Destronemos el contenido y entronicemos el contexto

El contenido, mal les pese a algunos, ha dejado de ser el rey en nuestras aulas. Seguir usando metodologías centradas en el mismo y, en la capacidad de retención puntual de nuestros alumnos para, en unos exámenes que cada vez demuestran menos, poder soltar todo eso que, al poco, va a ser rápidamente olvidado y sustituido por nuevos contenidos, no tiene demasiado sentido. Cuando el contenido está al alcance de un clic quizás, lo que conviene, es dejar de adorarlo y pasar a entronizar otro tipo de cuestiones en el aula. ¿Y qué entronizamos? ¿Qué nos garantiza un aprendizaje eficaz que cumpla con las expectativas que nos exige la sociedad? ¿Qué mecanismo, si minimizamos el contenido -eliminarlo del todo como propugnan algunos tampoco es plan-, es el que debemos analizar para garantizar el éxito de nuestros alumnos? Bueno, ¿y qué demonios significa que el rendimiento de un alumno sea exitoso si hemos quitado la posibilidad de esas evaluaciones memorísticas? Yo lo tengo meridianamente claro. Eso no significa que sea lo correcto pero sí lo que, después de unos años, llevo observando. La necesidad de entronizar el contexto. La necesidad de gestionar los lugares de aprendizaje. La necesidad de considerar más importante el saber encontrar soluciones para llegar a «X» que aprender de memoria cómo llegar a «X».

Fuente: http://www.laps4.com/
Fuente: http://www.laps4.com/

Quizás es que plantear blancos o negros, reconvertidos en evaluaciones cada vez más numéricas, no tiene demasiado sentido en un contexto educativo en el que debemos primar el propio contexto. El trabajo en el aula y, como no, la habilidad para llegar a resultados (incluso que los mismos sean erróneos) debería ser mucho más importante que mecanizar los resultados en una hoja de papel o exponer contenidos que, como he dicho antes, están fácilmente disponibles desde cualquier equipo conectado a la red. Plantear estrategias relacionales es mucho más importante que estrategias absolutas. Relacionar conceptos es infinitamente mejor que conocer a rajatabla el concepto. Sí, mezclo conceptos y contenidos pero es que, en nuestra profesión es habitual usar uno u otro término para referirnos a la parte más teórica de cualquier asignatura.

Creo que dotar de las habilidades de búsqueda y de la capacidad de diferenciar qué es importante y qué no es mucho más importante que un trozo sesgado de letras. Creo que, más allá de satisfacer cuotas memorísticas o, incluso, necesidad de resolver problemas prediseñados, lo importante es analizar el contexto en el que se producen los hechos o el que lleva a la existencia de esos problemas. Ya sabemos que si un tren va de Barcelona a Zaragoza y otro de Zaragoza a Barcelona a una velocidad irreal, los resultados van a ser simplemente resultado de un cálculo. El contexto que incluye las vías, la puntualidad de RENFE y, como no, el tipo de tren, va a ser mucho más importante que la velocidad con la que se crucen dos trenes partiendo de puntos diferentes. Porque, sinceramente, quedarnos con el problema matemático sin analizar la realidad contextual del asunto sirve sólo al docente para plantear una pregunta de examen y al alumno para resolverla.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

7 Comments
  1. Hoy en día, cuando todo se pretende institucionalizar, aprobar los exámenes necesarios para obtener un título no garantiza en absoluto que se tengan las destrezas que dicho título avala. Al aislar lo aprendido de la realidad en la que debe aplicarse, al resolver situaciones ficticias en vez de problemas auténticos, se fabrican muchos ingenieros de salón y muy pocos mecánicos de élite.
    http://www.otraspoliticas.com/educacion/examenes

      1. Creo que separar aprendizajes (teórico -reducible y reformulable- y práctico) es un error. Establecer centros teóricos donde se aísle esa teoría de la realidad es, a mi entender, un auténtico sinsentido. No es dónde adquirir habilidades es cómo adquirirlas.

  2. Costará desprenderse a la mayoría de los docentes de una evaluación que se basa simplemente en los contenidos, en su supuesta memorización (o copia), pero es algo que es prioritario en nuestro modo de entender qué hacemos y por qué lo hacemos. Nos cuesta entender el mundo en que vivimos, la realidad líquida en que nos movemos para bien y para mal. Las respuestas dadas no nos sirven, hemos de ponernos a pensar sobre el sentido de la escuela. Ayer promoví un debate sobre la «clase invertida» en mi instituto. Para mi sorpresa fueron bastantes los compañeros que se interesaron por sus fundamentos y por su praxis. Ayer fue un día de debate interno que no había visto nunca. Esto me alienta a creer que hay resquicios para pensar que puede haber una renovación entre el profesorado medio, y por supuesto, la idea de que un examen debe ser la revisión de la memorización de unos contenidos es de lo primero que hemos de revisar.

    1. Los debates internos siempre sorprenden. Cada vez está más claro que los centros educativos no deben ser el «reducto de mantenimiento de praxis decimonónicas» y, me da la sensación que, quizás no haya más compañeros que estén por la labor de cambiar pero, como mínimo, ahora se reablre un debate sobre qué hacer en el aula y cómo hacerlo. Creo que se atisban cambios, más lentos de los que nos gustaría a algunos pero, al final, cambios porque, por mucho que algunos se empeñen en no cambiar, no hay más remedio y las circunstancias nos obligan a ello (como bien reflexionas en alguno de tus últimos posts).

      Un saludo y mucha suerte en el cambio metodológico que planteas para el nuevo curso (que llevo siguiendo desde el primer vídeo que colgaste).

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link