Diccionario gamberro de innovación educativa

La verdad es que, al igual que la mayoría de docentes que intentamos lidiar con las vicisitudes diarias en nuestras aulas, me encuentro cada vez más perdido cuando buceo por las redes, leo determinadas noticias en los medios o, simplemente, veo a determinados gurús educativos cuando hablan acerca de novedades educativas sin parangón, envueltas en fino papel de celofán y, cómo no, llenas de una gran cantidad de espíritu innovador. No creo que sea el único que se pierde en la vorágine anterior y, es por ello que, para aclararme un poco, he escrito un breve diccionario, un poco gamberro porque si no fuera así sería un poco aburrido, acerca de innovación educativa sin ceñirme a las simples innovaciones y ampliando el mismo a aquellas organizaciones y entramados que nos guían, a los simples mortales, hacia el Valhalla. Sí, ese gran salón asgardiano que nos permitirá reunirnos con el Odín innovador, padre de todas las innovaciones educativas con permiso de su representante en la tierra, sor innovación.

Fuente: http://www.concepto05.com

El problema es por dónde empezar para dejarme las menos cosas posibles en el tintero. Bueno, siempre dicen que el olvido es virtud en ocasiones y creo que en esta, más que la cantidad, lo importante es la calidad del diccionario. Bienvenidos al diccionario gamberro de innovación educativa.

ABP. Aprendizaje Basado en Proyectos. Para que nos entendamos, lo mismo que aprender a hacer una paella pero con un proyecto multidisciplinar que, sólo los puristas se atreven a considerar proyecto. Sí, según algunos no todo es ABP y, por tanto, si queremos un proyecto que sea ABP tenemos que seguir unos ciertos pasos. Para aquellos caóticos se va a aceptar ABP como cualquier proyecto que se haga en el aula para aprender algo porque, por desgracia, hacer proyectos por hacer proyectos es algo muy aburrido que, por desgracia, genera mucho trabajo al docente.

Aprendizaje holístico. Sinceramente, no tengo demasiado claro el concepto. Supongo que se refieren al tipo del aprendizaje que se realiza de forma global, en el que intervienen desde el intestino delgado hasta la pituitaria. Es por ello que también se denomina aprendizaje global o, en caso de tener un poco de sentido común, gilipollez educativa elevada a la enésima potencia. Eso sí, no hay ponencia que se precie que no tenga, dentro de sus diapositivas, alguna destinada a hablar de este concepto.

Arduino o la programación que me importa un pepino. Es una pequeña plaquita del tamaño de un paquete de cigarrillos minitaurizado que, por suerte, permite hacer las mayores tropelías cuando lo conectas a un equipo informático. Además es superlibre y superfashion. Nada mejor que decir que trabajas con Arduino en tu centro. No vayas a confundirte y decir que trabajas con algún clon de la anterior (Funduino, por ejemplo) porque vas a parecer un cole de esos pobres que no tienen ni para calefacción. Millones de tutoriales en la red van a permitir que tú, por muy inútil que seas, puedas crear una Estrella de la Muerte que destruya a toda tu población de Playmobils o Barbies. No tiene efectos secundarios. Eso sí, recomiendo que, antes de conectarlo a la corriente uno vigile muy seriamente la tensión máxima que admite porque, por desgracia, es un poco sensible a ponerle algunos voltios de más. Un juguetito bueno y barato para el aula. Puede enganchar.

Un pequeño detallito… por muy chulas que os parezcan las cosas que hacen otros y bien que se vendan en la red considerad que, por desgracia al igual que sucede con los tipos y tipas que llenan revistas del corazón, la realidad y la imagen que os venden se parecerá en poco al producto que conseguiréis con vuestros alumnos. No os desaniméis, a todos nos han tomado el pelo.

Aulablog. Grupo de amiguetes que se reúnen cada cierto tiempo -y que disponen de un blog– para, en un principio, ayudar a difundir ciertas prácticas educativas en sus eventos anuales. Formados por un nutrido de socios, muchos de los cuales se hallan ahora liberados a perpetuidad en el CRIF Las Acacias (sí, la asesoría educativa más molona e innovadora de la Comunidad de Madrid) y que, gracias a la Fundación Telefónica, han conseguido colaborar con Ferran Adrià un manual para implementar la creatividad en las aulas. Unos cracks. Unos putos cracks que pertenecen a la avanzadilla innovadora.

