El maravilloso mundo de las contradicciones educativas

No es que uno no sea capaz en el mundillo educativo de defender una cosa y su contraria. La verdad es que, sin ningún tipo de sonrojo, algunos se atreven a afirmar una cosa y, en pocos momentos, la contraria. Y ya, incluso rizando el rizo, en la propia entrevista (en caso de ser gurús de esos que salen habitualmente en los medios) que le puedan hacer a un tertuliano educativo.

Fuente: http://www.chistes21.com/
Fuente: http://www.chistes21.com/

Sí, ayer conseguimos saber que, según nuestro superprofe César Bona, deberíamos eliminar las asignaturas y, a su vez, considera un error la supresión de la Filosofía. Maravillosa contradicción que, en caso de hacer una lista, permitiría que la misma se situara en el top. Sí, resulta realmente fantástico poder defender una concepción educativa y, a su vez, defender la diametralmente opuesta. O me he perdido algo o, sinceramente, algunos no tienen muy claro qué quieren hacer con el sistema educativo más allá de dar consejos desde fuera del aula o vender libros. Reconozco mi incoherencia habitual plagada de contradicciones pero os prometo que es un producto de mi evolución profesional. Ahora, por determinados motivos y por aprendizajes o experiencias previas, no me veo capaz de defender algunas cuestiones que antes hubiera defendido a muerte. Eso sí, las declaraciones maravillosas del ex docente, no se me ocurriría verterlas. No por no ser incoherente, más bien por intentar que no se choteen de mí por exponer maravillosas disertaciones que no casan ni en pintura.

Pero no es sólo nuestro «pobre» gurú que pontifica sobre centros concertados y sale en Ikea. Ya son muchos los docentes que, defendiendo una cosa en público dicen, a la vez, que debe hacerse la contraria para mejorar la educación. ¿En qué quedamos? ¿Debemos o no mandar deberes? Si estamos en contra de los deberes -y más aún bajo el argumento de la necesidad de que los niños descansen después de su dura jornada laboral- ¿qué pinta el Flipped Classroom en la ecuación? ¿Cómo puede ser que se defienda el trabajo en casa para poder debatir en el aula y se esté en contra de los deberes por el argumento anterior? Sí, algunos ya no entendemos nada.

Podríamos seguir en el top de contradicciones educativas con la evaluación. Docentes que están en contra de la evaluación tradicional que pontifican acerca de las rúbricas. Docentes contrarios a la burocracia, intentando burocratizar, aún más si cabe, el proceso de evaluación y la necesidad de reuniones continuas para establecer una planificación acerca de cómo mejorar las aulas. A ver si me entero… ¿me estáis diciendo que ítems subjetivos son más objetivos que una evaluación mediante diferente tipo de pruebas u observación directa de nuestros alumnos? Porque, sinceramente, eso de valorar con un «muy bien», «bien», «regular» y «mal» todas las actuaciones habidas y por haber de nuestros alumnos es muy poco serio.

¿Hablo de algunos profesores que dicen que la FP es la mejor opción laboral y envían a sus hijos a estudiar Bachillerato para que hagan una carrera para conseguir un buen puesto de trabajo? ¿De los que se suman a organizaciones «innovadoras» que defienden modelos democráticos de aula y, a su vez, la necesidad de que los directores de los centros puedan seleccionar a sus docentes? ¿De aquellos que están en contra de la Selectividad y a favor de las reválidas? ¿De los que salen a manifestarse defendiendo lo público y escogen una mutua privada para no ir a la Seguridad Social? O ya rizando el despropósito, de aquellos que dan clase en la pública y envían a sus hijos a la concertada o, yendo aún más lejos, defienden el homeschooling para sus hijos. Y ahí es cuando uno ya no entiende nada.

La verdad es que ni J.K. Rowling consigue diseñar un entorno para sus libros más contradictorio y fantástico que el que sucede en el ámbito educativo. Un lugar donde se puede defender una cosa y su contraria sin ningún rubor. Y, ¿sabéis lo más curioso del asunto? Que algunos no tienen ningún reparo en hacerlo y otros muchos, aceptar ese tipo de contradicciones porque las dicen sus gurús educativos de cabecera.

No, os prometo que no he querido exponer la contradicción de defender en público la eliminación del libro de texto y usar en su aula fotocopias o, la de aquellos docentes que abandonan el aula para ser mejores docentes porque ya es demasiao pal body 🙂
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Somos muchos y no hay suficiente para todos, solo para los mejores, para los más listos o los más fuertes, para los que están mejor preparados. Este es el mensaje y está en contradicción con el modelo de escuela pública que se postula en las leyes educativas: una escuela que facilita la igualación social incluyendo a todos y en la que nadie debería sentirse discriminado por su diferencia.

    Pero esta incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace nos afecta a todos. Hay un sentir ambiguo en el que, por un lado, queremos una educación distinta y, por otro, necesitamos la seguridad de que esta educación no nos deja en desventaja. Y buscamos una solución de compromiso que quiere creer que la fórmula consiste en formar mejor a los profesores, en que estén mejor pagados, dispongan de más recursos y sean capaces de motivar más a sus alumnos.

    Esto ayudaría, pero no basta ni es lo fundamental. De poco sirve comprar más ordenadores o que los profesores asistan a más cursillos si, paralelamente, no se cuestionan y se buscan alternativas a prácticas tan arraigadas como los exámenes, las notas, los deberes, los agrupamientos rígidos por edades, la compartimentación del saber en cursos y asignaturas, la repetición, sin elaboración, de lo que se ha memorizado y tantas otras rémoras.

    http://www.otraspoliticas.com/educacion/incoherencias

  2. Jordi, eres un crack, me río mucho con tu sarcasmo educativo, en una época en la que la moda se ha metido de lleno en la Educación, y mucha gente que ya no está en el aula nos dice lo que tenemos que hacer a los que disfrutamos cada día ,haciendo nuestro trabajo lo mejor que podemos y sabemos.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link