El kenrobinsonismo o la mediatización de soluciones educativas milagrosas

No puedo con Ken Robinson. Debo reconocer que, al principio, era uno de los grandes amantes/adoradores de la magia que desprendía con sus maravillosos vídeos, bien montados y vendibles, que transmitían conceptos muy maravillosos de transformación educativa. La crítica al modelo empresarial de la Educación, la necesidad de encontrar el punto exacto en el que cada alumno pudiera ser configurado y, cómo no, la creatividad. Sí, eso que tantos postulan y que obliga a replantearse muchas teorías científicas que hablan de ese aspecto como algo producto del determinismo genético que no puede uno convertirse en creativo de la nada. Pero bueno, si alguien habla bien, vende bien y tiene una estrategia de «marca personal» ya tiene mucho ganado. Y ese es el caso de Ken Robinson: mucha palabra hueca, soluciones educativas milagrosas y detección de problemas -algunos de ellos, siempre sesgados- para dejar de convertir la «fábrica de robots» en «personas altamente creativas». Qué bonita la palabrería educativa. Cuánto glamour.

Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Ayer puse a mis alumnos el vídeo de Price Ea, un rapero que realiza vídeos sobre determinados aspectos sociales y que, tal como dice en su propia biografía, lleva diez años viviendo de los mismos. Por cierto, lo dice él, no yo.

I JUST SUED THE SCHOOL SYSTEM – Prince Ea (subtitulado español)

Un vídeo que cae en los típicos tópicos educativos y, cómo no, en el típico uso de Finlandia como modelo a seguir. Ya no es sólo la cantidad de chupitos que te verías obligado a ingerir en el caso de hablar de Finlandia, es la cantidad de discursos facilones, basados en Ken Robinson, que están surgiendo en los últimos tiempos. Y todos, exclusivamente todos, dicen exactamente lo mismo, usan los mismos recursos y se enfocan, desde la óptica de la mercadotecnia, a satisfacer a aquellos que consideramos que algún cambio debería hacerse en el tema educativo.

Pero no, no estamos hablando de la necesidad del cambio: estamos hablando de un negocio, mediante la explotación de algunos de su «marca personal» (personal branding), que hace que lo importante sea la persona y no el discurso. Algo que se basa en decir tópicos muy típicos, envueltos bajo diferentes estrategias que permiten llegar al mercado y que, al final, repercuten en la cuenta de resultados de los autores de esos mensajes. No, no hay cambio educativo por decir lo de siempre. Ni por dedicarse a compartir masivamente estos vídeos de gran calidad y, aún mayor posibilidad de viralización. El cambio educativo llegará de la mano de los docentes y no de personas que, lo único que hacen es vender un determinado producto educativo que, en este caso, es la propia persona. Sí, Ken Robinson es un producto educativo muy vendible, al igual que muchos otros que ahora están surgiendo en el mercado educativo. Otro modelo de negocio que compite con las herramientas y que, por cierto, se compra bastante bien.

Me gustaría aclarar que no es malo que surjan este tipo de personajes mediáticos. Lo importante es no perder el norte y tener claro que el cambio educativo se dará desde las aulas, no desde el escenario o Youtube.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

18 Comments
  1. Tu entrada es acertada en cierta medida pero opacada por un aparente resentimiento. Escribes que la transformación educativa vendrá de manos de los docentes y es cierto, pero pierdes el foco al concentrar tu discurso en la ‘marca personal’ de los gurús para llenarse los bolsillos. Él, como muchos speakers, vienen justamente impulsando el ímpetu de los docentes para dejar de mirar un poquito hacia atrás y empezar a generar un cambio revolucionario que, como nos enseña la historia, siempre empieza ‘de abajo hacia arriba’. Saludos!

    1. Creo que hay un error en el argumento que planteas, especialmente en el que se refiere al impulso que hacen los speakers sobre los docentes para que cambien. Eso no es cierto, ya que en el segundo caso el «rapero» vive de escribir y publicar letras de motivación personal (y da igual que sea del sistema educativo o de los pepinillos en vinagre mientras se le pague) y, en el caso de Ken Robinson, creo que poco puedo decir que no se haya dicho ya. Sí, los cambios empiezan desde el aula pero, quizás, lo que conviene es evitar ese cambio por el cambio que tanto están postulando algunos basándose en eslógans facilones y mediatización a tutiplén.

      Un saludo y gracias por comentar.

  2. Cualquiera que se haya dedicado a impartir disciplinas creativas (dibujo, fotografía, escritura, diseño, etc) profesionalmente y no como marías de escuela sabe perfectamente cómo funciona el tema y suele dar poco crédito a estos personajes. Pero somos pocos y no decimos cosas bonitas.

  3. No, una voz discrepante, crítica, desde el respeto: no puede desaparecer. Piensa y opina diferente a mí, pero con sus lecturas reflexiono, el primer paso para gestionar mis conocimientos. No lo dejes. Un saludo cordial

    1. Nunca he sido una voz concordante o discrepante con nadie por el simple hecho de serlo. Se trata de una bitácora personal donde expreso mis dudas, ideas y reflexiones (acertadas o no). Un saludo Juan.

  4. Llevo tiempo siguiendo este blog y gracias a el he aprendido, reflexionado y dado cuenta de muchas cosas. Pero, coincido con el comentario de Marta Roca en que quizá se esté poniendo el acento demasiado en la misma crítica. Estando de acuerdo contigo en que detrás de tanto gurú hay intereses de tantos tipos, no tengo duda de que, al menos sobre mi, estos discursos han producido un determinado efecto, efecto que me ha activado lo suficiente como para no dejarme llevar para que todo siga igual. Es evidente la calidad con la expones «lo que no», me encantaría poder disfrutar esa calidad enfocada en «lo que si». Si los únicos discursos reactivos al tradicionalismo no son válidos por los intereses que persiguen, independientemente de que estos produzcan efecto sobre los que estamos en las aulas, ¿cuál es la alternativa teniendo en cuanta que no todos tenemos la capacidad de emprender el camino correcto partiendo de la nada?

