Descontrol en el inventario de los portátiles de la Escuela 2.0

Siempre me había supuesto curiosidad uno de los temas, que no se habían planificado sobre el control de inventario de los portátiles que se han distribuido gratuitamente (en alguna CC.AA. cofinanciados) a los alumnos dentro del plan Escuela 2.0. Esto se basaba en la necesidad de existencia de un centro de control (inventario) de esos equipos, con un control exhaustivo y continuo, que nos permitiera responder rápidamente a ciertas preguntas como:

  • ¿En qué estado están?
  • ¿Dónde se están guardando?
  • ¿Cuál es el uso real de los mismos? ¿Se usan en el aula o se mantienen en el domicilio, siendo requeridos espontáneamente?, etc.

Pero, me encuentro que en muchos casos ese control no existe, ya que son más bien pocos los centros que disponen de ese necesario inventario y, en ese caso sólo controlan el número de miniportátiles que se han entregado a los alumnos, sin conocer ni el estado de los mismos ni el uso que se les está dando.

Esta falta de planificación inventarial, sea por parte de las CC.AA. o por el propio Estado (ya que considero que el inventario de un plan estatal -que es quien aporta el capital para la compra de esos equipos-, se ha de centralizar en alguna parte), nos ha llevado a que en los últimos días se hayan escrito algunas líneas en medios de comunicación (en papel y digitales), que informan sobre la existencia de un mercado negro de venta de esos equipos.

Entre esas informaciones, destaca la de Lucía Figar (consejera de Educación de Madrid), que comenta lo siguiente: «El otro día nos llamó un amigo (diciendo) que están en venta por 50 euros los (ordenadores) de la Junta de Andalucía en el mercadillo de Málaga«. Como normalmente hago, me gusta contrastar estas afirmaciones partidistas (sean de uno u otro color), y me he puesto a investigar un poco sobre el tema, recalando información en los propios centros educativos, y en diferentes páginas web de compra y venta de productos de segunda mano.

Interrogados algunos Directores por mail, me confirman en bastantes casos que no disponen de ningún tipo de inventario y que, en muchos casos ni tan sólo saben en qué estado se encuentran esos equipos. Me dicen textualmente que «lo único que sabemos es si alguno se ha roto, porque pasan los chiquillos o los padres por Secretaria y nos preguntan si nos encargamos nosotros de gestionar las reparaciones«. Siguiendo con esa investigación, me comentan que no han recibido ningún tipo de instrucción sobre las Consejerías o Departamentos pertinentes para que realicen ningún tipo de inventario y, si llaman a los servicios de los mismos para preguntar sobre un protocolo a seguir, les informan que miren la web (si tienen instaurada alguna con un protocolo de actuación) o que se apañen.

Por tanto, a día de hoy es imposible desmentir las informaciones vertidas sobre la existencia de un mercado negro de segunda mano (y no sólo a nivel de Andalucía, si no prácticamente en todas las CC.AA. donde se han repartido esos portátiles). En mi opinión, creo que no es tan imposible que exista el mismo, ya que en otros países que se regaló portátiles a todos sus alumnos (como el caso de Uruguay con su Plan Ceibal) se están encontrando que el mercado de segunda mano está alcanzando más del 10% del stock de los ordenadores suministrados.

Sólo hace falta ver los numerosísimos anuncios en Ebay o páginas similares, que ratifican la existencia de ese ingente mercado negro.

Como podéis comprobar en la imagen anterior, aparece que «the item may be missing the original packaging«, lo que significa que son los portátiles que se han repartido en los centros educativos, que presumiblemente se les ha desprecintado y quitado la caja para protegerlos de ese mercado negro, pero que a fin de cuentas, no les ha servido de nada.

Aún estamos a tiempo de rectificar. Me gustaría saber si va a haber alguna Administración Educativa que tenga una iniciativa para establecer ese tipo de control de esos portátiles y, que a día de hoy, nos informaran con datos reales del estado de los mismos.

Actualización

Como creo que rectificar o matizar algunas informaciones es de recibo, os comento que me han llegado varias pruebas de la existencia de inventarios en determinadas Comunidades Autónomas, entre ellas las siguientes:

  • En Andalucía, su programa informático Séneca permite introducir y registrar esos portátiles, además de usarse en muchos centros una carta que se da a las familias, mediante la cual se establece un compromiso con las familias para el uso y mantenimiento de esos equipos
  • En Asturias, existe un registro por parte de Educastur, además de existir varios protocolos de actuación en su uso
  • En Aragón también existe un inventario propio de esos equipos, además de las más que habituales PDI, de que disponen casi todos los centros educativos de la Comunidad

Por tanto, en algunas CC.AA. los inventarios existen, pero quizás sería bueno que, al tratarse de un plan estatal, hubiera un registro centralizado de los mismos. O, al menos, que existiera una coordinación entre las Comunidades con competencias educativas.

