El profe youtuber

Llega un momento en que uno, si es un poco crítico con todo lo que le están vendiendo como soluciones educativas y el coste de las mismas, está en un estado de cabreo permanente. No, ya no es sólo la cantidad de métodos, de dudosa evidencia científica -o más bien, con evidencia científica en su contra- que aparecen un día sí y al otro también. Es ver como, desde la propia administración educativa, nos están vendiendo determinados productos, pagando dicha publicidad con dinero público, en lugar de dedicarse a hacer su trabajo. No, el trabajo de un Consejero de Educación y de un Director General de Innovación no es presentar una plataforma de vídeos ni, aún menos, ponerse a decir chorradas. Para algo cobran más de 90000 euros anuales cada uno de ellos (sí, más que el Ministro del ramo) y, cómo mínimo, por ese precio podrían estar haciendo algo, en lugar de ir cortando cintas o vendiendo humo de colorines que cada vez sale más caro al contribuyente.

Fuente: Twitter

La verdad es que reconozco que Youtube es una herramienta interesante a la hora de ser usada, siempre con moderación, en el aula. También reconozco que la culpa no es de quien cobra dinero por dar una charla ni quiere hacer publicidad de su plataforma. La culpa de organizar este tipo de eventos es de la administración y, es por ello, que es la administración quien podría incurrir en malas praxis que tienen un determinado nombre. No olvidemos que usar dinero público para contratar ponentes y publicitar un determinado producto privado debe regirse por una determinada normativa. Algo que supongo que tendrán claros los dos responsables políticos del evento.  Pero, no nos quedemos con las cuestiones de índole legal. Vayamos al tema de hacerse youtuber y a animar al profesorado a montarse su canal.

Hay cosas que me preocupan del discurso acerca de Youtube. La primera y la más importante es que da la sensación que la administración educativa esté apostando por una despersonalización del aprendizaje. Sí, dar una clase por Youtube no deja de ser una clase magistral -de esa que, curiosamente, tanto reniegan las personas relacionadas con el que suben vídeos educativos a la plataforma-, de consumo masivo y, seamos sinceros, sin las posibilidades de personalización de aprendizaje que tanto demandan nuestros alumnos. Por cierto, ¿cuántos alumnos con problemas de aprendizaje van a entender mejor una clase por internet que la explicación de un docente en un aula? Bueno, vayamos más lejos… ¿cuántos alumnos van a visualizar el vídeo hasta el final sin decir que es un rollo? Y no, no me vale recomendar para la clase de Literatura un vídeo de alguien cuyo vocabulario está limitado a tacos o exabruptos porque, quizás sí que gustaría a los chavales pero, lo que aprenderían de ese visionado sería entre cero y nada.

Si queréis sigo con el tiempo que un docente debería dedicar para crear sus vídeos. No, no vale hacer una chapuza para colgar un vídeo sin editar y en bruto realizado en cinco minutos entre la disponibilidad del baño y el finalizado de la lavadora. Crear un vídeo es algo más complejo que lo anterior, requiere de tiempo y recursos. He creado vídeos sobre algunos temas y debo reconocer que, menos de unas horas para unos pocos minutos no me las quita nadie. ¿Alguien puede decirme cómo cuadrar lo anterior con dar clase, preparar actividades y, sí algunos lo necesitamos, dedicar tiempo a la familia? Bueno, ni restringiendo el tiempo a dedicar a la familia y reduciendo las horas de sueño a la mínima expresión, un docente puede hacer vídeos de calidad. Además, ¿seguro que no es mejor dar la clase, explicar lo que queríamos grabar y permitir que los chavales pregunten? No sé, lo digo porque me parece bastante más productivo.