B-learning. “El b-Learning (formación combinada, del inglés blended learning) consiste en un proceso docente semipresencial; esto significa que un curso dictado en este formato incluirá tanto clases presenciales como actividades de e-learning”

Es el mecanismo de enseñanza que usan la mayoría de universidades virtuales (que no tiene nada que ver con la virtud de su enseñanza) de nuestro país. Maravilloso material online (totalmente actualizado y de interés excelso), con unas pruebas de evaluación finales y, gran expedición de certificados y títulos académicos (mayores porcentajes de titulación por los alumnos que cursan esos estudios). Un sistema de reducción de gastos y mejora educativa cuestionable.

Badge o insignia. De esos maravillosos dibujitos parecidos a los toi de mi época estudiantil que te regalan determinados docentes por completar las tareas. Sí, eso que antes se llamaba estrellitas y caras contentas y tristes que usan aún como mecanismo de maltrato psicológico a los niños de corta edad y que, junto con la silla de pensar, hace tanto daño a las mentes jóvenes. No hay nada mejor que poner, en lugar de un lustroso 10, una insignia que diga “colega, te has matado en el curro y las sumas se te dan superguay”. Eso sí, siempre pensando que los badges deben ser graciosos porque, por desgracia, hay algunas organizaciones (como los MOOCs del INTEF -otra palabreja chusca-) que se lucen en los mismos y, por desgracia, sólo han aprendido el doble cromatismo verde y naranja. Y lo dejo aquí.

Cesarbonismo. Religión que consiste en pontificar y subrayar con fosfi cada uno de los capítulos de los libros de César Bona. En los salones de tatuaje se ha empezado a instaurar la moda del tatuaje del gurú en las nalgas y, es por ello que, más allá del dolor puntual que puede significar lo anterior, es fácil observar, una vez despojados de la ropa interior y de gran parte del sentido crítico que debería pedirse a los docentes, quienes pertenecen a ese club de fans tan fiel. Religión educativa que, por cierto, es capaz de llenar estadios de fútbol. Bueno, estilo Backstreet Boys aunque con mucha mejor percha y más buenorro.

E-learning. Se denomina aprendizaje electrónico (conocido también por el anglicismo e-learning) a la educación a distancia completamente virtualizada a través de los nuevos canales electrónicos (las nuevas redes de comunicación, en especial Internet), utilizando para ello herramientas o aplicaciones de hipertexto (correo electrónico, páginas web, foros de discusión, mensajería instantánea, plataformas de formación -que aúnan varios de los anteriores ejemplos de aplicaciones-, etc.) como soporte de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Sí, otra maravillosa definición sacada de la Wikipedia.

Según algunos expertos, “podemos considerar el e-learning como la misma basura que la Educación tradicional pero en diferente continente” (Roger Schank).

Aunque las palabras de Roger (sí, sí…le llamo Roger) no me acaben de convencer del todo, la realidad demuestra que el e-learning es un mecanismo que ofrecen algunas Universidades dentro de su programa “pay for title” (pago por título). ¿En qué consiste este programa? Pues es bien fácil… uno se matricula en una Universidad virtual, elige su máster o posgrado, busca en la red sitios donde se ofrecen a hacerle los trabajos que le mandan, los compra, los presenta en su maravillosa Universidad y, después de un coste económico (la suma de la matrícula de los estudios y de la compra de esos trabajos) tiene en sus manos un título para enmarcar en las paredes de su domicilio o despacho profesional. Eso sí, todo a distancia sin sonrojarse lo más mínimo.

EABE. Reunión anual de héroes, mayormente andaluces, que prefieren destinar parte de su tiempo a hablar sobre temas educativos que a otras cuestiones. El problema es cuando, a veces, da la sensación que todas esas buenas ideas de las que se habla en este tipo de eventos jamás llegan a oídos de la administración y se quedan, al igual que muchas otras, en el simple limbo educativo donde, lamentablemente, ya empieza a haber demasiado overbooking de las mismas. Con lo poco que le costaría a la administración educativa bucear entre ellas en lugar de creerse a tipos que nunca han pisado un aula o, simplemente, a algún mangante que quiere lucrarse con la educación.