    Un saludo y felicidades por el blog y por tu labor.

    1. El problema fundamental respecto a la activación del colectivo que han producido estos astros mediáticos o, todas aquellas organizaciones o asociaciones avaladas por multinacionales que ahora van a encontrar la solución a todos los problemas educativos, es que obvian la realidad del aula. No, no hay experiencias extrapolables en bruto (lo que funciona en un aula no tiene porque funcionar en la mía) y pervierten la necesidad de encontrar una forma de Escuela que, quizás ni sea como la que postulan ellos, ni como la que postulamos algunos. Quizás sea algo más indeterminado y difícil de taxonomizar. Y no, cada vez tengo más claro que la división entre tradicional e innovador es un timo que nos han vendido y hemos comprado.

      Finalmente, en referencia a las capacidades creo -y lo sé porque llevo dieciocho años en esto- que los docentes estamos capacitados -y hacemos- muchas cosas en nuestras aulas. No hay camino correcto, si hay cuarenta docentes en un centro pueden existir decenas de caminos diferentes que permiten llegar al mismo sitio. Querer estandarizarlo todo no creo que sea productivo pero, como digo siempre, esta es sólo mi opinión. La de uno entre cientos de miles de compañeros.

      Un saludo de vuelta y muchas gracias a ti por dejar el comentario permitiéndome matizar algunas cosas.

  5. Yo coincido con Juan, hay que entender su mensaje. La crítica es necesaria puesto que nos ayuda a reflexionar. He acudido a millones de reuniones en mi centro donde todo el mundo dice que todo es «maravilloso», sin crítica no hay mejora. Nos escudamos en la hipocresía, para luego criticar por detrás, pero cuando llega el momento de hablar (claustro, reuniones de evaluación, CCP), silencio sepulcral. Así no solucionamos nada. Es una gran mentira.

    La virtud de Jordi es llamar las cosas por su nombre, te puede gustar su opinión o no, compartirla o no. Pero, sin lugar a dudas, para mí y muchos como yo, es necesaria. Gracias por tu labor

    Un abrazo.

  6. «Cualquiera que se haya dedicado a impartir disciplinas creativas (dibujo, fotografía, escritura, diseño, etc) profesionalmente y no como marías de escuela sabe perfectamente cómo funciona el tema y suele dar poco crédito a estos personajes. Pero somos pocos y no decimos cosas bonitas»…Sí..efectivamente yo lo sé o lo sufro como profesora de plástica y diseño en ESO y Bachillerato, siempre en la cuerda floja, pero sí creo que nos movemos y por como me han llegado a hacer «bulling» hasta compañeros, diría que estamos empezando a hacer «pupa» en muchos profes o ambientes que no quieren nada de estos cambios y no nos engañemos,son muchos los profesores que van «arrastras» a congresos,clases TIC…etc pero después, en sus clases actúan de la misma manera…En las asignaturas más «libres o de entretenimiento» hemos tenido que estar toda la vida justificando para qué sirven …no es cuestión, creo, en mi modesta opinión…de querer avanzar o progresar cuando mucha gente sigue frenando cualquier iniciativa porque ve peligrar «su asignatura» o la importancia o relevancia de un cargo ante su mediocridad o impotencia de ser creativo ( y no quiero decir que tengas que hacer cosas por hacer) sino de aclimatarse a los tiempos, necesidades, inquietudes y estar a la altura … es cuestión de actitud y trabajo duro…no de cambiar nomenclaturas y que entren y salgan asignaturas como si nada.
    Con todo el curriculum que llevo a mis espaldas, hay veces que siento como el pez que hacen subir a un árbol …mientras que el juez que está en la silla mandándolo no sería capaz de decirme para qué me va a servir eso o qué aplicación significativa se deduce de ello…y menos el nombre del árbol….
    Un saludo a todos…y paciencia…a pesar de tener que trabajar en varios sitios porque no llego…por lo menos ganas sigo teniendo!!!

    1. Esa es fundamentalmente la crítica que he intentado esbozar en este artículo Henar. La necesidad de saber qué pasa en las aulas y, como bien dices… «cualquiera que haya impartido materias creativas sabe como funciona el tema» y, es por ello que, en lugar de comprar en bruto lo que nos venden, lo que debemos es aprovechar aquello que nos sirve y obviar todos esos cantos de sirena que quedan muy bonitos en TED Talks y vídeos pero que, a la hora de entrar en producción, son totalmente inviables.

      Un saludo y gracias por volver a estar por aquí.

  7. Me refería a otra cosa Henar, pero me gusta tu comentario. Yo iba más por estos personajes que te venden la moto de que todos somos súper creativos y el sistema mata nuestra creatividad. Por desgracia no todos tenemos la misma creatividad igual que no tenemos la misma altura. Con mucho esfuerzo podemos conseguir que alguien muestre un poquito de creatividad, pero por desgracia, lo que producen las personas no creativas suele ser de poca calidad a pesar de su esfuerzo, un esfuerzo que podrían estar dedicados a potenciar cualidades en las que pueden destacar, y ser útiles a sí mismos y a los demás. Pero claro, anteayer teníamos que saber recitar de corrillo los reyes godos, ayer comprender y aprender a aprender y hoy tenemos que ser todos muy creativos por decreto. Ya cansa.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link