El arte de echar balones fuera

Nuestro sistema educativo (y, como no, social) adolece de un grave problema. Dicho problema se resume en «echar balones fuera». Sí, parece que nada de lo que sucede en el sistema educativo sea culpa de nadie. Que los resultados sean mediocres o que nuestros alumnos vayan pasando cursos sin asumir ningún tipo de competencia, más allá del saber pasar -con mejor o peor suerte- exámenes de diferente tipología (test, preguntas largas, etc.), da la sensación que no sea culpa de nadie.

Fuente: http://defiendomiderecho.blogspot.com.es
Fuente: http://defiendomiderecho.blogspot.com.es

Yo me siento responsable de lo que sucede en mi aula. Lo que pasa en mi aula es culpa (bueno, lo dejamos en responsabilidad) mía. La culpa de lo que sucede no es del libro de texto, ni del uso del ordenador, ni de la administración y sus infumables redactados legislativos. Una gran parte de la culpa es mía. Sí, lo reconozco, cada vez me gusta menos echar balones fuera. Ya está bien de escudarse uno en terceros para autojustificarse acerca de lo que no está funcionando bien en su aula. Si mi aula no funciona creo que algo tendré que ver. Pretender lo contrario y adoptar excusas tan manidas como… es que los alumnos no vienen preparados, es que no tengo tiempo para cambiar metodología, es que la situación social de nuestros alumnos es complicada, es que el Ministro de Educación es un impresentable, es que nos están recortando salarios, es que… ya empieza a ser un poco cargante. Más aún cuando parece que no hay ningún tipo de responsabilidad de quien se halla delante de esos chavales unas determinadas horas al día.

Sí, estamos en el país del escaqueo. En el país donde nadie asume su responsabilidad. Si se cae un puente, la culpa pasa del operario, a los planos del ingeniero para, finalmente, recaer en el político que, seguramente sin mirar, rubricó con su firma esa infraestructura. Qué cómodo es eximir la culpa de uno. Qué bonito es ir culpabilizando al otro para seguir dejando la casa sin barrer. Qué satisfacción supone encontrar siempre culpables que no sean uno mismo.

 Escucho en muy pocas ocasiones entonar el mea culpa. El asumir responsabilidades. El sentirse que, como parte del sistema, el docente algún tipo de culpa tiene. Y no sólo el docente porque, lo anterior se podría trasladar a los padres. Qué bonito también es echar la culpa en exclusividad a la Escuela. Quizás que algunos hayan tenido hijos para que los eduquen terceros implica asumir un poco de responsabilidad. Porque las responsabilidades, en lo bueno y en lo malo, son compartidas. Y cada uno tiene su parte. Partes que, por diferentes motivos, siempre encuentran la típica justificación para darles toda la responsabilidad a terceros. Porque, esto de echar balones fuera es una práctica demasiado habitual y muy cómoda.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. el arte de echar balones fuera, no asumir reponsabilidades, es propio de sociedades colectivistas. La reponsabilidad es la cruz y la libertad es la cara. no puede haber una sin la otra. Por ese motivo nuestro sistema educativo sirve a quien sirve, a los planificadores y sus funcionarios. Y no quiero con esto echar balones fuera…;-)

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link