Escola Nova 21. Organización, entre paramilitar y pseudomafiosa, que empieza a hacerse con el control de los centros educativos catalanes, avalada por La Caixa, el diari ARA y la Fundación Jaume Bofill, con íntimos contactos con la administración educativa catalana que provoca, entre el gustirrín y la necesidad del disimulo en los docentes cuyos centros educativos se hayan sometido a sus exigencias. Eso sí, su cabeza visible no ha dado nunca clase, tienen algún escaqueado del asunto que sólo busca largarse de la misma -y esto se lo ha permitido- y, por qué no decirlo, salen más en determinados medios de comunicación que Melendi. Y eso es para preocuparse.

Flipped Classroom. Método/modelo/dinámica de aprendizaje basada en invertirlo. ¿Y cómo demonios se invierte? Fácil. Se coge una cámara web (si hay pasta algo más profesional), se sube algún vídeo a la nube (procuremos que sea gracioso porque, por desgracia, si el alumno tiene que estar cinco minutos viendo a un tipejo aburrido que suelta teoría desconecta aún con más facilidad que en la clase) y voilà… ya podemos tener la seguridad que podemos usar las horas de clase para hacer algo productivo con ellas. ¿Y qué es productivo? Debatir sobre temas que, por desgracia, con vídeo guay o sin él, siguen sin interesar a la mayoría de nuestros alumnos.

Gamificación. Concepto básico para entender las dinámicas de juego basadas en aparatos de diferentes medidas, colores y sabores. No hay congreso educativo que se precie sin que se hable de gamificación. Y qué mejor momento para entender el concepto que ahora. Y qué mejor definición que la de la Wikipedia que nos define tamaña innovación como el uso del pensamiento y la mecánica de jugabilidad en contextos ajenos a los juegos, con el fin de que las personas adopten cierto comportamiento. Que la Wikipedia va de lujo para entender cosillas. Y sí, por si alguien aún no lo ha entendido con lo maravillosamente que nos lo explica la enciclopedia para palurdos, qué mejor que hacer un símil entendible al personal y considerar la gamificación como el uso de pelotas para aprender por pelotas cambiando el concepto de pelotas por algo mucho más digital tipo Minecraft, Clash of Clans o, cualquier otro de esos juegos tan chachipirulis que van a darnos horas de aprendizaje ameno.

Gurú. Guía espiritual de las TIC o de la metodología innovadora más molona, clasificado en diferentes subespecies. El gurú 2.0 no nace, se hace (o más bien, lo hacen). Eso sí, el gurusismo educativo y la realidad de aulas divergen en demasía, pero sus palabras son tomadas como homilía por sus adeptos. Por cierto, el grado de gurusismo se incrementa según la distancia entre el gurú y las aulas.

Inteligencia emocional. Concepto muy relacionado con las emociones que permite que ciertas universidades privadas -y alguna pública- hagan su agosto ofertando másters sobre el tema y que, está impartida por personajes que tienen, entre sus enorme currículum, cursos de bioenergética, sanación o, simplemente reiki. Ya, la homeopatía educativa vende y, visto el precio de estos cursos y la cantidad de mentecatos que los realizan, muy bien.

Inteligencias múltiples. Cortina de humo que esconde un entramado empresarial que permite que, algunos centros puedan vender a los padres homeopatía educativa. Postulados muy críticos acerca de cuestiones filogenéticas que, por desgracia, son compradas por más de uno. Por lo visto no hay nada menos inteligente que comprar un pack de inteligencias a peso. Bueno, a menos que te quieras denominar innovador.

Ley educativa. Tipo de articulado legislativo redactado por sabios, economistas y curas, cuya máxima es la de complicar el asunto a los docentes, desconcertar a los alumnos y, por desgracia, tener siempre la necesidad de hacer cambios incluso que no se haya demostrado si el articulado anterior funciona o no. ¿Alguien se plantea qué se hubiera podido hacer con la Ley de Villar Palasí si se hubieran destinado los recursos que se destinaron a la LOGSE, los de la LOE y los de la LOMCE? Y todo ello sin contar las mordidas que se han llevado algunos, los porcentajes en la construcción de centros educativos o, simplemente, el reparto de sobres entre amiguetes.

