El profesorado de la pública (no) quiere formarse

La verdad es que cuando uno ve la manera de gestionar ciertas cuestiones, se entiende la necesidad de culpabilizar al profesorado de todos los problemas del sistema educativo, no sea que a alguien se le ocurra rascar un poco y descubrir que, tras esa mediatización de la culpabilidad, resulte que sea debida a la incompetencia de quienes gestionan ese servicio. No es extraño escuchar, de forma repetida e insistente, que el profesorado no quiere formarse. Que lo único que quieren es sobrevivir al día a día esperando que lleguen vacaciones. Que, lo único que hacen sea dar clase con desgana porque, para algo, son funcionarios públicos en cualquiera de sus fórmulas (sea como funcionario de carrera, interino o sustituto). Y sí, me estoy refiriendo específicamente a la educación pública porque, todos sabemos que cuando hablamos de la educación privada, sus docentes están a otro nivel, no paran de formarse y, por qué no decirlo, no les importa trabajar muchísima más horas que las que marca su contrato (incluyendo festivos) porque su amor por el trabajo está fuera de toda duda. Lo privado funciona. El docente que está en la privada se forma mientras que en la pública, simplemente para cubrir el expediente y conseguir los tan ansiados sexenios. Bueno, ese complemento a nivel económico que te sube el sueldo -si no te lo baja al subir de tramo del IRPF- cada seis años si has hecho esos cursos de formación que te piden.

Fuente: https://www.crhoy.com

Lamentablemente hay algo que no me cuadra, con datos en la mano, de lo anterior. Se legisla para implantar un proyecto plurilingüe en mi Comunidad y se dice que va a ofrecerse formación para que todos los docentes tengan habilidad competencial en el uso de inglés en el aula. Ya, sé que es una auténtica barbaridad lo de dar Geografía, Física, Matemáticas o cualquier otra asignatura en una lengua extranjera pero, por desgracia, las ideas absurdas se extienden con demasiada facilidad. Y, por ello, lo lógico es plantear un modelo formativo que permita que todos los docentes que lo quieran puedan formarse. Y, como el profesorado de la pública no quiere formarse, pues seguro que tenemos un montón de vacantes…

Pues va a ser que yo, al igual que unos treinta y pico mil de mi compañeros docentes nos apuntamos, en su momento, a la posibilidad de realizar dichos cursos de formación. Y, al igual que veintimuchos miles de ellos he recibido el siguiente correo en el día de hoy.

Benvolguda professora,
Benvolgut professor,

El dia 1 de setembre de 2017 comença a implementar-se el Decret 9/2017, de 27 de gener, del Consell, pel qual s’estableix el model lingüístic educatiu valencià.

De conformitat amb l’article 36 del Decret, és competència d’aquesta Conselleria proporcionar formació al professorat per a garantir el desplegament complet del programa d’educació plurilingüe i intercultural que regula el Decret.

A pesar de la vostra sol·licitud de participar en l’acció formativa a través de les escoles oficials d’idiomes del Pla Integral d’Aprenentatge de Llengües per a Professorat, la vostra petició NO ha sigut seleccionada per a fer la prova de nivell. Això sí, atés que el Pla compta amb altres accions formatives, us mantindrem informats per tal que pugueu participar-hi quan es posen en marxa.

Cordialment,
Direcció General de Política Lingüística i Gestió del Multilingüisme
Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport
Generalitat Valenciana

Claro que sí. Mi petición NO ha sido seleccionada. Lo mismo que lleva sucediendo desde que estoy trabajando para la Conselleria de Educación valenciana desde que estoy trabajando en algún centro que depende de ella. Tercer intento de formarme este curso (y unos cuantos en cursos previos) y ninguna opción de hacerlo de forma gratuita para mi mejora profesional. Algo que choca mucho con el discurso de la administración educativa acerca de su amplísima oferta formativa y, por qué no decirlo, con la percepción social de que los docentes de la pública no queremos formarnos. Pues va a ser que NO. Va a ser que el problema, más allá de que la oferta formativa está deficientemente diseñada, con cursos de formación que son una auténtica bazofia (entre los que un porcentaje no superior al 10% valen la pena) y, con unos gestores de la misma que no dan más de sí, nos encontramos con lo siguiente. Sí, un bonito plan. Una bonita manera de vender a los padres que sus hijos dominarán inglés (no, no me hagáis reír) y, al final, tan sólo otra noticia más que se ha vendido a los medios para demostrar lo buenos que son en mi Conselleria.

Por cierto, ya tarda en salir alguien que diga que el profesorado de la pública no quiere formarse porque, al final, seguro que se consigue retorcer el asunto hasta que se produzca lo anterior. Va… que ya tardáis.

No, no estoy en ningún momento atacando al profesorado que no trabaja en la pública. Cuando los menciono en el post es, simplemente, por exponer la visión externa que se tiene sobre ellos.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link