El uso de valores absolutos en el ámbito educativo

Tengo un problema. Reconozco que, al igual que sucede con la mayoría de personas de este país, en ocasiones tiendo a analizar las realidades bajo una visión particular o ideológica. Reconozco que, a pesar de intentarlo evitar, en ocasiones uso el valor absoluto para verter afirmaciones que, por desgracia, son imposibles de cuantificar más allá del contexto conocido o fruto de la relación con determinados profesionales de mi ramo. Sí, el uso de valores absolutos en el ámbito educativo es muy complejo. Por eso no me gusta PISA. PISA es la necesidad de usar valores absolutos para formular unas propuestas de mejora educativa. Y si en el ámbito educativo lo absoluto no existe, ¿cómo vamos a poder usar unas pruebas estandarizadas para decidir, con el sesgo que supone su realización y futura interpretación, las políticas educativas que se van a aplicar en nuestro país?

Fuente: http://matematicascarmelitas.blogspot.com.es
Fuente: http://matematicascarmelitas.blogspot.com.es

Yo puedo hablar de datos objetivos pero difícilmente extrapolables. Puedo comentar que no conozco ningún caso de compañeros que dan clase en Formación Profesional cuyos hijos estudien FP. Bueno, mentira, ayer conocí el primero que, con hijos en esa edad, ha enviado a su hijo a estudiar un ciclo formativo de grado superior porque no encuentra trabajo de lo que estudió (sí, un caso de uno que, después de sacarse un título universitario y a la vista de lo complicado que está el mercado laboral, ha optado por introducir una titulación profesional en su currículum para ver si así suena la flauta de encontrar trabajo). También puedo afirmar que la mayoría de mis compañeros son excelentes profesionales. Seguro que algunos preguntaréis, ¿en qué te basas para afirmar lo anterior? Pues en lo que observo diariamente y los resultados que, al cabo de unos años de haber dejado los centros, obtienen algunos de los alumnos que tuvieron en su etapa obligatoria. Al igual que afirmo lo anterior de mis compañeros, también puedo afirmar que en la concertada se entra por procesos selectivos opacos y poco transparentes. ¿Se deduce de lo anterior que quien da clases en una concertada es un mal profesional? No, simplemente se afirma que no hay un proceso de selección abierto, transparente y público (a diferencia de unas oposiciones docentes).

¿Queréis que hable de las TIC? Pues bien, también puedo decir sobre la base de mis observaciones que la mayoría de docentes no usan las TIC. Y puedo añadir a las causas probables de lo anterior, basadas siempre en mis relaciones personales o virtuales, que no se usan porque se sigue usando en las aulas mayoritariamente el libro de texto. ¿Puedo usar el valor absoluto de que un 99% de docentes usan el libro de texto? Puedo intuirlo y, en ocasiones, usarlo porque es mucho más cómodo hablar de valores absolutos pero, realmente lo que estoy haciendo es usar un dato falso que coincide casualmente con lo que veo.

Sinceramente me preocupa caer en el uso de valores absolutos cuando se habla sobre temas educativos. Soy el primero al que, en algunas argumentaciones, se le escapa lo anterior pero, debo reconocer que, a pesar que mis observaciones puedan ser difícilmente extrapolables tienen mucho más de realidad que sesudas investigaciones educativas con muestras poblacionales bastante más reducidas.

Y así nos va… unos intentan manipular datos para que les arrojen los resultados que ellos quieran y así poder justificar la toma de ciertas decisiones, mientras otros nos conformamos en intentar sacar conclusiones con los datos que tenemos. Sí, ya sé que son escasos pero, sinceramente, no creo que sean peores que los que usan los que gestionan la educación.

Este artículo debo agradecerselo a Mónica Lalanda (@malalanda), una médico de urgencias que afirmaba ayer, con el siguiente tuit, que todos los funcionarios nos volvemos inútiles con la edad.

monica_lalanda_en_Twitter____Manjitklan_què_quieres_decir__En_cualquier_ambito_aprobar_oposiciones__a_la_larga__disminuye_rendimiento__xarxatic_

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
    1. No estic utilitzant valors absoluts en les oposicions més enllà de fer una comparació (valor relatiu) amb el procediment d’accés a treballar en un centre concertat 🙂

      Salutacions i gràcies per deixar el teu comentari.

  1. Muy buenas. Leo siempre sus post/tweets con atención e interés porque aprendo mucho. Soy profesor de educación física en tres centros concertados y en ocasiones huelo cierta inquina hacia la escuela concertada en sus post/tweets. No le escribo quejándome, créame, pero diferenciar entre profesionales no aporta nada, no suma, más bien resta.