Reconozco las grandes ventajas para la administración de que sus docentes cuelguen de forma altruista sus vídeos en Youtube (ya tardan en montar una plataforma donde docentes bastante (…) lo hagan). También reconozco las grandes posibilidades de control -que no de personalización- que supone saber cuando los alumnos han accedido a un vídeo, cuántas veces lo han visionado o si saben contestar a unas preguntas sobre el enlatado anterior pero, ¿eso es aprender? Puede que sí porque, seamos sinceros, algunos hemos sabido como se llamaban determinadas especies animales al ver por la tele a Frank de la Jungla o, en nuestros tiempos a Félix Rodríguez de la Fuente pero, ¿es válido ese modelo para convertirlo en algo necesario e imprescindible en nuestras aulas? Bueno, no hablo del modelo de ver vídeos realizados por profesionales como los del National Geographic. Hablo de esos churros que hacen/hacemos algunos docentes, pensándonos que somos el Steven Spielberg del youtuberismo, que se convierten en una simple caricatura que sólo causa hilaridad a los alumnos y vergüenza al visionarlo una vez editado. No, ser docente es una cosa y youtuber es otra por mucho que algunos piensen lo contrario.

Una pregunta final, ¿alguien ha conseguido aprender a hablar inglés o chino mandarín con un método de esos que están vendiendo en DVD? Pues no hace falta decir más 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

11 Comments
  1. Uso Youtube principalmente para subir mis clases que, previamente, he grabado con una Gopro. El canal es privado para mis alumnos, pues no pretendo servir de modelo a nadie y solo me interesa que puedan acceder a la fuente de algo que no recuerdan bien. Igual es una chorrada, pero a bastantes de mis alumnos les sirve. Otros pasan del vídeo casi tanto como de la clase, pero esta no la pueden apagar para ver otros vídeos 🙂

    1. Eso es lo que se plantea en el post. No hay herramienta buena o mala, es el uso que damos a la misma o las necesidades que nos cubre. El problema es encumbrar la herramienta para, en este caso concreto, despersonalizar y masificar una oferta formativa que, de calidad, tiene la que uno puede llegar a generar en función de sus habilidades. Y dar clase en un aula plagada de chiquillos no es lo mismo que hacer un vídeo, editarlo y suponer que alguien lo va a ver 🙂

  2. Opino exactamente igual, faltan muchas horas al día. Pero si alguna vez quieres trabajar con vídeos de forma que sean algo más que dejarlos delante de una pantalla, esta web es chula para trabajar con vídeos que ya están hechos. Puedes intercalar audios, preguntas y comentarios, mandárselos por correo, evaluar las respuestas… No te lleva prácticamente trabajo montarte la actividad y hay vídeos muy bien hechos en youtube. La app la han hecho unos chicos españoles que ahora están en Sillicon Valley, hecho que puede animar a los alumnos…
    https://edpuzzle.com

    1. Conozco la herramienta y me parece muy interesante. El vídeo es un complemento muy interesante e, incluso, tener un canal de Youtube para colgarles vídeos a tus alumnos que has ido encontrando por la red también pero creo que el artículo tenía otro sentido.

      Gracias por pasarte por aquí.

  3. El inglés en 10 días es como la dieta milagro. Pero el gallego en diez días sí lo han aprendido Feijoo y otros cuantos. No creo que hayan dedicado más de diez días a su estudio, teniendo en cuenta el dominio que han alcanzado.

  4. Aquí se nota mucho como los docentes de toda la vida se sienten amenazados ante las nuevas tecnologías, cuyo éxito es evidente, necesario e imparable. Sobre todo cuando se ven superados por el buen hacer de alguien que está ayudando a millones de alumnos de todo el mundo de forma desinteresada. Llegan los nuevos tiempos….. gracias a Dios

    1. ¿Docentes amenazados por las nuevas tecnologías? Precisamente los que se pasan por un blog o escriben en uno no son quienes se sienten amenazados por ese desembarco. Lo único que se intenta es cuestionar de forma crítica ciertas cuestiones que se venden como válidas y que, por desgracia, tienen sus tonos muy grises. Por suerte y gracias al sentido común, cada vez somos más los que nos cuestionamos ciertas cosas porque, el espíritu crítico siempre debe ir delante del consumo en bruto de ciertas cosas porque son «nuevas» 🙂

      Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link