El día del buenismo educativo #stopcoelhos

Creo que como colectivo tenemos un grave problema psicológico. Diría más bien un problema que ya, por desgracia y debido a su magnitud, ha derivado a la necesidad de atención psiquiátrica urgente. Creo que algunos hemos olvidado realmente en qué consiste una profesión y nos hemos convertido en los fanboys y las cheerleaders de la misma. La verdad es que viendo determinados artículos que se han escrito estas últimas 24 horas, tuits y publicaciones en Facebook me encuentro si lo que somos es una charanga o una profesión que se merece un cierto respeto. Coño, que yo no he visto a ningún trabajador de Seat, médico, albañil, empresario o autónomo -en caso que este último pueda cogerse vacaciones- hablar de lo maravillosa que es la vuelta al trabajo, las pilas que se han recargado y las ganas de volver al recinto laboral. Yo creo que tenemos un trauma. O una consideración acerca de lo que supone ser proletario que, por desgracia, algunos no tienen asumido. Que por mucho que te guste un trabajo, es un trabajo. No es un regalo que nadie nos hace. No es una función de feria. No es una alegría. Que es ir a trabajar, oigan. Ir al curro, al tajo, a producir,… ¿qué es lo que no se entiende de lo anterior?

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

Creo que uno puede estar alegre si se cachondea de la situación de la vuelta al curro pero, eso de darse golpecitos en la espalda diciendo lo guay que va a ser todo, lo maravilloso y chachipiruli que nos lo vamos a pasar y, cómo no, el eslogan de ser la mejor profesión del mundo -incluso que lo sea o pueda serlo- es de traca. Bueno, más bien de falla el día de la cremá. Que alegrarse y congratularse por haber cambiado las chanclas, las olas meciendo los pies, el desconocer el día de la semana en que vives por la vuelta a la rutina es algo digno de estudio. De estudio y de varias tesis doctorales porque, sinceramente, algunos no entendemos nada.

Yo podría llegar a entender que alguien tuviera necesidad de trabajar para rodearse de gente porque no tiene vida, que necesitara imperiosamente sentirse útil porque no sabe ni coserse un triste botón pero, que haya tantísimos docentes hablando maravillas de la vuelta al curro, de su función tan imprescindible para la sociedad y, cómo no, que hablen de sus nuevas atribuciones laborales en caso de haber accedido a equipos directivos cuando -y hablo desde la experiencia- es un auténtico dolor de cabeza, no lo entiendo.

Y ya cuando oigo a aquellos personajes que se largaron del aula y que sólo despotrican acerca de quienes les critican hablando de las bondades de volver al aula que no van a volver…  a uno le dan arcadas.

La verdad es que hoy es el día del buenismo educativo y, por lo visto, debo ser de los pocos que digo que estoy harto del mantra del trabajo dignificador y de cristo que lo fundó. Eso sí, lo anterior no excluye para dar lo mejor a nivel profesional de mí en una profesión que no me disgusta. Al menos hasta que me dejen jubilarme y eso es algo que, en la coyuntura actual, veo difícil.

Alguien que manda más que yo me ha obligado a volver. Dice que a quién se le ocurre dejar un hobby con el que dejo de darle la tabarra con temas educativos. Así, se la doy a otros mientras disfruto esperando que emitan Poder Canijo 🙂
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

11 Comments
  1. Yo seré de los raros, sinceramente no me apetecía volver para nada, como le dije hoy a un compañero, el día que me toque la lotería ya veré si vuelvo más. Estos que se las dan de que están deseando de volver creo que no dicen la verdad, es la sensación, y si es así es que no tienen vida ninguna.

    1. Bienvenido al club de los raros. Sinceramente, algunos no entendemos esa ilusión por ir a trabajar. Sí, podemos hablar de que tenemos un trabajo maravilloso pero, la verdad, es que es un trabajo. Lo de la necesidad de volver es algo que, por desgracia, sigo sin entender.

