Echando la vista atrás

Acaba julio y, dentro de nada, entramos en agosto. No importa tanto las fechas como la simple reflexión acerca de, en este caso, esta bitácora que jamás ha pretendido ser nada más que una moleskine pública. No, ser prolífico implica reducir la calidad de lo que uno escribe pero, al final, ¿lo importante es el acto de escribir o la perfección a la hora de hacerlo? Bueno, si uno se dedica a ello o a venderse, quizás y sólo quizás, deba ir mesurando en la balanza qué le aporta más en su faceta profesional. Para los demás, el simple hecho de escribir, ya supone una terapia y una manera de asustar a determinados demonios. Bueno, incluso puede ser que ayude a más de uno a pensar.

Fuente: ShutterStock

Ayer me puse a pensar que tengo abandonada la lista de docentes con Twitter que empecé hace hoy casi un año. También, de paso, me acordé de todos aquellos proyectos que, de forma explosiva me puse a plantear en el blog (listado de herramientas docentes, una comunidad para compartir manuales sobre las TIC, creación de un libro en abierto, una red docente para la Comunidad Valenciana, posibilidad de crear un sindicato educativo, etc.), incluso, muchos otros temas que, en papel, he ido diseñando para poder, algún día, ser llevados a cabo de forma más estructurada. La verdad es que han sido ideas interesantes. Podrían llegar, a pesar de haberse planteado en forma muy poco «seria», a convertirse en el embrión de algo que podría ser interesante pero, a veces, el tiempo es el que es. Y no, no hay tiempo para, sin dejar ni un segundo de atender tus prioridades personales y profesionales, llevar a cabo algo serio y consistente. Por eso muchas veces lanzo las ideas en forma de guante para ver si alguien lo recoge. Especialmente aquellos que tienen en su mano la posibilidad de destinar gente a llevarlo a cabo. Ya, siempre se habla de que los cambios llegarán desde abajo y los mejores proyectos salen desde el aula para afuera pero, ¿no os planteáis que el tiempo es finito, los recursos también y hay prioridades al margen de lo anterior? Que a día de hoy no haya un banco de recursos digitales serio, una red social bien diseñada y gestionada para docentes, una recopilación de articulado legislativo para la comunidad educativa de fácil acceso o, un simple diario digital donde la administración educativa muestre lo bueno que se está haciendo en los centros que gestionan, es algo que debería preocuparnos? Más aún a aquellos que, al final, tenemos algunas cosas en la cabeza, equivocadas o no, que podrían ser de utilidad para la mejora educativa. Escuchar también es clave. Y no, la administración no escucha. Bueno, lo hace dándote una palmada, diciendo que se lo plantearán y, en las siguientes reuniones, pasar de puntillas sobre el tema.

La verdad es que echando la vista atrás me acuerdo de muchas cosas que se han quedado en el tintero. Me planteo que muchas más se van a quedar ahí y que, al final, todo lo que pueda hacerse en el ámbito educativo jamás va a depender de la buena voluntad de un docente o grupo de docentes. Y no, no hablo por mí. Hablo por la cantidad de compañeros que están haciendo cosas muy interesantes a las que jamás, por determinados motivos, se va a dar altavoz o posibilidad de llevar esas prácticas a la posibilidad de ser exportadas (con todas sus dificultades). No, a la administración no le interesa escuchar propuestas que salen del aula y que necesitan recursos. A la administración lo que siempre le ha interesado es escuchar a quienes, sin pisar el aula o con muchas ganas de largarse de ella, les venden cosas que puedan ser fácilmente mediatizadas. Algo que, en ocasiones, acaba lastrando cualquier posibilidad de hacer nada interesante.

No, no se trata de dejar de escuchar a las fundaciones y empresas que ofrecen determinados servicios, productos o soluciones. Se trata de aplicar también una escucha activa para aquellos que están trabajando con los chavales. Se trata de difundir qué se está haciendo, preguntar qué se hace y, finalmente, dar la posibilidad de llevar determinadas cosas a cabo. Eso sí, siempre es mucho más cómodo el no hacer a menos que dicho hacer pueda ser usado como futuro rédito electoral pero, lamento decir que, en ocasiones, lo que se puede hacer para mejorar no vende.

Hay seiscientos mil docentes en nuestras aulas y muchos de ellos llevando a cabo proyectos o, simplemente, teniendo ideas para llevarlos a cabo… ¿tan difícil es hacerles un poco de caso? Si echáramos los docentes la vista atrás veríamos la gran cantidad de cosas que han pasado por nuestra cabeza para mejorar la educación y que, por desgracia, nos hemos guardado o pospuesto, porque nadie ha querido nunca escucharnos.

Qué le vamos a hacer. A algunos nos gusta reflexionar y plantear cosas por encima de nuestras posibilidades :)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Siempre es muy interesante leer lo que escribes incluso cuando discrepo de lo que planteas, que por cierto no suele ser frecuente. Gracias por recordarnos a los docentes muchas cosas que también pensamos o creemos y no siempre somos lo suficientemente valientes para decirlas o simplemente no encontramos el momento para expresarlas.
    Un saludo

    1. Nunca deberíamos dejarnos nada por decir incluso que, en ocasiones, nos planteemos que no puede ser útil o sea razonable. No es cuestión de valentía, es cuestión de tener claro que jamás deberíamos supeditar esas opiniones a gustar más o menos porque, al final, todo se trata de ser honesto con uno mismo.

      Un saludo y, por cierto, muchas gracias por tus palabras.

    1. Sin pendrive, OS o tecnología supliéndolo con imaginación también existe la capacidad para hacer «casi todo». Para lo demás… cosillas que nos pueden facilitar nuestro trabajo. Algo siempre necesario.

      Un saludo.

  2. Como «docente con Twitter», cada vez menos practicante… y creyente… pues tampoco mucho, me siento aludido, Jordi.
    Y no seré yo quien me queje de tu capacidad de producción / reflexión / provocación, al contrario, la agradezco y disfruto «cuando puedo».
    (Versión reducida/cortada del comentario que he intentado dejar aquí… cuatro veces)

    1. Ya estamos mayores (no en sentido físico) y sí en mental para ciertas cosas Pedro. Eso sí, algunos echamos de menos que los que estabais cuando éramos cuatro y empezamos aquí estéis dejando el concepto de ser «practicantes». A mí, la verdad, es que me sirve de terapia y, si uno se lo toma a broma, se lo acaba pasando bien 🙂

      Tengo una lista de viajes pendientes de hace mucho…

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link