M-learning. Se denomina aprendizaje electrónico móvil, en inglés, m-learning, a una metodología de enseñanza y aprendizaje valiéndose del uso de pequeños y maniobrables dispositivos móviles, tales como teléfonos móviles, celulares, agendas electrónicas, tablets PC, pocket pc, i-pods y todo dispositivo de mano que tenga alguna forma de conectividad inalámbrica. Y sí, es otra definición más de la Wikipedia. Que uno esta vaguete a estas horas.

Lamentablemente, se trata de un concepto que no tiene nada que ver con la realidad de las aulas de nuestro país, donde el uso de los móviles está prohibido por defecto y, con unos informes de miopización que provocan esos dispositivos, preparados en las Consejerías pertinentes, por si al gobierno del Estado se le ocurre regalar/dotar de móviles en un futuro plan Escuela 2.1 (o 2.0 bis). Eso sí, si El Corte Inglés, Telefónica o alguna otra multinacional que vende móviles, en alguna reunión a base de gambas y langostinos frescos con los responsables educativos de nuestro país, recomienda a los mismos ese tipo de aprendizaje, posiblemente nos encontremos con móviles en nuestras aulas en algún momento.

Hay millones de blogs en los que defienden las bondades del uso educativo de lo móvil y otros millones donde dicen lo nefastos que son para el aprendizaje. Así que ustedes hagan lo que les dé la gana. No será por no poder justificar su decisión.

Metodología activa. Todo aquello que no tenga nada que ver con una metodología tradicional que no existe, aunque a algunos les interese que exista. Por lo visto, dar clase no debe ser algo activo si no se usan unos determinados mecanismos. Es por ello que conviene taxonomizar a los docentes en función de la actividad que realicen y cómo la realicen no sea que se nos cuele algún tipo en las aulas que se adapte a los alumnos sin seguir el vademécum innovador.

Mindfulness. Sinceramente, a nivel educativo, esto del Mindfulness aún no he conseguido entenderlo del todo. Da la sensación que sea una necesidad de comulgar el yo interior con el yo exterior. Supongo que, en un primer momento estaba muy relacionado con la sustitución de antidepresivos por parte de los docentes por métodos tradicionales de meditación, ahora con la palabra inglesa ya no me queda tan claro. Según los grandes expertos en el tema (sí, también da para vivir del cuento) el mindfulness consiste en una técnica milenaria que permite que nuestros alumnos se concentren y presten atención plena a lo que están haciendo. A ver, voy a probarlo en el redactado de este artículo… Ommmmm. Nada, que sigue la incoherencia habitual en mis redactados. No sirvo para ser un receptor de sapiencias milenarias.

MOOC. Sonido que, por desgracia, emiten los coches cuando están en un atasco. Pues bien, la exportación lógica a la docencia de la onomatopeya no puede ser menos que recurrente. Considerar un curso donde tropocientasmil personas se inscriben para aprender algo de forma gratuita que, a menos que pagues una pasta, no te dan título es una nueva manera de financiar las Universidades de medio mundo. Cursos masivos e impersonales donde lo más guay es cuantificar el aburrimiento que subyace tras cada uno de los maravillosos vídeos de presentación. No olvidemos que un MOOC debe estar diseñado de tal manera que más del 95% de los alumnos lo abandonen a las pocas horas de haberse matriculado en el mismo (sí, cuento dentro de ese grupo a los que una vez matriculados ni tan sólo lo empiezan). Muy guay para distribuir conocimiento de forma abierta. A veces incluso puede aprenderse algo. Por cierto, no confundir con MU, ya que en este caso nos estaríamos refiriendo a la onomatopeya de una vaca que, en función del alargamiento de la U, nos indica su estado psicológico y el maltrato que está sufriendo.

Por cierto, ahora la moda son los NOOC. Sacando, por cierto, las últimas leches de la ubre de vacas cada vez más agotadas. Pobres empresas que sufren en silencio por no poder seguir chupando de la educación.