    Creo que en la labor educativa, como en tantas otras, uno puede comenzar a ejercer su profesión con las más altas capacidades y con los máximos conocimientos y jubilarse sin aportar mucho a sus alumnos porque el interés vocacional nunca existió. Y puede suceder al revés.

    El proceso de selección del profesor que aspira a ser funcionario público es muy exigente y requiere una dedicación exclusiva durante un tiempo considerable, por eso tengo en tan alta estima al funcionariado español. Pero no es menos cierto que en ocasiones puede confundirse la salida con la meta. Al ser un proceso tan exigente muchos interesados creen haber llegado a la cima justo en el momento que comienza el camino; conseguir la ansiada plaza.

    Soy de Chiclana, Cádiz, y escuché en multitud de ocasiones: «prepara las oposiciones, saca tu plaza y olvídate del mundo, a vivir» Una mentira repetida mil veces no es una verdad pero desgraciadamente puede interiorizarse como cierta. Creo que a eso se refería el tweet que citas.

    Es obvio que en la salida, nuestro primer día de trabajo, el profesor que sacó su plaza tiene más herramientas y más conocimientos que uno que no preparó oposición alguna, muchos más, pero también es cierto que la carrera es maratoniana no son los 100 metros lisos y será nuestra vocación, nuestras ganas de reciclarnos y de aprender las que nos conviertan en profesores vulgares o en excelentes profesionales, y usted, sin duda, es de los segundos trabaje donde trabaje.

    Saludos.

    1. Hola Augusto, en primer lugar me vas a permitir que no estoy diferenciando entre profesionales, estoy diferenciando entre sistemas de acceso a la docencia. Y no, no es lo mismo la contratación mediante entrevista personal sin necesidad de justificar dicha decisión a terceros que el acceso mediante oposición a una plaza docente. Y lo grave de la situación es que, en ambos casos, el salario lo pagamos entre todos los ciudadanos cuando sólo ha habido una evaluación previa de los funcionarios. Repito… no estoy cuestionando la profesionalidad de los docentes de la concertada, sí el modelo de concierto educativo y todo lo que implica.

      ¿Es mejor docente quien ha aprobado unas oposiciones? No, porque por desgracia no hay un sistema de promoción profesional y una evaluación continua del profesional que las ha superado… pero sí que el sistema es más transparente y meritocrático que el entrar a trabajar en un centro concertado. Como bien dices no es cierto lo de «echarse a dormir una vez sacada la plaza» (te lo digo por lo que llevo viendo estos dieciocho años) pero sí que, por desgracia, falta algo que impida que, esa minoría por la cual pagamos todos, pervierta nuestra profesión y nuestro servicio público. Y en el caso del tuit la generalización era bastante ofensiva y me he sentido aludido como partícipe del cuerpo de funcionarios docentes.

      No estoy de acuerdo con lo vocacional que esconde muchas cuestiones. Creo que, lo más lógico sería un sistema de acceso transparente a la docencia -alejado de cualquier selección dedocrática- y una promoción profesional que no dependiera de la buena voluntad de los profesionales para su mejora. Ya sé que es algo muy complejo pero necesario si queremos mejorar algo que no va tan mal como algunos dicen pero tampoco está para echar cohetes (y me refiero al sistema educativo en su forma global).

      Un placer este tipo de comentarios en los que podemos debatir.

      Un saludo de vuelta y gracias por comentar.

  2. Se. Martí, la alusión que hace a @malalanda es un abuso. Saca el tuit de contexto y lo interpreta de mala fe. Palabra dijo en la conversación, de la que e trae el tuit, cosas sensatas, discutibles pero sensatas.

    1. No, la incorporación de su tuit era necesaria para argumentar sobre lo que plantea el artículo. No hago interpretaciones, ella hoy se ha ratificado en que un funcionario se vuelve inútil conforme van pasando los años. Algo que me preocupa porque, por desgracia, se está convirtiendo en un argumento «facilón» que se utiliza en demasiadas ocasiones para criticar a unos funcionarios (independientes del poder político y que engloban ámbitos de actuación imprescindibles -sanidad, educación, justicia, seguridad,…, y un largo etcétera) que, a pesar de todo, están haciendo cada vez con menos recursos y peores condiciones laborales su trabajo de forma excepcional en la mayoría de ocasiones.

      El tuit es el que es y quizás, la primera alusión personalizando los motivos que mueven a dicha señora a verterlo en las redes, no debería haberse producido. Es por ello que por no aportar nada al post ha sido retirada. Así dejo que cada cual interprete lo que quiera interpretar o lo que uno quiera decir. Siempre es bueno dejar volar la imaginación 🙂

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link