, la gran cantidad de asistentes a un evento cerrado, valida que se sigan realizando. Es muy triste que nos vendamos por unos tristes canapés (a lo mejor hay algo más detrás, pero no quiero hacer suposiciones en temas tan serios) y, se aplauda a rabiar ante las palabras del ministro que, entre las pocas cosas que ha hecho (a pesar de su magnífico talante), ha sido la de privatizar de forma encubierta la Formación Profesional de este país. Aunque siendo realistas… no tengo ni idea de que pretende este ministro (aunque parece ser que entre sus objetivos prioritarios no entra la mejora de la Educación).

Pero bueno, cuestiones políticas al margen (aunque personalmente ansiando una ideología clara que reme en alguna dirección), voy a entrar en el tema de los docentes que asisten a dicho evento. En algunos casos, habían expresado su discrepancia con la Escuela 2.0 y, les tenía por personas críticas e interesadas en la mejora educativa, pero por ahora, la ausencia de críticas (constructivas o destructivas) ha sido la tónica. Tan sólo hace falta ver el uso del hashtag #escuela20 (para seguir el Congreso por Twitter) y, observar que la mayoría de intervenciones están totalmente alejadas de cualquier tipo de crítica (tanto a la digitalización de las aulas como a la figura del ministro).

Por tanto, todos aquellos compañeros y compañeras que estaban defendiendo «hasta la saciedad» el compartir, el que se necesitaba que no se redujera el gasto en Educación, las críticas al modelo de implantación de la Escuela 2.0 y, que han asistido a ese acto (a puerta cerrada, ya que por mucho que se ponga streaming, las invitaciones han sido muy bien elegidas) les agradecería que, a partir de ahora, evitaran cualquier comentario negativo acerca de lo que se está haciendo mal en la Educación de este país, ya que «ir de canapés», «aplaudir a rabiar» y «validar ese despilfarro», hace que sus palabras queden totalmente vacías de contenido.

Mención aparte merecen los organizadores de tan magno evento, los señores que están trabajando en el ITE (a dedo, por cierto, ya que las bases para entrar parece que se reduzcan a la utilización del índice por parte de algún político de arriba) y, que tienen una rama específicamente destinada a potenciar el software y contenido libre. Me gustaría recordarles que, con el dinero que ha costado este evento se podrían pagar las licencias de software privativo durante años para muchas CC.AA. y, que siendo el «motivo económico» en el que se basa ese cambio (de privativo a libre), poco favor le están haciendo. Aunque supongo que, bien contentos estarán ustedes en sus sillas, para importarles «defender una cosa, para después hacer otra que se contradiga».

Personalmente, no soporto ni la hipocresía ni el oscurantismo educativo y, aún menos, cuando se promueven desde la propia Administración.

 

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

25 Comments
  1. Mernos mal que algunos, que ya nos tienen señalados con el dedo, no somos sospechosos de nada y defendemos las cosas siempre dando alternativas, gusten o no, y más aún, pidiendo retroalimentación, cosa que casi nunca tampoco sucede.
    Y no tenemos lo que nos merecemos, cosa que no concuerda con lo que dicen la mayoría, nos merecemos más, pero no nos lo van a traer, debemos luchar y salir al espacio exterior y no escondernos,…, claro que tampoco vale decir una cosa y luego hacer otra, porque entonces pervertimos las ideas y sin ideas el mundo no rueda, se mire como se mire.

    juandon

    juando

  2. Renoi! Se podria decir mas fuerte pero no mas claro. Ya lo decian los abuelos: nena qui no te padrins no bateja ! , es decir, el circulo se cierra y nosotros nos lo guisamos y nos lo comemos. Solo queda decir cuanto lo siento! Cuando pierde la educacion perdemos todos y mucho mas los que queremos aprender.

  3. No he entendido exactamente la queja. Yo no he estado, pero hipocresia hay mucha. Aunque también hay quien vive del trabajo ajeno. Creo que potenciar el software libre no tiene nada que ver con el precio, sinó con una idea de libertad.
    El software libre se puede vender igual que el privativo… el tema de licencias que comentas está fuera de lugar.