Moodle. El hermano feo de los libros de texto. Un montón de hojas enviadas en pdf, actividades que nadie se mira y, por qué no decirlo, una sensación agridulce al ver como no puedes acceder la mayoría de los días en tu centro al mismo, has perdido la contraseña (o, más bien la han perdido la mayoría de docentes y si eres el pobre desgraciado que gestiona la plataforma, debes volverles a crear una) o, simplemente, descubres que es un auténtico timo que lo único que hace es complicar a ese libro de texto que no puedes usar para que no cuestionen tu grado innovador. Bueno, Moodle tampoco es muy innovador pero, a veces, mola. Y si no mola, siempre uno puede dar cursos sobre la plataforma porque alguien sigue comiendo muy bien de perpetuar su existencia.

PISA. Esas pruebas externas que hace una organización económica externa a determinados países, que cuesta una pasta y que permite interpretar una cosa y su contrario. Lo mejor de estas pruebas es que permiten disertar un tiempo al personal sobre las mismas aunque, por desgracia, sirvan entre poco y nada a la hora de la mejora educativa.

Post-it. Imprescindible en todos los saraos innovadores porque, ¿qué hay más innovador que un post-it de colores colgado en una pared donde los participantes van exponiendo sus ideas? La verdad es que si no fuera por los docentes y sus encuentros fuero del horario lectivo para reunirse tipo Juniors o «foc de camp«, los fabricantes de post-its se irían al carajo.

Scratch. Un lindo gatito que permite, en la mayoría de ocasiones, tener distraídos a los chavales por un tiempo hasta que se dan cuenta que lo único que pretende su profesor es tenerlos copiando prácticas que ya están hechas. Eso sí, mientras se hace Scratch, qué mejor que escuchar la canción de moda o, simplemente, tener abierta una sesión online -en caso que internet lo permita- de un juego de disparos.

Sor innovación. La monja más dicharachera de la innovación educativa. Copropietaria de un centro educativo subvencionado con dinero público que cobra la friolera de más de 300 euros mensuales y que ha sido postulada para el premio Princesa de Asturias. La gran representante del dios educativo en la Tierra.

Visual Thinking. Qué mejor que una imagen para representar lo que queremos decir. Las imágenes son el alma mater de un mejor aprendizaje y, es por ello que a los que el creador no ha tenido bien dotar de habilidades en el dibujo (sí, soy de esos que aún sigo dibujando en la pizarra y los alumnos cachondeándose a la par que intentan entender qué he dibujado) tenemos que buscarnos la vida. O sea, chupar alegremente imágenes de otros procurando que estén bajo licencias libres (CC). Sí, ya veis que os he introducido otro vocablo sin querer… el de licencias Creative Commons pero, aquí, os buscáis la vida. Bueno, va… para los llorones y con pocas ganas de teclearlo en Google ya os doy una página. Jo, es que lo queréis todo hecho.

Por cierto, el mejor aprendizaje visual se da en los servicios de los centros educativos. Entre números de teléfono para enviar Whatsapps y búsqueda de pareja más o menos estable, la gran cantidad de dibujos que se encuentran entre dichos datos daría para que nuestros alumnos asumieran todas las competencias educativas planteadas por la administración de turno.

Nada, un refrito innovador un poco gamberrete pero, es lo que tiene que se haya reabierto una herida y que, en lugar de usar una impresora 3D para hacerte un maravilloso cierre que permita poder lucir el palmito en la playa, te hayan puesto unas cuantas grapas para que tu único uso futuro sea tu reconversión en morcilla 🙂

Si conocéis algún otro concepto innovador que se me haya quedado en el tintero, no dudéis en incorporarlo como comentario. Ésta es vuestra casa.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

17 Comments
  1. Educación expandida. Dos acepciones: 1. Juego teórico abstracto ideado por un pedagogo inspirado, que consiste en tomar un mazacote de educación y estirarlo como un blandiblú sobre una realidad virtual. 2. Expresión moderna y supermolona que sustituye a “se aprende en cualquier sitio, no solo en la escuela”

  2. Este maravilloso diccionario sirve, entre otras cosas, para gozar sabiendo de la gran cantidad de expertos educativos que hay, y que huyen como fantasmas de las aulas y colegios.
    País de pandereta innovadora… 🙁

    1. Nada más lejos de mi intención el hacer perder clientes a esos «expertos» educativos que, tanto son capaces de venderte un meado para curar una úlcera en infantil, como una sesión de meditación con los ojos cerrados para recordar los deberes que uno tiene que hacer por la tarde. Sí, país de pandereta pero no sólo innovadora.

