El que no se consuela es porque no quiere

No, el artículo de hoy poco tiene que ver con temas educativos. Ni tampoco con nada que pueda estar relacionado con tecnologías u otros temas que, por su transversalidad, puedan ser interesantes para aquellos que os pasáis habitualmente por aquí. No, como os he dicho en más de una ocasión, esto es un simple reducto donde escribo ideas, más o menos inconexas acerca de ciertos temas y que me permite llevar una especie de bitácora personal, donde expongo ciertas cuestiones que quiero dejar por escrito. Además, seamos sinceros, ¿alguien escribe realmente un blog de reflexiones en voz alta para que lo lea alguien? Bueno, mejor no contestéis porque, visto lo visto en algunos blogs «educativos», da la sensación que todo sea un producto de merchandising destinado a llegar a cuantos más mejor y, por ello se usa la táctica del hablar poco, decir nada y, cómo no, procurar pisar los menos callos posibles. Sí, un blog puede ser un trampolín para muchos aunque ya os digo yo que éste no es mi caso.

Fuente: Fotolia CC

Por cierto, ¿de qué quería escribir hoy? Ya llevo un párrafo y sigo sin decir nada más allá de vaguedades y sinsentidos. Ah, sí, hoy iba a hablaros de consoladores. No, no va en coña. Hoy voy a hablaros de esos productos eróticos suyo uso sigue siendo tabú para muchos, obviado por otros y, usado seguramente por más personas de las que nos pensamos. Y no, por la cara es difícil saber si alguien los usa o no. Bueno, eso salvo los docentes cuya dosis de vaselina va in crescendo después de cada decisión educativa.

La verdad es que aún sigo estupefacto por la propuesta de una empresa, cuyo producto más vendido internacionalmente, son esos productos denominados consoladores o vibradores. Una propuesta que consistía en subvencionarme el blog (o sea el hosting y el dominio) y, a su vez, darme un dinero mensualmente por publicitarles en exclusiva. Sí, estamos hablando de bastante dinero. Daría para unas cuantas cenas románticas, de esas tan necesarias cada cierto tiempo, que deben realizarse cuando uno vive en pareja. Pero, lamentablemente he tenido que declinar la oferta. No por el hecho del producto ni por considerar que el mismo sea satánico como piensan algunos que gestionan centros concertados, simplemente por el hecho de considerar que esto debe seguir siendo un diario personal que, más allá de una cierta publicidad temporal para cubrir gastos, se trata de un simple hobbie.

Ya, ya sé que soy un tipo raro y, más aún cuando hay muchos que han convertido sus espacios en simples máquinas de hacer dinero perdiendo todo su sentido inicial si es que alguna vez lo tuvieron. No es malo, es su decisión. La mía es hacer lo que me apetece cuando me apetece con este espacio, con independencia de los réditos o la rentabilidad que pueda obtener. Nunca me ha preocupado, más allá de que no me supusiera costes, el tema económico a la hora de escribir un post. Jamás me he preocupado por escribir de una forma u otra porque, por suerte, tengo un trabajo principal que es el que me sirve para sobrevivir. Mi trabajo es dar clase y esto es un simple divertimento.

Debo agradecer que una empresa de consoladores piensen en mí para anunciar sus productos. Me deben ver una cara extraña o, simplemente, deben pensar que los que trabajan o leen sobre cuestiones educativas, deben necesitar muchos de sus productos. Y eso sí que es algo que me parece curioso. Bueno, tampoco tanto.

No, la verdad es que no quería dejar de escribir sobre el tema porque me hace bastante gracia. Eso sí, lo que me resulta curioso es que se hubieran leído mis artículos -a diferencia de otros que me proponen cosas parecidas- y que crean que su producto tiene cabida en este blog 🙂

Si alguien se ha quedado con la duda: no, no he aceptado su patrocinio aunque les he agradecido muchísimo que me lo propusieran.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Jua ,jua !! Cuando se quieren publicitar en tu blog es porque creen -saben- que los que lo leen -leemos- podemos ser compradores de sus productos. Esto dará para muchas entradas del blog, ya verás.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link