Docentes cotillas

Debo reconocer que me encantan los hilos de alguien que, por publicar un hilo acerca de alumnos que había tenido y que ahora, por lo visto, han votado a VOX, se ha hecho viral. Me parece un gran profesional (ya sé que siempre, con todas las precauciones que supone tomar como cierto lo que se dice en las redes) pero, me da la sensación que hace algo que no se debería: cotillear las redes sociales de alumnos y ex alumnos. Yo, sinceramente, no lo veo.

Fuente: Desconocida

A mí no me interesa si mis alumnos siguen a VOX, a Podemos o, yendo a algo más banal, si ponen me gusta a todo lo que se refiere a determinadas cuestiones que publica su artista favorito. No me preocupa si van a la playa, si tienen perro o, simplemente, deciden hacer una fotogalería con su pareja en todas las posiciones posibles. No es algo que, como docente, deba preocuparme. Ni tampoco creo que sea algo a considerar como relevante en mi profesión.

Otro tema muy diferente, es que por mi especialidad o por dar clase en determinados grupos, pueda abrir un espacio en alguna red social para intercambiar materiales, experiencias o, simplemente, informar de noticias que suceden a nivel tecnológico. Tampoco es lo mismo coger al azar la cuenta de un alumno para demostrar que, lamentablemente, no toman las precauciones necesarias. He explicado políticas de privacidad y les he enseñado a configurar las redes para que tengan menos exposición a los peligros con las mismas. Ésa sí que es mi función. Además, como he dicho antes, va muy relacionado el tema con mi perfil profesional.

Debo reconocer que también he usado un grupo de Whatsapp con mis alumnos de FP Básica hace unos años para poder intercambiar determinadas cuestiones (si algún día alguno falta, se puedan pasar los deberes o lo que han hecho o, simplemente, ir publicando cosas que les pueda interesar como, por ejemplo, las fechas de preinscripción para FP, cuándo debían ir a la empresa a hacer prácticas, etc.). Son herramientas muy potentes que permiten una comunicación mucho más fluida y rápida. Y solucionan determinadas cosas.

Pero ya os digo… lo que me preocupa es que haya docentes que se hagan «amigos» de sus alumnos en las redes. Más aún que cotilleen las mismas o que, al final, pretendan saber de algo para lo que ellos no han dado un permiso explícito. A mí no me interesa saber a qué partido votan mis alumnos. Aún menos cuestionarme si van de procesión o no. Creo que el tema de su privacidad (incluso que no la protejan) es importante.

Hace muchos años que tengo un perfil en Twitter abierto y sé que varios alumnos que tengo (y he tenido) me siguen. También que alguna vez intercambian mensajes conmigo pero, sinceramente, jamás me he visto en la necesidad de seguirlos. Quizás es que tenga demasiado por preocuparme con mi propia vida para preocuparme de ciertos cotilleos. Quizás es que, a veces, me interesa mucho más el día a día que vivo en el aula con ellos que saber qué hacen fuera de ella porque, si ellos quieren contármelo bien. Si no, no tengo porque ir indagando. Es su vida.

Una reflexión en voz alta acerca de una situación (el cotilleo por parte de docentes) que no acabo de entender. Y, además, me parece totalmente contraproducente. Eso sí, como digo siempre, es solo mi opinión.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. És la primera vegada que deixe un comentari al teu blog. Els he llegit tots i la major part d’ells m’agraden. Estic jubilada des de fa quatre anys, per incapacitat. He llegit els comentaris del professor i he llegit els conentaris. M’he posat a plorar. L’equidistància és molt perillosa. No, no és el mateix el feixisme que el comunisme europeu. I no sóc comunista.

    1. L’equidistància sempre ha estat quelcom molt perillós. I no, hi ha coses que no són les mateixes però saps bé que no anava el post per la necessitat de posicionar-se o no. Feia més referència a la necessitat de «revisar» les xarxes socials dels nostres alumnes.

      Disfruta de la jubilació Mireia. I moltes gràcies per les teves paraules.

  2. Yo tengo Instagram, una red social en la que los adolescentes están muy activos. Hasta ahora seguía a mis alumnos, pero de un tiempo a esta parte me sentía incómodo por ello y después de leerte he decidido dejar de seguir a todos. No voy a cerrar la cuenta, puesto que no veo mayor problema en usarla y que ellos lo vean (me considero bastante responsable del uso de las redes), pero es cierto que ellos tienen su vida y yo no soy quién para cotillearles una red social en la que muchos comparten parte de su vida personal. Así que gracias por la reflexión, porque era el punto que me faltaba por ver.

    Respecto a la serie de tuits en cuestión, me parece que hay muchas cosas mal en los planteamientos del profesor, y todos los señala perfectamente Un tío blanco hetero en uno de sus vídeos.

    1. El problema no es que nos sigan (yo tengo el perfil en Twitter abierto y no me importa que alumnos lean lo que publico). Otra cuestión, que es la que planteo en el artículo, es si nosotros debemos «cotillear» sus redes. Ahí es donde creo que debería estar la línea roja porque, yo sí que creo en que los alumnos deben contarnos lo que a ellos les apetezca. Jamás forzar o ver qué están haciendo en función de lo que publiquen.

      Un detalle, en este artículo no hablaba del hilo y sí de la necesidad de saber qué hacen nuestros alumnos cotilleando sus redes sociales 😉

      Un saludo y muchas gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link