¿Dónde está el límite?

No, no hay límites. Las noticias «educativas» se superan a cada día que pasa. No es sólo que, tal y como sucede habitualmente, se esté haciendo un hype con el tema por necesidades imperiosas de determinadas organizaciones económicas. Se trata de la necesidad de la búsqueda del más allá del infinito. Hoy, sin ir más lejos, me han pasado por correo electrónico un enlace en el que el Premio Nacional de Educación de 2015 anunciaba o validaba a una cierta franquicia dedicada a empastes y blanqueamiento dental. Sí, referentes educativos en el mundo de la odontología, otros en compañías dedicadas a la venta de muebles y, finalmente, un grupo dedicado a avalar las políticas educativas de una entidad bancaria. Eso sí, siempre con el apoyo institucional, del OPUS y de la alcaldesa de la segunda ciudad más poblada del país.

Fuente: Facebook

La verdad es que, cuando uno piensa que lo ha visto todo y que no puede llegarse más allá del despropósito, se encuentra con noticias que hacen matemáticamente imposible encontrar el límite. No hay un valor infinito para tal situación ya que, como todo buen matemático sabe, el infinito siempre puede verse ampliado por un valor numérico. Bueno, sinceramente, no lo tengo claro pero creo que un más uno ante cualquier número o representación matemática siempre lleva un paso más lejos el asunto. Nada, no hay límites. No es por no ser capaz de proponer cosas pero es que, ante tal aluvión de detritus educativo uno no puede menos de preguntarse si no conviene, de una vez, dedicarnos a crear un cuerpo docente de barrenderos de lo estrafalario. Nos quejamos amargamente de tarotistas o participantes en determinados programas educativos pero, realmente donde se halla la acción soez y barriobajera es en las noticias educativas. No hay parapsicólogo que lo solucione ni herramienta que permita hacer un borrón y cuenta nueva para trasladarnos a una era previa a la mediatización de determinados despropósitos. Sí, las redes son maravillosas pero, para alguien que crea un poco en los chavales quizás, habría momentos en que le gustaría no tener acceso a tanta bazofia que nos venden como solución a todo.

Tengo dudas razonables acerca de muchas cosas. Sólo hay una cosa, más allá de seguir poniendo sólo con tilde, que tengo clara y es la necesidad de llamar a la basura por su nombre. Y mucho de lo que está sucediendo en el ámbito educativo, mediatizaciones que se están realizando de ciertas cosas, organizaciones económicas y religiosas que, no se sabe muy bien por qué tienen tanto poder, es auténtica basura porque, lamento informar al lector adepto a lo anterior, que lo único importante son los chavales y su futuro. No el ombliguismo de unos, la creación de ideologías o, simplemente, el típico votante que permite mantener a algunos en su cargo y a otros, cuando acceden a los mismos, aumentar el grado de dejadez educativa. Sí, voy a repetirlo: lo importante son los niños y niñas que están en nuestras aulas que, ni son una guardería ni un experimento social. Son parte importante de nuestra sociedad. Quizás -y podría quitar ese quizás- la más importante.

¿Sabéis cuando uno publica vídeos en Youtube sobre un determinado videojuego o siguiendo una determinada línea argumental? Pues lo mismo, pero sin que debáis ver el pijama que llevo puesto ahora 🙂
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link