    Que no te ha gustado el congreso de Zaragoza, estoy contigo. Que la gente está elegida a dedo, ¿yo no lo sé? supongo que tú sí.
    Por favor no mezcles la velocidad con el tocino.
    Promocionar el software libre és por libertad, en uso, distribución, etc…

    1. En ningún momento el artículo tenía nada que ver con el software libre… tan sólo me parecía «curioso» que el grupo de trabajo del ITE que se dedica a potenciar el software libre y, que han comentado que gracias a ello se ahorrarían miles de euros, estén dentro del entramado organizativo de un evento que ha supuesto el despilfarro de miles y miles de euros.

      En el artículo, simplemente me refería a la conducta hipócrita y falsa de unos que, cuando conviene hacer un discurso cara a la galería sobre el ahorro que supone un determinado producto (soft libre), después estén «en medio» de una organización que cuesta más que todo lo que se puede ahorrar en licencias.

      Era tan sólo usar eso como hilo conductor para reflejar esa conducta que, en ningún momento tenía nada que ver con el necesario uso de software no privativo.

      Espero haber aclarado un poco esa «mala interpretación» que pueda darse de ese punto.

      1. Hola Jordi:
        1. No somos un grupo de trabajo del ITE. http://www.boe.es/boe/dias/2009/09/03/pdfs/BOE-A-2009-14159.pdf
        2. No hemos participado en la organización del congreso
        3. Defendemos el uso del software libre por convicción, porque así lo hemos empleado en nuestro trabajo como docentes, con nuestros alumnos en el aula

        Si a esto te referías con lo de «aludidos», pues nos damos por aludidos.
        Muchas cosas son mejorables, incluidas las opiniones y la información.
        Y a pesar de ello de nuevo te reitero nuestra colaboración contigo, como buen profesional que muestras ser (aunque no compartamos algunas opiniones)
        Un saludo (amable)
        Antonio Monje Fernández
        Centro Nacional de Desarrollo Curricular en Sistemas no Propietarios (CeDeC)

        1. Voy a tomarme la licencia de, para contestarte en el blog, utilizar algunas frases que te he mandado en el correo personal. Discúlpame por hacerlo, pero rehacer el mismo argumento hubiera sido un poco absurdo…

          «Ante todo muchas gracias por la información que me suministras sobre el CEDEC (que tenía mal entendida y que el comentario ayuda a eliminar ese malentendido).

          En referencia al artículo en sí, la intención «fundamental» del mismo era abrir un debate sobre la «necesaria» y «económicamente viable» parafernalia de su montaje a pocos meses de haberse realizado el de Madrid. También, mediante la frase «venderse por un canapé» pretendía, como aún se estaba realizando el Congreso en el momento que lo publiqué, que se expusieran las críticas y reticencias que tenemos «la mayoría» (sí, somos la mayoría) de docentes respecto a cómo se está llevando a cabo la digitalización de las aulas de nuestro país (incluyendo en esa digitalización todo el tema de «contenidos abiertos»)«.

          Algunas líneas que, quizás quedan ensombrecidas por algunas «afirmaciones puntuales» del artículo, pero que sólo tenían que ver con la necesidad de dar visibilidad a las críticas y más, cuando las mismas se «hacen en pequeño corrillo» y sin otorgarles ningún tipo de visibilidad.

  4. En estos tiempos que corren tan llenos de hipocresía siempre va bien una voz altisonante que diga las cosas a las claras. Que critique sin ánimo de ofender, que quiera un educación seria y comprometida.
    Por desgracia este país sigue siendo un país de gente interesada. Muchas personas dicen unas cosas que en modo alguno piensan cumplir. Y no todos son políticos. Cuanta gente hay que traiciona unos valores determinados por pillar una poltrona en «serveis educatius» (se me ocurre Via Augusta sin ir más lejos).
    Publicar tu entrada es una decisión valiente. Y estoy seguro que vamos a ser muchos los que te vamos a dar nuestro apoyo.
    un cordial saludo

  5. Estoy con Lu en su comentario, y contigo en el talante crítico, aunque no entiendo tampoco la mezcla con el software libre, pues, como se dice en algún comentario, su uso persigue otro objetivo.
    Sinceramente, has refrescado el ambiente.

