El portfolio de la competencia digital docente

Sigo sin entender, a día de hoy, quién asesora a los responsables educativos. Menos aún después de ver las brillantes ideas que se les cruza a alguno por la cabeza y que, curiosamente y sin ningún sonrojo, se llevan a cabo con dinero público. No me cabe en la cabeza que haya alguien que se haya planteado la creación de un portfolio digital docente para, supuestamente, mejorar la competencia digital del profesorado sin tener en cuenta que debería hacerse de una forma seria. Lo de ir indicando con insignias el nivel de competencia de uno ya clama al cielo. No sé por qué algunos no recuperan el TOI de toda la vida que regalaban en los bollycaos en mi época para ir diciendo TOI competente o, simplemente, TOI atónito al ver cuánto despropósito junto. Y ya, para los puristas, que tatúen en la nalga o en el brazo según petición del docente la competencia que el mismo tiene en unas pruebas, basadas en unos estándares que nada tienen que ver con modelos europeos, que aquí hemos adecuado a no se sabe qué.

Fuente: http://blog.educalab.es

Hemos llegado al absurdo de pedir competencia lingüística en inglés a los profesores de castellano o de cualquier otra lengua cooficial. De promover programas de capacitación, vendidos a certificadores privados, para conseguir dar Historia en una lengua que ni los propios docentes dominan. De plantearse, tal y como hacen en Cataluña, la creación de perfiles docentes en proyectos, TIC, diversidad o un largo etcétera de cuestiones. Todo muy bonito salvo que, curiosamente, los docentes que dan cursos de formación en nuevas tecnologías no tienen el perfil mientras que los que hacen ese curso sí. Muy lógico el tema.

Pero lo de la competencia digital docente y su portfolio es aún más kafkiano. Los docentes rellenan su perfil (creo que voy a hacer uno en el que incluya que apliqué un desfibrilador a Chuck Norris, aunque me parece que ese ya se lo ha cogido un conocido gurú), se autoevalúan mediante un modelo de evaluación del que, curiosamente, cualquiera puede hacerle el trabajo a uno (fiabilidad cero) y van poniendo sus certificaciones, cursos realizados u otras cosillas que quieran (incluso si fueron monaguillos de jóvenes). La verdad es que, si no fuera porque se ha hecho con dinero público, sería para descojonarse un largo tiempo.

Pero lo más bonito es el pasaporte. Un documento en el que te van poniendo insignias digitales según la competencia que dices que tienes. Competencia que revisan personajes que llevan décadas fuera del aula y que, al final, seguro que te obligan a tuitear con un maravilloso hashtag la insignia que te dan. Recuerdo que a mi hija le daban en P3 un «pasaporte frutero» para que fuéramos tachando en casa las frutas que iba comiendo. Todo muy profesional. Pues por lo visto ha llegado el pasaporte frutero a la competencia digital.

La verdad es que, salvo aquellos que les guste que les tomen el pelo con insignias y haciendo/rellenando chorradas, no tiene ninguna utilidad para el docente de aula. Con lo fácil que sería tener un modelo de certificación de competencia digital que, de forma bien diseñada, se fuera implantando centro a centro mediante campañas de formación con profesionales que sepan, en lugar de hacer pamplinas como ésta. Bueno, como siempre, seguro que alguien saca tajada del asunto o se descubre que la ha sacado. Tiempo al tiempo.

Es imprescindible capacitar digitalmente a los docentes pero, por favor, así no :(
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link