Del wifi a las metodologías educativas muy poco científicas

En la sociedad actual, basada más en cantamañanas y mercachifles sin ningún tipo de cultura, que son capaces de venderse como los grandes expertos de algo desde su incapacidad de hacer la o con un canuto, hasta llegar a la subsistencia de determinadas afirmaciones falsas que sigue interesando dar por válidas a algunos, hay algo que debería preocuparnos. No, no es sólo la validez -o más bien la poca validez- que se da a estudios científicos contrastados y contrastables realizados por investigadores independientes. Es la facilidad de dar por buenas afirmaciones de alguien en contra de lo que demuestran los estudios anteriores.

Fuente: Fotolia CC

Hace bien poco hemos conocido (bueno, ya lo conocíamos pero ahora con muchas más hojas) que, por lo visto, esto de la electrosensibilidad y los peligros del wifi, es algo que tiene más que ver con cuestiones psicológicas que con realidades físicas. Enfermedades asociadas a desórdenes mentales de diferente tipo que no pueden demostrarse. Bueno, más bien que se ha demostrado que son falsas. Enfermedades que siguen vendiéndose muy bien por parte de algunos, permiten a otros estar de baja y, cómo no, montar un chiringuito vendiendo gorros de papel de plata o cactus capaces de absorber radiaciones electromagnéticas como si no hubiera un mañana. Un timo tras otro. Una industria tras otra. Un beneficiado tras otro de la falsificación de evidencias científicas. Eso sí, siempre les queda la excusa de decir que TODOS los investigadores están vendidos a las multinacionales de las telecomunicaciones al igual que, todos aquellos que defienden el uso de vacunas, lo están a la industria farmacéutica. Da igual que aumenten los casos de sarampión y mueran niños por no estar vacunados. Lo importante es ganar dinero con la ingenuidad del personal. Y sí, hay mucho ingenuo que se cree demasiadas cosas con el agravante, en ocasiones, de no ser personas alejadas de profesiones que exigen una cierta capacidad intelectual.

Conozco docentes que dicen que el wifi perjudica seriamente la salud. Incluso conozco a una que no vacunó a su hija por miedo a lo que podía sucederle con la vacuna. Por suerte, en estos aspectos, son casos aislados pero, cuando trasladamos esos despropósitos a las metodologías educativas la cosa cambia. Docentes que compran métodos infalibles para luchar contra el fracaso escolar, programas de prevención del acoso escolar porque los recetan en un reality televisivo e, incluso algunos que creen que una metodología refutada incluso por su propio creador, sigue siendo válida. No, no basta con decirles que no funciona lo anterior ni darles pruebas. Ellos van a seguir creyendo en sus historias y pensando en reinventar la rueda. No, no es muy coherente que sigan haciéndolo pero… ¿realmente pensáis que alguien que pensaba que el wifi era nocivo para la salud va a cambiar de opinión por muchas pruebas que le demuestren lo contrario? Yo, lo dudo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link