  6. Desconozco los detalles del evento al que te refieres, pero mucho me temo que, lejos de ser una excepción, sea la norma de las administraciones educativas esto de organizar festejos a mayor gloria de sí mismas, la casa no repara en gastos, … ya sabes. Mira tú aquí: http://www.educantabria.es/archivo_de_noticias/2011022239706397/noticias/latest-news/inaugurada-la-iii-muestra-de-la-educacion-en-cantabria
    y aquí:
    http://www.educantabria.es/archivo_de_noticias/2011040639706630/noticias/latest-news/gorostiaga-preside-la-apertura-del-viii-congreso-regional-de-educacion-de-cantabria-al-que-asisten-300-profesores
    como inauguran e inauguran, un año sí y otro también, eventos de parecida inutilidad.
    Ya sé que mal de muchos no es precisamente consuelo de nadie, pero no deberías sentirte mal por denunciar lo que todos sabemos y la mayoría callamos.

  7. Alguien me comentaba, no hace mucho, la cantidad de docentes que se dedicaron a hacer limpieza de sus timelines o de sus blogs, cuando el año pasado Convergència i Unió recupéro el gobierno de la Generalitat, buscando posicionarse para los nuevos nombramientos… Así de triste es la realidad de nuestro país y, como bien dices, quien paga es la educación.

    Un saludo.

  8. Bueno, míralo por el otro lado. Un congreso sirve para muchas cosas , entre otras, para dar a conocer actitudes comunes y sirven de termómetro en cuanto a nuestras propias prácticas. Se necesita alguna inversión económica para que no sea un cutrecongreso y también contribuye el hecho de dar ejemplo («estreaming» por ejemplo). No sé cómo se han hecho las adjudicaciones de las ponencias pero es un buen punto criticarlo de cara a futuros congresos. No pasa nada. LAs críticas ayudan a crecer y mejorar. Si me entero a tiempo tal vez acuda al próximo

  9. Soy uno de esos hipócritas que se vende por un canapé, lo confieso. En realidad, me he vendido más de una vez, pues el año pasado acudí a unas jornadas de Buenas Prácticas 2.0 que organizó el ITE. No pude ir al I Congreso porque, a pesar de que me invitaron para contar lo que hacía en el aula, mi Conselleria decidió (como ha hecho esta vez) no enviar a nadie, ni para comunicar ni para ser comunicado. Reconozco que en ambas ocasiones, el Estado ha cubierto mis gastos, aunque por mi parte he cumplido con jornadas de más de 12 horas diarias en ambos casos (sin contar desplazamientos). Además de disfrutar de los canapés, he conocido a un montón de docentes que proponen actividades interesantes, he puesto cara a gente a la que admiraba en Internet y que en lo humano son aún más grandes.
    Tienes razón en que muchos de los que deberían estar no estaban, aunque también hay que decir que había más personas de las que yo sería capaz de coordinar. Probablemente, entre tanta gente habría mucho advenedizo que se apuntaba exclusivamente al canapé, mientras los demás -al menos yo- no teníamos tiempo ni para almorzar.
    También tienes razón en cuanto a que es un congreso político, marcado más por el calendario electoral que por el sentido común, pero te aseguro que en las mesas en las que estuve no se habló de política, sino de educación, incluso cuando ya la noche zaragozana aconsejaba retirarse a dormir.
    Hay que reducir gastos en Educación donde no duela; los congresos nacionales sobre Escuela 2.0 quizá sean inútiles, pero te recuerdo que ese argumento es el que están utilizando muchos políticos para no invertir en el futuro de la educación. En el congreso no había nadie de mi comunidad autónoma, nadie. De camino al instituto veo grandes vallas promocionando el portal Mestre @ casa, un despilfarro en un recurso vacío. Ojalá los asesores educativos de esta comunidad hubiesen podido compartir unos canapés con la gente que encontré en Zaragoza; seguro que todos habríamos ganado algo.
    Un saludo.