  2. Por la lectura de tu post, veo que te has enterado de ciertos encontronazos que ha habido por twitter, veo que tus predicciones se hacen realidad, y que todo lo que escribes y comentas es una gran verdad. Hay mucho gurú educativo, mucho «vendemoto» por ahí suelto. Los eventos que organizan (he ido a alguno este año) dejan mucho que desear, no profundizan, y te lo colocan todo de color de rosas, cuando la realidad del aula es otra bien distinta dependiendo del contexto en el que te muevas. También me estoy dando cuenta que la mayoría de macroeventos educativos que se organizan tienen un marcado carácter lucrativo. En fin, creo que al final voy a tomar la píldora roja y voy a dejar «Matrix» para los «gurús». Eso sí, en mis clases intentaré darlo todo, divertirme y pasármelo bien con mis alumnos. Esperando nuevos posts y nuevas opiniones. Me alegra mucho tu vuelta. Buen inicio de curso. Un abrazo Jordi.

    1. Me sabe mal acertar en mis predicciónes. Más aún en la que se refiere a cuestiones que preferiría equivocarme. No es sólo la aparición de gurús a nivel seta en período lluvioso, es la patente de corso que parece que tienen algunos a la hora de formular verdades absolutas y convertirse en guías espirituales.

      Por cierto, a pesar de tener ganas cero de volver, eso no implica que, al igual que tú y la mayoría de nuestros compañeros (menos aquellos que han abandonado el aula para evangelizar) vayamos a pasárnoslo bien, dar lo mejor de nosotros y procurar que nuestros alumnos aprendan.

      Buen inicio de curso y un fuerte abrazo de vuelta (que queda pendiente en persona).

  3. Yo tenía un colega que el 30 de junio aparecia en el centro con pantalones cortos y la caravana en la puerta. El 1 de setiembre aparecía con la caravana y los mismos pantalones cortos. Este si que había cargado las pilas de verdad… :-)))

  4. Pues este año para mí ha sido diferente. No quería volver al cole. Y a mí el día 1 de septiembre siempre me ha gustado. Por diversas circunstancias. Ahora la vida no va como debería y ha influido en ese sentimiento,. Me gusta mi trabajo, me pagan por ello y la mayoría de las veces me lo paso fenomenal. No soy gurú ni nada de eso y en la mayoría de los casos comparto contigo opiniones pero en esta no. Y lo que sí estoy deseando es ver a mis pequeñines. A lo mejor la rara soy yo.

    1. Que uno no tenga ganas de volver a trabajar no es raro. Es lo lógico en cualquier profesión. Algo que no obsta el poder tener una profesión que nos gusta y dar lo mejor de nosotros en la misma. Yo, sinceramente, no tengo ganas de dejar a mi pequeñina y menos con lo que hemos disfrutado juntos este verano.

      Un saludo y ánimo.

  5. Hola Jordi…me alegro que no dejes de hablar…ya sabes, quien obedece, no se equivoca. Yo, como buena bipolar que progresa adecuadamente, tengo sentimientos encontrados, por muchas circunstancias que van pasando en la vida, por lo que hay días que lo llevo mejor que otros, aunque lo de los madrugones y meterme en la jungla de atascos…pues los tuneo con buena música y algún que otro programa de radio que voy descubriendo. Encontré «mi elemento» en la enseñanza, tras un rodaje en muchas experiencias que tenían que ver y no con ello (no es tan fácil labrarse una carrera oficial docente artística mientras tienes familia numerosa y eres autónomo ) ; aunque hay gente que se empeña en mandarme a casita…por aquí sobrevivo, disfruto mucho imaginando , creando y compartiendo con alumnos ,compañeros, familia , algún que otro amigo y quien se deje…ni mucho menos llego a gurú y ya me he acostumbrado (no resignado, ni asumido…sencillamente lo obvio y miro hacia el frente) a que mi trabajo o mis logros se vean desde la perspectiva de lo estético, de lo»mono» pero no «efectivo o significativo»…por lo que,a pesar de lo bien que me lo paso(y todos sabemos el trabajazo que conlleva esta frase) cada vez se me hace más duro volver…y ya ves!!! pensando ahora qué me pongo para el primer día !!! jajaja
    Un saludo
    Y encantada de empezar el día con tu «run run en la cabeza»
    Henar

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link