Tampoco me gustaría dejar de comentar, que he recibido algunos correos con supuestos equipos del plan Escuela 2.0 que se estaban vendiendo en algunos portales, pero como esos anuncios fueron publicados con posterioridad a este artículo,  su autenticidad me parece más que cuestionable.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Eso no es absolutamente cierto, desconozco la situación de la inmensa mayoría de centros pero conozco al detalle la del centro en que presto servicios y nosotros sí tenemos inventario, actualizado con control de seguimiento de los netbooks.

    En todo momento sabemos cuántos netbooks estan «en reparación» y de quién són. Cuántos alumnos se «olvidan» sistemáticamente el netbook en su casa y se pone remedio rápidamente.

    Supongo que es cuestión de voluntad, de implicación del equipo directivo, la coordinación TIC, la coordinación EduCAT1x1, la tutoría y los equipos docentes. Cuesta, pero si la gente se pone se consigue.

    Otra cosa es que queramos poner un clavo más en la tapa… y andemos diciendo que todo el monte es oregano 😉

    1. Antes de responder me gustaría hacer una pequeña reflexión, que se puede aplicar a éste y a todos los comentarios recibidos. Siempre nos quedamos (a mi también me pasa) con algunos detalles de los artículos y, muchas veces perdemos la visión general de los mismos. No he dicho en ningún momento que no haya ningún centro con ese control, ya que comento en el artículo que «son más bien pocos los centros que disponen de ese necesario inventario«.

      Además, la idea del artículo no es cuestionar esa existencia de un inventario por centros ni, tan sólo la posible existencia de un mercado negro. Es la necesaria creación de un inventario único (sea estatal o autonómico), para así poder saber la situación de los portátiles que se están moviendo, de manera rápida y sencilla y, evitar en muchos casos el desconocimiento de la situación y estado de los mismos.

      También podría servir para que las familias, las cuales con sus impuestos están pagando esos portátiles, sepan el uso que se está haciendo de los mismos.

      Conforme va pasando el tiempo, estoy viendo que la introducción de esas tecnologías en el aula, no se ha realizado de la manera correcta Pero como decía ayer Dolors Reig en el EBE, ha permitido que muchas familias se acerquen a ese mundo digital.

  2. En andalucía existe control de los portátiles en la aplicación de gestión Séneca: número de serie de cada portátil entregado al centro, asignación al alumno o alumna, estado en que se encuentra… Cuando el alumnado cambia de centro, este registro acompaña al alumno y se puede seguir desde el centro de destino.
    Es obligatorio su gestión.
    ¿De qué estamos hablando? Andalucía tiene mucho camino andado ya en las TIC.
    Da vergüenza oír y leer artículos y comentarios sin investigación previa.

    1. Vuelvo a recuperar la respuesta al comentario anterior en referencia a la lectura de los artículos. Se trata de la necesidad de la consulta de esos datos por parte de las familias, para que ellas puedan saber qué está sucediendo con esos portátiles.

      En referencia al número de serie que se asigna a cada portátil en Andalucía, era un sistema que ya conocía. Aunque también es cierto que, en muchos casos los listados no se actualizan y, posiblemente con el tiempo, si sigue produciéndose la desidia (y muchas veces la falta de tiempo) en la actualización de ese tipo de control, nos encontraremos con problemas de identificación.

      No querría acabar este comentario sin decir que te equivocas completamente en el planteamiento de agresión respecto a Andalucía, ya que no es precisamente una de las Comunidades donde el plan está teniendo mayores problemas y, sin comentarte, que la investigación previa existe. A día de hoy, no ha habido ni una Comunidad Autónoma que haya hecho público un listado con el número de portátiles que se han distribuído, dónde se hallan y en qué estado se encuentran (si realmente funcionara tan maravillosamente Séneca como comentas, no habría ningún problema en hacer clic y imprimir esas listas). Y lo más grave es que, por mucha aplicación informática que haya, muchos centros y familias no tienen un protocolo claro a seguir en su uso.

      1. Hola Xarxatic:

        En Asturias tenemos un registro similar al de Andalucía a través del programa «hermano» SAUCE.

        Internamente nosotros trabajamos con esos listados de los que hablas pero ¿Qué datos crees que tendría que tener un listado público como el que propones?

        Un saludo.
        Evaristo

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link