  10. Cuando se tiene una visión demasiado borrosa o poco acertada de la realidad, se corre serio riesgo de meterse en terreno fangoso.

    No sé si tienes algún tipo de resquemor personal para con este congreso, pero encuentro tus palabras como una pueril pataleta hacia todo lo relacionado con el evento.

    Como docente he estado en el congreso con otros 1000 docentes, muchos de los cuales están en las aulas (aunque no te lo creas). Hemos compartido ideas, recursos, experiencias,… y para los que no han podido asistir se han televisado en streaming.

    Ha sido una experiencia genial donde hemos podido hacer contactos con docentes de ámbito nacional con los que compartimos similares ideas de lo que es la educación y hacia donde debe caminar.

    Olvídate del ministro y de las 4 líneas que leyó y mira lo que había debajo de esa capa burocrática o institucional. No me he vendido por cuatro canapés, he ido a mejorar como profesor para enseñar mejor a mis alumnos, y, aunque no te lo creas, no sangraron mis manos cuando aplaudí cortésmente al sr. Gabilondo.

    Un saludo.

  11. Hola, companys.
    No he seguit el congrés aquest. Precisament perquè anava el ministre. Vull dir, que fa temps que busque solucions en altres àmbits i no en els del sistema. Per aixó mateix, seguix el teu blog. I els que aporten idees de futur.
    No et desanimes. Cal crear comunitat però en positiu i lluny de papà Estat. Cal la crisi i cal tocar fons però perquè confies en què demà t’alçaras i veuras la llum.
    Estaré ací, al tant.
    Endavant.

  12. Leo esta entrada en el blog, y, lo primero, me indigno profundamente porque te eriges en persona para decidir qué puede y qué no puede decir la gente, como un censor cualquiera, porque te sientes defraudado por que alguna gente haya ido a este congreso en lugar de haberse quedado en sus casas mandando una nota contestataria a sus consejerías de educación.
    Entiendo que desde que se anunció este congreso te has mostrado beligerante contra el mismo, «repartiendo» a diestra y siniestra, empeñado en una cruzada en la cual el gasto de este congreso es inútil, futíl y un dispendio… Pero sin más argumento que ese mismo, que era muy caro y que se encuentra en las proximidades de unas elecciones autonómicas y locales.
    Yo no pude acudir a ver al ministro ya que me encontraba en servicio de acreditaciones y organización varia, aunque me hubiese gustado escucharle, por aquello de que le tengo por una persona cabal, pero descuida que escucharé todo lo que hay en la mediateca y trataré de ponerme al día de lo que dijo y le despellejaré convenientemente en caso de que mi conciencia así me lo demande, ya sea en mi blog personal o en el de la asesoría.

    En cuanto al contenido del congreso en sí, cuando mis labores de organización me han permitido acudir a mesas redondas, ponencias, experiencias, etc. He escuchado de todo, incluyendo críticas a las administraciones por problemas de conectividad, de falta de profesorado, de falta de medios y/o formación… y todo esto en los foros «oficiales», así que no quieras imaginarte lo que he oido salir de la boca de muchos de los docentes presentes en el congreso; ya fuera de pasada por los pasillos, o en conversaciones más directas, o incluso en «mini asambleas libertarias paralelas».

    Al final la gente con la sensación que se ha ido es que se le ha permitido, posíblemente sin pretenderlo, establecer conexiones, nuevas redes con docentes de otras comunidades, conocer experiencias de futuro o que ya están en marcha, descubrir como otros ponen en valor tus propias experiencias, asombrarte porque quienes consideras punteros no lo son tanto… ese tipo de cosas, que son para lo que acaban valiendo este tipo de eventos.

