El «milagro» educativo de Portugal

La verdad es que estoy un poco harto de «milagros» educativos. Cansado de que me taladren mediáticamente con Finlandia, Shangai, Singapur, Es o, lo más novedoso, Portugal. Medios que manipulan ciertos detalles, ocultan otros y, por desgracia, se centran en cuestiones más parecidas a la adoración de un trozo de madera que al trabajo que supone que sucedan ciertas cosas.

Ministro Educación Portugal

Jamás compraré un modelo educativo por imitación. Menos aún cuando me obligan a comprarlo por un catálogo en el que, curiosamente, siempre hacen un resumen interesado. Prefiero probarme la ropa y, si hay algo que me encaja, poder llevarlo sin ningún problema. Y eso que, al menos a mí, no me preocupa comprarme una camiseta a rayas y combinarla con unos pantalones a cuadros. No me preocupa porque, al final, el que decide qué me sienta mejor voy a ser yo mismo al margen de lo que algunos quieran venderme.

Eso sí, permitidme hablar del «milagro» educativo de Portugal. Bueno, más bien de las medidas que han tomado este último curso en el país vecino. Un país fantástico que, como mínimo, va a permitir el ahorro en los traslados de todos esos que van a documentarse. Algún día hablaremos de los millones de euros públicos gastados en viajes con pensión completa a conocer el «milagro finlandés». Bueno, eso en caso de que alguien lo publique o, simplemente haga como con los vídeos del youtuber más molón, de asignarlos a dedo porque lo incluye como contrato menor por uno céntimos.

Las medidas que ha tomado el Ministerio de Educación portugués, dirigido también por alguien que no conoce de primera mano su sistema educativo (¿qué van a decir ahora los que hablan maravillas del sistema educativo de Portugal, que hasta hace nada, defendían que el Ministro debía ser alguien del ramo?) pero que, seguramente se ha rodeado de buenos asesores, están incluidos en 50 puntos básicos (fuente).

Entre esos puntos se destacan los siguientes:

1) Establecimiento de las competencias que deben reunir los alumnos una vez finalizada la etapa educativa obligatoria.

2) Flexibilidad pedagógica en los centros educativos que permite, en función de sus necesidades, disponer de hasta el 25% con un currículum propio. De cada cuatro horas lectivas, hay tres que vienen marcadas por el gobierno y una en la que pueden hacer cualquier tipo de asignatura.

3) Cambio del régimen legal para la educación inclusiva, con mayor individualización del tratamiento de los alumnos y detección precoz de alumnado con necesidades educativas especiales.

4) Creación de una iniciativa denominada «voces de los alumnos» en la cual los alumnos van a poder expresarse acerca de cómo aprenden y qué aprenden.

5) Apoyo tutorial específico para alumnado repetidor.

6) Permeabilidad entre los cursos de enseñanza secundaria, potenciando la posibilidad de permuta entre asignaturas.

7) Plan Nacional de Lectura y potenciación de las bibliotecas escolares.

8) Refuerzos escolares en Navidad y Pascuas.

9) Modernización de infraestructuras educativas.

10) Reducción del número de alumnos por aula (reducción de ratios).

11) Revisión de los conciertos educativos, eliminando redundancias y permitiendo canalizar los recursos a la escuela pública.

12) Aumento significativo de los orientadores en los centros escolares, especialmente en etapas iniciales del aprendizaje.

13) Refuerzo de más de 700 técnicos especialidos en alumnos con necesidades educativas especiales y 200 psicólogos.

14) Se combatirá los empadronamientos falsos y se priorizará la selección de centros educativos subvencionados con dinero público a alumnado con necesidades económicas.

15) Creación de 300 nuevos centros de Formación de Adultos.

16) Gratuidad de los libros de texto hasta el sexto año de escolarización obligatoria mediante un programa de reutilización de los mismos con congelación, por decreto, de los precios de los libros de texto en cursos superiores.

17) Promoción de recursos digitales con licencias gratuitas de uso para el alumnado.

18) Aumento del número de unidades en los centros destinadas a alumnos con alto rendimiento.

19) Aumento de centros de formación deportiva para facilitar y democratizar su acceso.

20) Inversión de 19 millones de euros para formación del profesorado.

Quedan 30 medidas que no he especificado en el documento enlazado. Son medidas destinadas a una evaluación, mediante pruebas en diferentes cursos (especialmente de ámbito matemático y lingüístico), carrera docente, programas de cualificación, etc.

Mi recomendación es que os leáis las medidas y que vayáis más allá de la lectura interesada de las mismas. No es copiar ni imitar modelos educativos; es ver qué podemos coger de cada lugar y adaptarlo. Eso sí, antes veamos qué hacen en la escuela de al lado y tengamos un gobierno que apueste por la educación. Si no es así, ya podemos ir buscando «milagros».

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Buenas Jordi, Google me ha traído hasta aquí vaya usted a saber porqué, de modo que me he leído interesado su artículo, con el cual coincido bastante, ciertamente no podemos coger el sistema X y meterlo con calzador aquí, pues eso no va a funcionar, del mismo modo que no funcionaría nuestro sistema en otro lado. Mi temor, y por desgracia las cantidad leyes educativas que llevamos desde hacer 40 años así lo afirman, es que nadie hará algo en favor de una educación no partidista, todos absolutamente, tratarán de imponer su libreto y en 4 u 8 años cambio de nuevo. Ojala me equivoque.

    Un saludo y gracias por esta lectura

  2. Coincidiendo plenamente con José, también añadiría que, en mi humilde opinión, las tasas de fracaso escolar vienen dadas por el desorden y desconcierto que existe con tanto cambio de leyes educativas.

    Hace unos años realicé un trabajo para clase con el que llegué a dicha conclusión. Obviamente, el que ponía la nota era mi profesor, el cual se encontraba completamente en desacuerdo con mi opinión, pero siendo que cada cuatro años cambiamos de planes educativos, muchas veces manteniéndonos con unas metodologías arcaicas, que no motivan al alumnado a seguir investigando por su cuenta, mientras que el profesorado trata de habituarse a un sistema que lo único para lo que sirve es para que se centre en todo menos en lo que importa, que es el apartado educativo en si, pues señores, algo estamos haciendo muy mal.

    Ahora está muy de moda cierta palabra del spanglish pseumoderno: la gamificación. Pues oigan, moderno moderno, no es, pues en muchos aspectos de nuestra vida, hemos aprendido jugando. Hay cosas que, si se dejaran en manos de los que verdaderamente saben, cambiarían y para bien, como el hecho de poder hacer clases en las que los niños pidan más porque se les están enseñando muchos conceptos sin que se den cuenta, por ejemplo, como he dicho, mediante el juego, pero como parece que lo que importa verdaderamente a los políticos es la publicidad de sus pomposos logros y «retos» para cuando estén en el gobierno y que los chavales salgan marcados cuan reses con su sistema educativo, pues como que acaban (¡acabamos!) siendo eso, simple ganado asustado queriendo salir lo antes posible de ese laberíntico sistema «educativo».

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link