Demolición

demolicion1Despertarse de una pesadilla no es mejor que aterrizar en la realidad educativa. Una realidad educativa que falla en todos sus aspectos (a nivel legislativo y de funcionamiento). Unos aspectos que, por mucho que individualmente y puntualmente haya pequeños conatos de rebelión, siguen siendo manteniendo inamovibles los vicios que, demasiados años ya, estamos sufriendo. Unos vicios que han desembocado en la situación actual. Una situación demasiado difícil de cambiar con la mayoría de parches propuestos. Una situación de la cual sólo se sale demoliendo todo lo que hay.

El día que despidamos a todos los docentes de los centros educativos, reformulemos todos los organismos políticos de gestión (con despido de todos los que se encuentren trabajando en los mismos), derrumbemos los edificios y, empecemos de nuevo… habrá esperanza.

No es postura radical. Es visión de futuro. Es la única posibilidad real de mejora. El colectivo docente está muy viciado. La Administración educativa es ineficaz por decisión propia. Los legajos legislativos sólo aportan ingentes cantidades de papel higiénico. Los edificios sólo sirven para mantener los modelos metodológicos que siguen sin aportar nada al propio sistema.

En este momento del redactado me viene a la memoria una pintada que vi de pequeño. Una pintada donde se exponía que «la mejor iglesia es la que arde». Una pintada que me hace pensar en la situación actual del sistema educativo. Un sistema educativo que debe dinamitarse. Un sistema que debe desaparecer de la faz de nuestro país.

El sistema renacería de las cenizas. Sin vicios adquiridos. Sin modelos a imitar. Sin nada a corregir. Un sistema puro para que sea lo que la sociedad necesita que sea. Un sistema más eficaz y eficiente. Un sistema sin nada a demostrar. Un sistema sin cargas ni losas que impidieran su mejoría.

Escribir con el corazón es lo que tiene. Un corazón que, por mucho que se empeñe la realidad en desterrar, sigue latiendo demasiado rítmicamente en más casos de los que nos pensamos. Un corazón que impele a escribir este tipo de incoherencias educativas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link