El problema de las infografías

Houston, tenemos un grave problema… Las infografías se han adueñado del ámbito educativo.  Y, además, lo han hecho gracias a la aparición de numerosas herramientas molonas (Piktochart, Canva, etc.) que permiten la creación de las mismas con una facilidad pasmosa. Entonces, ¿cuál es el problema?

Fuente: http://www.planetcom.es/
Fuente: http://www.planetcom.es/

El problema fundamental es el uso que estamos dando a las infografías. Las infografías son sólo la presentación gráfica de unos determinados resultados. O, yendo más lejos, uno actualmente usa infografías para representar, de forma muy esquemática y visualmente atractiva, cualquier tipo de información que pueda considerarse relevante. ¿Entonces? ¿Qué hay de malo en usarlas?

Pues lo de siempre. Reducción al mínimo conceptual de una determinada información para ser presentada de la forma más edulcorada e inteligible posible dejándose por el camino todos los matices. Sí, cuando uno ve una infografía que acompaña a un texto, prescinde del mismo y se dedica a disfrutar de esa maravillosa y reducida visión que, siempre sesgadamente -por adecuación de la subjetividad del que la realiza-, dota de valor a determinados datos e informaciones. Datos que, por desgracia, en demasiadas ocasiones son del todo menos reales. Resumir y volver a resumir unos datos/estudios/informaciones para evitar el esfuerzo de acudir a las fuentes de los mismos está actuando en contra de lo que debería ser el espíritu crítico. Quedarse con lo superficial es muy cómodo y, por desgracia, las infografías tal y como se están usando tienden a reducir a muestras gráficamente muy bien estructuradas, algo a lo que debería prestarse una mayor atención.

El aprendizaje es incómodo. Por mucho que queramos facilitarlo, siempre va a haber una connotación que exige el conocimiento de unos determinados datos. No es sólo el dato que nos venden, es saber analizar de dónde aparece el mismo y qué estrategias/técnicas se han usado para fabricarlo. Los datos son, por desgracia, excesivamente fáciles de falsificar y quedarse, como hace habitualmente el personal con la infografía, es destruir cualquier posibilidad de cuestionarlo. Ponga un gráfico interesante y a nivel técnico bien diseñado para el público y, espere ver la reacción ante la banalidad de lo que se representa. Porque la infografía no deja de ser información banal. Información insustancial que lo único que permite es expresar máximas. Y, en un contexto como el educativo, lo que tiene menor sentido es la máxima frente a todos los matices que pueden expresar los datos.

No, no hay un buen diseño de las infografías tal y como creen en Ojulearning. No deberían ser tampoco algo que venga para quedarse. Me da la sensación que los resúmenes gráficos consumidos alegremente hacen un flaco favor a nuestros alumnos y, es por ello que quizás deberíamos desterrar a las infografías -más allá de las realizadas por los propios alumnos como estrategia de síntesis de determinados contenidos- del ámbito educativo. ¿Por qué? Porque facilita para gran cantidad de alumnos, por desgracia, el quedarse con lo superficial.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Buenas Jordi. No estoy de acuerdo en tu enfoque. La ventaja principal de las infografías están en la tarea previa de análisis e investigación necesaria para darles forma gráfica como resultado final.
    No se trata de sintetizar o abreviar, si no trabajar algún contenido de forma amena y gráfica a la vez que se investiga. Quedarse sólo con el producto final o el diseño más o menos bonito es simplificar todo el esfuerzo y aprendizaje que hay detrás.

    Un abrazo y anímate a infografiar (al menos una vez al año…) 🙂

    1. En la ventaja que comentas es donde precisamente se halla su problema. La tarea previa de análisis previo a la creación de la infografía obvia que el consumidor la realice y, es por ello que cualquier infografía no deja de ser un resumen subjetivo que evita el esfuerzo de hacer ese trabajo. Y ahí existe el gran problema educativo. Una educación cada vez más preocupada de dar un consumo rápido y compacto y menos de dedicar tiempo a la elaboración/construcción de ese aprendizaje tan necesario.

      Un abrazo y te prometo que, cuando tenga tiempo, me pondré a infografiar. Bueno, creo que voy a dejarlo en mi lista de pendientes prescindibles 🙂

  2. No hombre… No digas eso, Jordi. Tu es que eres mucho de texto 😉

    ¿No te acuerdas de aquellas infografías en los libros de texto o del diccionario ITER SOPENA? Se agradecía bastante 😉
    Estoy contigo en que el abuso o el uso exclusivo no resulta muy recomendable, pero en muchas ocasiones resulta necesario un resumen visual para captar atención, para simplificar o facilitar el entendimiento. ¿No crees?
    Y mucho mejor, estoy con Óscar, no solo como consumidor sino como diseñador, evidentemente.
    Al fin y al cabo es otro recurso más, un complemento.

    Saludos y gracias por la mención 😉

    1. No es ser de texto, más bien es ser de contexto 🙂

      Creo que, como bien dices, lo que está sucediendo con las infografías es lo mismo que sucede con las apps. Se ha hecho un abuso y, por desgracia, hay más de malo que bueno en la difusión porque, al facilitarse las herramientas para crearlas, parece que todo el mundo sea capaz de hacerlas en condiciones. Y, sabes bien que no hay nada más alejado de la realidad. Además, como respondo a Óscar, no es tanto la herramienta como el sustituir, en un momento en que todo se reduce al mínimo, un aprendizaje por un resumen más o menos infografiado.

      Por cierto, no hace falta que me recuerdes que algunos ya tenemos unos años 😉

      Un fuerte saludo de vuelta. Muchas gracias por vuestro trabajo en y el comentario.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link