El talibanismo de las siglas: el caso ABP

Llevo bastante tiempo realizando pequeñas actividades/proyectos con mis alumnos. Nunca he pretendido que lo anterior siguiera ninguna pauta escrita ni he querido, con lo anterior, establecer parámetros que taxonomizaran lo que hago en el aula. No me gusta la taxonomización de las actividades educativas. No me parece apropiado que, por querer ser puristas (quizás mi percepción es más de talibanes) de unas determinadas siglas o manera de hacer las cosas, haya algunos que planteen las reglas de juego para delimitar qué es y qué no es una determinada práctica educativa.

Hace bien poco el Ministerio de Educación, en uno de sus diferentes órganos de funcionamiento, publicó un artículo titulado «No todo vale en ABP«. Un gran redactado para decir, después de suministrar diferente documentación, lo que se debería considerar ABP. Sí, ahora resulta que alguien que empieza a hacer cosas diferentes en su aula tiene un vademécum que le informa acerca de lo que está haciendo. Sexando al pollo de una manera parametrizada. Sí, vamos a decir que no nos gustan las evaluaciones tipo test que pretende el Ministerio de Educación pero vamos a ponernos a favor de complicar los temas. Porque asignar siglas es complicado. Marcar prácticas o tejer un entramado entre algunos «expertos» para decidir qué es y qué no es una determinada actuación en el aula lo único que hace es desincentivar a que muchos docentes se pongan a cambiar las cosas. ¿Es importante guiar en las prácticas educativas? Sí, pero es mucho más importante animar a que los docentes se tiren a la piscina. Y si la piscina sólo está abierta unas horas concretas, exige un gorro de baño de un color determinado o necesita un especialista que diga quién está preparado para nadar en la misma… va a desanimar a más de uno.

Fuente: https://eltrajeyelmundo.wordpress.com
Fuente: https://eltrajeyelmundo.wordpress.com

Odio a los puristas. Odio a los talibanes que deciden los límites de su tribu y sólo admiten a determinados miembros. Me causa alergia la lectura de prospectos de uso de prácticas educativas que dejan poco margen a la improvisación. Me preocupa que, en demasiadas ocasiones, ser talibán provoque el efecto contrario de lo que se pretende. Porque, seamos sinceros, ¿alguien cree realmente que un docente va a hacer cosas diferentes cuando le dicen que debe hacerlas de una determinada manera? ¿Alguien considera que un docente no está capacitado para adaptar la metodología que más le interese a su aula? ¿A algún alumno o docente le preocupa realmente que las actividades o proyectos que esté realizando con sus alumnos sean ABP u otra cosa? A mí me preocupa poco que me pongan un sello certificando que lo que hago se engloba dentro de ABP. A mí, como a la mayoría de docentes, lo que realmente nos preocupa es que las actividades que llevemos a cabo en el aula tengan algún sentido y sirvan para algo a nuestros alumnos. Lo de las siglas, sinceramente, nos la trae bastante al pairo.

Muchas gracias a @lulalook por darme la idea para este artículo en un día donde las ideas se empeñaban en huir de mí.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Ayer explicaba a compañeros una activitat para saber que es y cómo se calcula una tabla de amortización en un curso sobre herramientas TAC. http://www.lagares.org/mates/4eso/exponencial/Exercicis_Exponencial.htm#AMORTITZACIO. Alguien dijo que no era una herramienta TAC. Yo dije, quizàs lo que quereis decir es que no es muy 2.0. La discusión que siguió fue, para mi, bastante desagradable. 🙁 Creo que es un ejemplo de lo que comentas en el artículo.

    Muchas gracias por tus reflexiones 🙂

    Por cierto, tener idea de lo que es una tabla de amortización en la enseñanza obligatoria, y sobre todo en los tiempos que corren, ¿no debería ser una competencia básica?

  2. Muy estimado jordi, como analista de diseño de instrucción en una universidad, he descubierto que para aquellos docentes que no están formados para la docencia (como lo es el caso de la inmensa mayoría de los docentes universitarios) el uso de recetas o de vademécums (para aprovechar vuestra expresión) resultan un recurso fundamental al menos para que inicien a trabajar algo más que la mera clase magistral. Ya quedará de la creatividad individual, sazonar esos «recetarios» para mejorar su calidad como enseñanza.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link