¿Dónde están los gurús educativos cuando toca posicionarse públicamente?

Ayer supimos el articulado legislativo final que obliga a nuestros alumnos a superar una determinada prueba para obtener la titulación de ESO o Bachillerato. Muchos docentes, padres y políticos, entre muchos otros, se posicionaron abierta y públicamente en diferentes medios a favor o en contra de dicha decisión. Ayer se llenaron las redes de defensores y detractores de la prueba, enzarzados ambos posicionamientos en debates más o menos «educados».

Fuente: Fotolia CC
Fuente: Fotolia CC

Lo raro es que, a día de hoy, sigue sin haber ningún posicionamiento de esos gurús educativos que, por determinados motivos, acostumbran siempre a dar maravillosas charlas delante de auditorios embobados y que, como siempre, a la hora de decir qué les parece un determinado articulado legislativo o una decisión política, acostumbran a mantener un perfil bajo antes de, en caso de darla, intentar dar una respuesta para no mojarse. Mucho defensor de métodos innovadores, organizaciones educativas que van a cambiarlo todo y personajes, cuya máxima, es el puro merchandising educativo. No es raro lo anterior, algunos deben defender su modus vivendi y mesurar -y mucho- sus palabras antes de, si se tercia en alguna ocasión, expresar su opinión de la forma más neutra posible. No conviene perder compradores de su producto. Un producto basado, casi siempre, en una nula crítica a la administración educativa, una eliminación selectiva de comentarios en sus blogs y perfiles de las redes sociales y, como no podría ser de otra manera, procurando dejar pasar el chaparrón cuando hay algo importante que sucede en el ámbito educativo. Y, en este caso, las reválidas es algo que obliga a uno a posicionarse. Por tanto, qué mejor que dejar escampar un poco antes de volver a publicar tuits acerca de las charlas que estamos realizando, libros que estamos escribiendo o, herramientas imprescindibles para el aula del siglo XXI.

Sí, siempre hablo de gurú de forma despectiva. Hay profesionales que llenan auditorios, que se lo trabajan y que siempre están posicionándose acerca de lo que está sucediendo en educación. Otros, esos gurús, sólo pretenden venderse de forma totalmente interesada. Son dos maneras de ver las cosas. Dos maneras de ser profesional. Dos maneras de entender las prioridades. Y las prioridades no son vender un determinado método educativo o iluminar al personal con su uso de una determinada herramienta. Las prioridades en el ámbito educativo son mejorar el aprendizaje de nuestros alumnos. Algo que uno más preocupado por salir en la foto y no buscarse enemigos no tiene porque, por suerte o por desgracia, la educación es algo demasiado importante para obviar posicionarse cuando hay situaciones como las de ayer.

Para aquellos que me pregunten por qué pretendo que algunos se posicionen abiertamente sobre determinadas cuestiones, me gustaría constestarles con lo siguiente… «es imprescindible que alguien que tenga visibilidad mediática opine sobre las decisiones educativas que se toman porque, por desgracia, siempre se escucha más a alguien con esa visibilidad que a otros miles de compañeros o ex compañeros que, a pesar de hacer un trabajo fantástico en sus aulas, no han tenido la posibilidad o no han querido potenciar su perfil público».

Los que no se posicionan no son expertos educativos ni les interesa un pijo la educación. Son, simplemente, unos vividores. Y como tales deberían ser considerados.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
    1. Comparto plenamente esta idea contigo, pliseducacion,e oido argumentaciones de lo más peregrinas para estigmatizar a los que estan a favor de pruebas comunes finales. Lo de los GURU es como el comité de expertos, «políticos» de turno, sindicalistas con todo el derecho pero igual de expertos que otros muchos que no pertenencemos a ningún grupo concreto.

    2. No creo que el contenido del artículo vaya en el sentido en el que habéis optado dirigir vuestro comentario. Entiendo la necesidad de llevar los comentarios a vuestra necesidad de justificar ciertas premisas educativas pero os agradecería que, por favor, os centrarais en el artículo. Y no, no me estoy posicionando en contra de la necesidad de justificar la innovación y no ser considerada algo que debe hacerse porque sí.

  1. Ahora están maquinando con el PSOE, Podemos, sindicatos y CEAPA la forma de impedir que las reválidas se lleben a cabo o, al menos, desnaturalizarlas como, por ejemplo, el coladero que es (o era) la PAU.

  2. Deben posicionarse porque todo aquello que predican, que en cierta medida reconozco que yo comparto no sin fisuras, no sucede en una sociedad imaginaria y descontextualizada de toda acción política. ¿Educarlos para ser ciudadanos críticas y tú no serlo?. A mí lo de que la innovación no tiene ideología me parece lo más exasperante y desquiciante que he llegado a leer nunca entorno al tema.

    1. El problema fundamental es que ciertos personajes, especialmente aquellos que viven de sus ponencias, disertaciones y libros, deben mantener un perfil neutro -o muy bajo- a la hora de posicionarse acerca de determinados temas porque les va el modus vivendi en ellos. La innovación no es que no tenga ideología, es que lo que venden como innovación quizás sea algo que tiene mucho de merchandising y muy poco del concepto.

      Muchas gracias por comentar.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link