Docentes demasiado contradictorios

Reconozco que es muy difícil defender la abolición de la monarquía por su heredabilidad familiar y, en cambio, defender el modelo cubano donde, curiosamente, se han pasado el liderazgo entre hermanos. Sé que es difícil pero todos sabemos que algunos, en su cerrazón ideológica, son capaces de defender una cosa y su contraria. No solo sucede en el ámbito político o social, también nos encontramos un gran ejemplo de ello en el contexto educativo. Docentes o, personas que hablan acerca de temas educativos, capaces de defender una cosa y su contraria en función de quién la proponga. Y como sé que a algunos os gustan los ejemplos, voy a intentar satisfaceros con algunos de ellos.

Fuente: ShutterStock

En primer lugar, ¿a nadie le chirría que docentes que están en contra de la irrupción de multinacionales en el sector educativo estén a favor de cederlo todo a Google? ¿Realmente a nadie le sorprende el discurso, por ejemplo, el discurso anti Microsoft que algunos llevan haciendo desde hace mucho y ver ahora el discurso que están llevando a cabo a favor de otra multinacional. Y no, no me vale que lo defiendan bajo el tema de la falsa gratuidad porque, al final, lo que criticaban de Microsoft (sigo con el ejemplo) era la posibilidad de que se usaran los datos de los alumnos. O, simplemente, defendían la necesidad de que las empresas no entraran como elefantes en una cacharrería a hacerse con el pastel educativo. ¿Qué ha cambiado? ¿Qué luz han visto que los demás no sabemos ver?

Sigo, si me permitís, con el tema de aquellos que están totalmente en contra de los deberes para casa y defienden una metodología que consiste en hacer cosas en casa, realizar trabajos en grupo fuera del centro educativo o, simplemente, aquellos que a algunas cosas las denominan deberes y a otras tareas útiles. La verdad es que, en algunos casos, yo no sé ver la diferencia. Quizás es que, para mí, deberes son tareas para casa. Otro tema es que podamos hablar de tareas repetitivas, necesarias o innecesarias pero, lo que no puede hacer uno es crear un change.org para abolir los deberes «porque los niños necesitan tiempo para jugar» y ponerse de abanderado de metodologías que piden hacer cosas en casa.

Lo mismo para el tema de los recortes educativos. Es curioso ver la cantidad de docentes que se olvidan de los primeros que empezaron a recortar el sueldo a los docentes (tanto a nivel autonómico como estatal) y solo se acuerdan de esos recortes cuando no los aplican los suyos. Es lo que tiene la memoria selectiva de algunos. O, simplemente, es lo que tiene ser totalmente contradictorio. No sea que uno deba abandonar su ideología monolítica y pensar de forma más global en lo que está sucediendo en educación. Lo mismo para aquellos que, curiosamente, están obviando quién creó los conciertos educativos (de los que hasta hace bien poco criticaban el mantenimiento por el partido «de los malos») o las declaraciones de uno de sus representantes que dice que debería acabarse con los funcionarios.

Ya si eso entramos en los sindicatos educativos que defienden la necesidad de sacar plazas a oposición y se quejan cuando sacan más de las que quieren que se saquen. Contradictorio no, lo siguiente. Bueno, el tema de los funcionarios que cuando se sacan plaza se olvidan de los grupos que les dejaban o del reparto justo de horarios para asignar lo que no quieren a los interinos, también es algo que debería analizarse. Bueno, para ponernos estupendos podríamos analizar por qué ocho de cada diez docentes de la pública eligen la sanidad privada. Y no, que no me vengan con trolas. Es porque la consideran mejor. Pues si la consideran mejor, ¿por qué no dicen lo mismo de la educación privada donde, por cierto, sé que algunos políticos y docentes que iban en camiseta verde hace bien poco, llevan a sus hijos? Alto grado de hipocresía y contradicción.

Va, ya me he venido arriba. Docentes que critican el uso de libros de texto y les ponen un PowerPoint pirateando materiales bajo copyright de una editorial. Rizando el rizo aquellos que no obligan a comprar libros de texto a sus alumnos y tienen un material de elaboración propia a base de fotocopias del libro de la editorial X. O, simplemente, aquellos que estando en contra del uso de libros de texto, están a favor de los programas de reutilización de libros de texto. La verdad es que no hay por dónde cogerlos. Bueno, sí pero, al ser horario infantil, prefiero no mencionarlo.

Voy a seguir con aquellos directores catalanes que conozco con los que hablé hace tiempo acerca de la posibilidad de seleccionar a dedo a sus docentes. Muchos de ellos totalmente en contra y ahora, al cabo de pocos años, los primeros en pedir a la administración educativa de su Comunidad, la posibilidad de elegir más de los que les permiten. Incluso proponen en abierto la posibilidad de echar a algunos funcionarios de sus centros porque no tienen sus ideas pedagógicas. Esto también sucede con algunos directores de «izquierdas» (bueno, algún día tendremos que hablar de qué siglas representan qué) que van de abanderados de la igualdad y pretenden imponer un fascismo nada encubierto en los centros que gestionan. Alguno hay. Bueno, hay más de uno.

Lo de las recuperaciones en julio tan criticadas en Madrid resulta que son maravillosas en Cataluña. Y lo dicen los mismos que estaban en contra del adelanto de las madrileñas a sabiendas que ya fueron un fiasco en su momento. Lo importante, por lo visto, es vender que la misma idea va a ser muy buena si lo decimos nosotros y muy mala si lo dicen otros. Es lo que tiene la priorización de la neurona ideológica frente al sentido común.

Voy a permitirme obviar la ausencia de críticas a reuniones de tipos que nunca han dado clase por parte de algunos que criticaban el mismo tipo de reuniones cuando las realizaban los otros, la huida del aula bajo el pretexto de hacerse mejores docentes o, simplemente, el usar el mismo argumento para decir una cosa y su contraria.

Una lástima que existan las redes sociales y las hemerotecas porque, por desgracia para algunos, es demasiado fácil ver en la gran cantidad de contradicciones que incurren por motivos que, curiosamente, no tienen nada que ver con cuestiones educativas (o cambio meditado de posicionamientos) y sí con otras cosas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Caguen la puta, deixeu-se d’històries i entreu a les classes a treballar oblidant les lleis i els decrets i a vore si estem més ambb els nanos i les famílies que viuen putejades com nosaltres. A vore si d’una volta trobem a l’enemic. Bon dia.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link