      Un abrazo Mario.

  3. Gracias, me has vuelto a dar material para las dos, únicas, clases que me han dejado en la asignatura de Innovación. A veces pienso que por esto cada vez tengo menos horas, 😉 pero me apetece mucho que los futuros profesores conozcan las posibilidades de la innovación y a su vez, discutamos hasta que punto se pueden llevar al aula o sólo sirven para dar charlas o cursos.
    Así que si no estoy muy liado la semana que viene te cuento como ha ido darle un repaso al «diccionario de la innovación».
    Saludos

    1. Espero con ansia que me cuentes cómo te ha ido. La verdad es que, da la sensación que el cuestionar lo que está sucediendo en el ámbito educativo, esté generando una serie de «repercusiones profesionales» que dicen muy poco de la necesidad/libertad de hacerlo. Un saludo y gracias.

  4. Se me ocurren tres a cual más ocurrente:
    CLIL en sus siglas en inglés o AICLE en español. Aprendizaje integrado de contenidos y lenguas extranjeras. Pesadilla recurrente de cualquier profesor bilingüe. Su propia definición choca tozudamente con la realidad.
    PLN o PLE, red o entorno personal de aprendizaje, el Juan palomo educativo.
    OUT of school LEARNING, Aprendizaje fuera del aula. Si los padres salesianos que nos sacan de excursión levantaran la cabeza… 😊

  5. Moodle viene muy bien en enseñanza a distancia, entre gente adulta que no puede asistir a clase. Se pueden poner contenidos, programaciones, periodización, fechas de exámenes, cambios…
    PAI: en Navarra Programa de Aprendizaje de Inglés. Para muchos, un horror. Otros lo verán bien. Por mi, que desaparezca cuanto antes.

    1. Moodle tiene su sentido en alumnos a los que debe dárselo todo masticado y organizado. Sí, el típico libro de texto online con las posibilidades de foros de debate online, chats y comunicaciones virtuales. No, no es una mala herramienta aunque si sólo la usamos para colgar pdfs pierde todo su sentido. No, no conozco el tema del PAI. Deberé echarle un vistazo.

      Gracias por comentar y pasarte por aquí.

  6. Algo de nueva jerga de ‘innovación educativa’:

    Portfolio: dícese del cuaderno de clase de toda la vida, pero muuucho más guay

    Evidencia de conocimiento / evidencia de lectura: la ficha que das a tus alumnos para hacer en clase / la que hacen resumiendo el libro que se acaban de leer. No vale decir «ficha», es feo.

    Metacognición: ¡!?? Francamente, ni pajolera, no lo capto ;-). Creo que va a ser algo así como «pones a tus alumnos a pensar con normalidad y les explicas algo»

    Celebración del aprendizaje: jornada lúdicofestiva que antes llamábamos «día de puertas abiertas en el cole». La única diferencia es que hay que sonreír mucho a los papis cuando entran y disimular tu estrés.

    CSI (color, símbolo, imagen): innovadora «rutina de pensamiento» que simplifica la explicación de un concepto en clase, poniendo a los alumnos a elegir un color, un símbolo y una imagen con las que mágicamente van a entender dicho concepto por inspiración cósmica, al hilo de un debate abierto

    Plan Lector: iniciativa vertebradora para la motivación lectora en el centro que se traduce en una sala chill-out con pufs y alfombras en la que los niños pierden el tiempo simulando que leen un libro, como toda la vida

    (ufff, qué difícil es esto de estar al día…)

  7. Aporto otro:

    Step Inside: «rutina de pensamiento» que consiste en que los niños se «metan en la piel» de un personaje (ej. un legionario romano) y que contesten a las preguntas ¿Qué percibe? ¿Qué piensa? ¿Qué le preocupa?. En teoría es un buen ejercicio de imaginación; en realidad es una forma ideal de rellenar grandes ratos… y aprender poca historia («¿qué ****** sabe nadie lo que estaría pensando aquel pobre legionario?»)

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link