El «retonno»

No se os puede dejar solos. Bueno, no se os puede dejar solos y, lamentablemente para mi directora, odio que hablen de mi actividad en las redes sociales o, simplemente, la mencionen dentro de una conversación en la que nada tiene que ver lo anterior. Pero ese tema, como el cese forzado como Jefe de Departamento siendo el único definitivo de mi especialidad (salvo la Jefa de Estudios) o, unas desideratas horarias en las que mi compañera tenía dieciocho horas lectivas de reducción, amén de lo mal que lo he pasado en los últimos días, nada tienen que ver con este retorno. No quiero hacerme más el mártir del asunto porque seguro que ha tenido sus razones y, al final, es uno mismo el que peor sabe cómo lo ha hecho. Además, los que me conocéis, ya sabéis que me cuesta mucho hablar en positivo o negativo de mí. Casi nunca hablo de eso ni de mi experiencia/habilidad en hacer ciertas cosas porque, al final, en lo único que tengo experiencia es en un campo que algunos ya sabéis.

Fuente: Facebook

Tampoco he vuelto por la ponencia de hoy en la que han dicho que «la neuroeducación no existe porque aún necesita pasarse el valle de la muerte para enlazar la neurociencia con la educación». Quizás tampoco lo haya hecho al ver cómo hay algunos compañeros que se creen a pies juntillas lo que les dicen los medios, neuromitos o, simplemente, creen que algunos gurús o prácticas metodológicas van a salvar a sus alumnos. Después de leer los índices nefastos de lecturas de nuestros jóvenes y ver la necesidad de algunos de considerar como positivo lo anterior porque ya leen en las redes sociales, uno ya duda del proceso de oposición o de la falta de pensamiento crítico de algunos. Y no me estoy refiriendo a la de nuestros alumnos. Ya si eso nos ponemos estupendos y empezamos a disculparlo pero la cosa está muy seria mientras nos dedicamos a jugar al eduguayismo.

Podría decir que me apetecía escribir. Me apetecía repetirme en mis argumentos acerca de lo absurdo que es, creer que alguien que vende un vídeo donde hay transmisión unidireccional, como algo moderno cuando es lo más rancio del mundo según ellos. Sé que podría mostrarles la pérdida de tiempo que supone rapear para justicar ser un flipped de raza pero creo que voy a abstenerme. Qué demonios. Hace falta tener mucha capacidad de manipulación para estar vendiendo lo anterior, la gamificación o el escape room como algo imprescindible en nuestras aulas del siglo XXI. El escape room es el que han hecho algunos del cerebro o de esa neurona que aún les quedaba. Ya, lo sé. Soy muy cruel y el mundo está plagado de buenas intenciones pero, al final, si vamos a jugar a ser claros toca serlo.

Tal vez os debería avisar que para el curso que viene voy a recuperar la mochila que hace años tengo cogiendo polvo para irme a hablar a determinados lugares. Lo de este blog se queda corto y, al final, siempre interesa recoger productos de huerta porque el huerto del suegro no surte lo suficientemente rápido. Además, ya que este año no puedo hacer el camino de Santiago, petado de peregrinos, voy a peregrinar en coche, tren y avión. Prometo que sin Powerpoints, ni Canva ni, aunque sea autóctono y me caigan bien los tipos que lo han creado, Genially. Con una pereza, absoluta, de ponerme delante de personas mucho más inteligentes que yo. A ver si de una vez empezamos a divulgar que ciertas cosas son totalmente nefastas para nuestros alumnos y estamos perdiendo el tiempo con humos de colores. Además, por desgracia, en muchos casos ese humo apesta. Ya ni se molestan en disimular. No se sostiene por ninguna parte. Bueno, Los Gemeliers tampoco y tienen su club de fans entre el sector más joven.

Por cierto, ya veis que vuelvo siendo tanto o más caótico que antes. Diez días no dan para cambiar mi manera de escribir. Bueno, eso y la falta de sueño por motivos laborales. No, no entro en el tema del debate acerca de la horchata con el que me estáis bombardeando cada día porque, con mucho cariño debo comentaros de nuevo, que lo que venden en los supermercados es solo agua con azúcar. Así que no es lo mismo que hablar de la pizza con piña o de la cebolla en la tortilla. Aún voy a tener que enfadarme y enviaros un par de matones de esos que, por lo que se ve, están al dos por uno en el Carrefour.

Como siempre os digo es muy fácil aprovechar la mañana (y el día en general, especialmente en temporada vacacional) para leer cosas útiles, disfrutar de la playa y, haceros caratonñas los que tengáis la suerte de tener a alguien a vuestro lado con nula posibilidad de interrupción. Aunque, si a alguno le apetece pasarse por aquí, dejar su comentario, cagarse en lo que digo o, simplemente, unir los fonemas mentalmente… ya sabe.

De vuelta con el mismo tono. De eso, el «retonno» 😉

Me sale más barato escribir que el psicólogo. Así que, como buen catalán, ya sabéis cuál ha sido mi opción. Por cierto, muchas gracias a todos los "cabroncetes" que me enviáis noticias ¿educativas? por DM o mail.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Aplaudo el rey y no dejes de avisarnos si alguna de esas charlas se puede hacer x video conferencia así desde este lado del charco tb charlamos un rato.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link