    Si te soy sincero, creo que serían mucho más útiles eventos de este tipo (con listas abiertas de inscripción, y sin tanta oficialidad) que muchos proyectos en los que se gasta dinero… eso sí, como ya te dije en twitter, si siempre vamos los mismos y a quejarnos de lo mismo: 1º no se avanzará nada de nada (la queja sin propuestas de solución factibles es una mera pataleta), y 2º tendremos la terrible sensación del «Día de la Marmota TIC» (CC by @JuancarIKT) en el que estamos siempre los mismos diciendo las mismas cosas, quejándonos de lo mismo, etc…

    Por cierto, te recomiendo que te pases por la mediateca, te veas las aportaciones del público, te leas los posts que irán apareciendo en blogs sobre el congreso, reflexiones y revisites tu propio post.

    1. Lo siento Alejandro, pero no voy a responder al comentario, aunque ganas no me faltan. Eso sí, me gustaría hacer algunas puntualizaciones:

      – No me he erigido en censor, ya que simplemente he expuesto mi opinión personal (totalmente cuestionable y, por eso publico todo tipo de comentarios hacia el mismo)
      – Sí que creo que se tenía que haber «declinado la oferta de asistir», pero como siempre defiendo, la libertad de elección es siempre válida. A propósito, conozco bastantes docentes que han declinado esa invitación y, en algunos casos mediante cartas en las que «justifican» esa decisión en unas líneas parecidas a las que expongo en el artículo
      – Lamentándolo mucho, ha sido un Congreso de los mismos y para los mismos que ha tenido «escasa» (por no decir nula) repercusión en las aulas de nuestro país (donde casi ningún docente, excepto los que asistían o los directores que han firmado los permisos, conocían la realización de ese Congreso). Quizás estamos olvidando que la mayoría de los docentes no se encuentran representados y, que al final, si seguimos cerrándonos entre nosotros, lo único que vamos a conseguir es ser un núcleo igual de excluyente que cualquier otro. Eso sería un error, pero en Congresos como este da la sensación que sea así, ya que la mayoría de las experiencias que se presentaban ya eran conocidas por los propios asistentes. Se tiene que romper de una vez ese círculo vicioso
      – En referencia al Ministro, nada que opinar. Libertad para ser objetivo y ver qué ha hecho para la Educación de este país. Eso sí, talante y buena oratoria no le faltan
      – Las críticas en pequeños corrillos sirven de poco. Las terapias de grupo «en petit comité» pueden ser muy satisfactorias a nivel personal, pero a nivel global y para «cambiar algo» aportan poco valor. Son necesarias, y más si son constructivas, pero su repercusión va a ser nula

      Simplemente unos pequeños matices que, siempre desde el cariño, me he visto con la obligación de hacer.

  13. Me parece un valiente artículo. Estoy de acuerdo con bastantes cosas que en él se dicen, y también con otras que aportan los comentaristas. A mí me gustaría añadir (sin acritud) lo siguiente:
    1. El congreso es 100% oportunista y electoral, pero eso es previsible, habida cuenta que estamos a poco más de un mes de las elecciones. Por lo tanto, forma parte de la precampaña, lo mismo que inaugurar un pantano, por ejemplo.
    2. El congreso es endogámico, como casi todos los relacionados con las TIC educativas. Los mismos cantantes en casi todos los conciertos. A esto hay que sumar la potestad de las CCAA para convocar las alineaciones y mover muy poco los banquillos. Y también es lógico (y coherente) que las comunidades que no están en el Plan E 2.0 no vayan al congreso. Precisamente no quieren salir en la foto, y eso también es precampaña.
    3. La repercusión en el acontecer cotidiano de los centros es mínima, como casi todos los eventos cerrados. En nuestro centro no ha habido ni un solo comentario por parte de nadie, y somos casi cincuenta docentes, con una parte importante implicada en la utilización de las TIC (Escuela 2.0 incluida). Esto sí que debería ser motivo de preocupación por parte de las instituciones que impulsan el evento.
    4. Hay un punto de complacencia que no se corresponde con la actitud en la red de vari@s congresistas, pero eso es lógico y muy respetable. No tanto por los canapés, sino por la visibilidad que estos eventos proporcionan en el ámbito TIC. Lo peligroso de esto es cuando se identifica visibilidad con calidad. Pero supongo que las CCAA trabajan sin descanso para que esto no suceda.
    5. Casi todo el mundo está de acuerdo en que lo mejor de este tipo de eventos suelen ser las pausas, descansos, comidas, noches, …, etc. O sea, el «backstage». Luego, el programa casi que da igual. Quizás, puestos a ahorrar, igual sería factible convocar una «kedada» del tipo «Escuela 2.0 and beers» (supongo que el ministro iría igual si hay medios de comunicación).

