El día en que todo se fue a la mierda

Me cuesta poner fecha exacta o, tan solo establecer ese momento en el que todo cambió. Un lugar, un tiempo, una persona que hizo que, lo que ahora asumimos algunos con estupor y perplejidad, se haya establecido como algo normal. No sé en qué momento algunos decidieron, al margen de los docentes pero con el colaboracionismo, interesado o simplemente por fe de algunos, que todo se fuera a la mierda. Que se establecieran unos debates estériles, que se potenciara la figura de gurús o, simplemente, que se hablara de la educación en términos de espectáculo o económicos.

Fuente: https://www.artstation.com/miguel_vasquez

Creo que todo surge por algo. Lo de convertir la educación en un negocio, una lucha de egos o, simplemente, en la necesidad de ser «mejores que los que no lo hacen como yo» es algo que me preocupa. No es solo por el hecho de la generación de bandos. Es por los bandazos que, curiosamente, se van dando defendiendo un día una cosa y, en menos de veinticuatro horas, la contraria. Todo aderezado y potenciado por determinados medios más interesados en hacer una crónica rosa de ciertas prácticas educativas muy edulcoradas. Descolocado no, lo siguiente.

Hace unos años con las redes sociales parecía que se había encontrado un espacio para compartir. No todos los docentes están pero sí los suficientes para poder aportar ideas, prácticas o, simplemente, futuros espacios de intercambio en reuniones frente a un café. Hoy todo se ha convertido en la necesidad de vender de unos y la de comprar de otros. Ya no es solo por cuestiones pecuniarias, ya asoman la patita (bueno, la han asomado ya hace un tiempo) los que pretenden ser ungidos como poseedores de soluciones milagrosas. Sin pisar callos, sin hablar de lo realmente importante, sin tener en cuenta las necesidades de los alumnos. En definitiva, ignorándoles en todas sus discursos. Bueno, salvo cuando se llevan a cuatro alumnos «escogidos» a alguna de sus ponencias. Sí, he dicho escogidos, filtrados y curiosamente, todos de diez y de familias bien.

La educación a nivel mediático hace tiempo que se va a la mierda. No importa porque, al final, lo mediático poco tiene de interesante salvo para aquellos amantes de un fenómeno fan descontrolado y cambiante. Preocupa solo en el caso de invertir dinero público potenciando determinados personajes o, simplemente, permitiendo que algunos hablen de ciertas cosas (sin base científica, sin criterios objetivos y, por desgracia, con nula capacidad por parte del ponente de admitir críticas en su discurso monolítico acerca de herramientas y/o metodologías). Lo que algunas empresas hagan con su dinero no es mi problema. Bueno, tampoco lo es que haya gente que se crea ciertas cosas. Cada uno decide ver un fuera de juego donde le interesa por mucho que el VAR te diga lo contrario. Es lo que tiene la ideología sesgada o, simplemente, la necesidad de vivir al margen de la realidad para que cuadre con la realidad que a uno le gustaría que fuera.

No me queda claro el punto de inflexión. El otro día me planteé que quizás, uno de los puntos de inflexión, fuera la aparición de Ken Robinson y su reproducido vídeo acerca de la creatividad. No lo tengo demasiado claro. De lo que sí que me estoy dando cuenta en los últimos tiempos es de la gran cantidad de discursos vacíos de contenido de algunos, el sesgo en lo que se está vendiendo y, la conversión de ciertas prácticas en una necesidad de hacer caja o verse reconocido.

Quizás no se esté yendo a la mierda nada y ahora toca despertar de la pesadilla de profesaurios, clases magistrales, metodologías pasivas o, uso de libros de texto. Quién sabe, pero yo estoy oliendo a algo muy raro. Y no huelo precisamente a rosas. Seguro que son imaginaciones mías. No me lo tengáis en cuenta.

Dedicado a Stephen Hillenburg, creador de Bob Esponja, por los momentos fantásticos que he pasado con mi hija viendo sus creaciones.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link