Del no es no hasta…

Algunos tenemos muy claro que es muy fácil criticar a quienes, por determinados motivos, hacen uso de su libertad personal para modificar determinadas afirmaciones que realizan. Estamos acostumbrados en el ámbito educativo a que determinados docentes u otros miembros de la comunidad educativa empiecen defendiendo unas determinadas posturas de forma inmovilista, vayan modificándolas en función de su evolución personal/profesional o, incluso, por necesitar conseguir determinadas prebendas que no podrían conseguir si siguieran anclados en sus posicionamientos iniciales. Estoy cansado de ver que algunos docentes salen del aula diciendo que volverán a ella y que, al cabo de unos años, esa afirmación se convierte en algo que nunca habían dicho. Incluso hay algunos que, una vez criticaron determinadas políticas educativas que, ahora al estar en determinados lugares de gestión de política educativa, se convierten en unos firmes partidarios de las mismas. Todos sabemos que el «no es no», al igual que el «sí es sí» tienen muy poco de realistas en un contexto donde para muchos prima lo personal y el procomún se deja olvidado en alguna de esas estaciones por las que pasamos hasta llegar a nuestro destino.

Fuente: http://www.fotothing.com
Fuente: http://www.fotothing.com

Ayer hubo de nuevo otra huelga de alumnos contra la LOMCE. Sí, curiosamente, seguimos jugando a hacer huelga movidos por intereses que, por desgracia, llegan muy manipulados a los chavales que, en muchas ocasiones, son los más débiles del eslabón educativo. La LOMCE es una mala ley y, las reválidas en etapas obligatorias un auténtico despropósito pero, quedarnos en la reválida significa obviar el objetivo básico de la LOMCE. Y el objetivo básico de la LOMCE es seguir privatizando la educación hasta convertir, los centros públicos, cada vez peor financiados, con menos recursos humanos y, con muchos alumnos cuyos padres tienen determinados problemas socioeconómicos, en unos centros asistenciales donde sólo estudien los que no tienen dinero para pagar esas cuotas «voluntarias» que cobran los concertados. Seamos claros, en los concertados y privados la huelga de ayer fue prácticamente testimonial en muchos. ¿No les afecta la reválida o los recortes? ¿O será, por desgracia, que jugamos a ser ideológicamente de una determinada manera al defender ciertas cuestiones? No lo sé. Lo que sí tengo claro es que, al igual que los concertados defienden «a los suyos» y por eso montaron manifestaciones a principios de curso en la Comunidad Valenciana para defender sus negocios, la pública defiende también su supervivencia. La supervivencia frente a unas políticas privatizadoras. Políticas que pasan del no es no, de vamos a revertir los recortes hasta llegar a… virgencita, virgencita que se mantenga todo igual y no se siga recortando en lo público.

Sí, ahora hay docentes que lo único que piden es que no les sigan recortando el sueldo y aumentando sus horas lectivas. Ya no se acuerdan del no es no, ni de la necesidad de defender los derechos laborales que tenían. Lo mismo, por desgracia, con muchos otros. El no nunca es no, siempre por desgracia se reconvierte, por determinados motivos, en algo muy flexible y menos valiente de lo que debería ser algo tan importante.

Seguir anclados en el no es no en algunas cuestiones educativas como seguimos defendiendo algunos no es cómodo pero, sinceramente, quién dijo que para mejorar algo uno debía usar el camino más corto plagado de renuncias que algunos no estamos obligados a tener. Una cosa es evolucionar y plantearse que, quizás, haya cuestiones que puedan no ser tan blancas o negras como se suponía en un principio. Otra es convertir el no es no, es un simple conjunto de negaciones que, al final, sólo sirven para tener una duración determinada.

Muchos están huyendo del «no es no» para posicionarse de una u otra forma en función de si lo anterior les aporta algún beneficio personal. Otros seguiremos defendiendo incoherentemente un beneficio común que, poco tiene que ver con sacarle jugo para tener esas prebendas, mucho, para que nuestros alumnos tengan las mejores oportunidades posibles y, cómo no, defender nuestros derechos laborales.

Espero me disculpéis por la incoherencia del post pero, os prometo que tenía muy claro lo que quería decir hasta que lo he trasladado al redactado.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link