    Dicho esto con el más constructivo de los ánimos, solo me queda felicitar al autor del post por su sinceridad, y congratularme del buen aprovechamiento por parte de quienes han asistido (y trabajado duramente, como hemos podido leer) y compartido buenos momentos.

    Un cordial saludo de Tani.

  14. ¿por qué resulta que todos los que decís cosas negativas del congreso sois los que no habéis estado allí? Os lo estáis tomando como algo personal. Si tan malo ha sido no sé por qué estáis perdiendo el tiempo en mirar, buscar, leer comentarios o pensar si publicais algo o no al respecto. Críticas todos podemos hacer, siempre hay algo que mejorar, pero también hay mucho que valorar y aplaudir

    1. Permíteme que te responda un «pobre docente» que no ha sido invitado a tan magno evento y, que tuvo la osadía de escribir un artículo quejándose sobre el mismo. Ya se que mi opinión (como la de tantas decenas de miles docentes españoles no agasajados con una carta de sus consejerías), tal como expone en su comentario, no cuenta.

      También lamento mirar, buscar y leer sobre las cosas de las que se han hablado en el mismo (algunas muy interesantes… aunque como mi opinión tampoco es válida, supongo que tampoco puedo opinar).

      No lo se… a veces mezclar cosas y «quitar la facultad de opinar» es un poco arriesgado.

  15. Hola, Xarxatic, no me he dirigido nunca a ti, pero me ha caído bien tu intervención y me ha gustado el debate que ha abierto. Yo tampoco estuve allí, y ni me había enterado que se celebrara, y desde luego nadie me ha invitado. Tampoco tendrían por qué. Pero por curiosidad, ¿cómo sabían a quién invitar? ¿Quién o cómo hacían la selección? ¿Hay algún baremo sin que yo lo sepa? ¿Estamos funcionarizados también en este tema? Otra pregunta, si te hubieran invitado ¿hubieras ido? ¿Puede haber algún resquemor al respecto?

    Considero que tu crítica es oportuna. Siempre hay una versión oficial pero es necesaria, para contrastar, la extraoficial. No me gusta la idea de un congreso en que se disfruta de la amabilidad «desinteresada» de las instituciones, de sus parlamentos, de sus canapés, de sus instalaciones… Sé que soy un poco ácrata pero no me gusta. Me considero un francotirador, y no me interesa el ecumenismo tecnológico, pero me atrae utilizarlo libérrimamente a mi estilo, aprendiendo aquí y allí, y haciendo mi propia composición que a veces funciona y otras no.

    Bien por la caña. Es un chorro de frescura después de la sesión de canapés. Al fin y al cabo, nosotros no los probamos.

    1. Tal como comentas, la mayoría de los docentes de los centros educativos ni se han enterado de que hubiera habido Congreso y, aún más grave ha sido el hecho de que algunos «cargos» de las Administraciones Educativas tampoco. Pero cuestiones al margen, tan sólo me gustaría responder a las preguntas que haces (pero de manera muy escueta porque es un tema que «ya es viejo»):

      No se cómo sabían a quien invitar ni como hacían la elección, por eso lo de opacidad en esos temas que comento
      No me invitaron, pero tampoco hubiera ido en caso que lo hubieran hecho, aunque entiendo y respeto la decisión (como he dicho decenas de veces) de la libre elección de las personas para tomar sus propias decisiones. Por tanto, no es una cuestión por la que sienta resquemor, aunque «para desacreditar» los artículos sobre este tema que he escrito algunos ¿compañeros? se agarren a ello

      Simplemente he querido responderte a las cuestiones que me da la sensación que emanan de tu comentario.

      Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link