En el ámbito educativo se mueve mucha pasta

La semana pasada tuve oportunidad de hablar con una persona, muy relacionada con determinados actores políticos de los que dirigen el cotarro educativo de nuestro país, que me comentó la gran cantidad de dinero que se mueve en contratos sin licitación. Pequeñas cantidades para las que no es obligatorio un concurso público, que permiten dar ciertas cantidades a determinadas organizaciones e individuos de esos que vemos habitualmente en los medios o que aparecen, un día sí y al otro también, en alguna de esas ponencias educativas a las que asisten determinados fans del personaje. Pero no son solo los cientos de euros que se llevan por cada ponencia organizada por los centros de profesorado, Consejerías o, simplemente, creación de materiales de dudosa calidad que después el INTEF u otro tipo de submarca de la formación del profesorado va a ofertar a los docentes. Hay algunos que sacan también tajada de la empresa privada. Y no son pocos los beneficios para el personal.

Fuente: Flickr CC

Por lo visto alguno de los gurús educativos de nuestro país cobra tres mil euros por dar una charla de cuarenta y cinco minutos. No hace falta dar nombres porque, al final, si uno tiene un poco de capacidad ve claramente a qué personajes me refiero. Y ya si entramos en PISA, sus mandamases y, el negocio de algunos al publicitar determinadas entidades bancarias o ser la cara de referencia de algo para lo que les han contratado, ya no queda mucho más que podamos decir. No es malo ganar dinero pero, seamos sinceros, ¿son realmente los referentes educativos los que se lo ganan? ¿O hemos llegado a un modelo de mindundis, incluso algunos con muy poco don de la oratoria, cuya carrera profesional se hace en función de la pasta y no de sus conocimientos sobre educación? No, no hace falta que me contestéis…

Hay empresas que desembarcan en educación y necesitan avalistas de su desembarco. No es malo, puntualmente, ofrecer tu asesoramiento a una determinada empresa. Además, sabes que cobras. El problema es cuando algunos descuidan su función principal como docentes para dedicarse a poner la mano. Bueno, lo de la ética ya es un tema aparte. No es malo venderte pero asume las consecuencias de hacerlo. Va en el pack. Si vendes chorradas por pasta, ten en cuenta que la gente te va a criticar. A propósito, prefiero mil veces a uno que ha trabajado en el aula que la abandone para evangelizar pingüinos a un determinado coste que mantenerlo en las aulas mientras, un día tras otro, se va de viajecito evangelizador.

Nunca ha sido malo sacar dinero por tu trabajo. El problema es que cuando uno prioriza el dinero frente a otras cuestiones, al final, el modelo que está vendiendo con su personaje es algo muy alejado de lo que debería ser el modelo que deberíamos intentar difundir en nuestras aulas a nuestros alumnos. Yo puedo entender que uno lleve una gorra del Burger King mientras da clase porque, si le pagan y no incita al alumnado a comer comida basura, siempre puede estar bien sacarse esos eurillos extra para irse de viaje. El problema es que se ponga la gorra y empiece a decir acríticamente las bondades de comer en esos lugares.

El dinero que mueve la educación en los últimos tiempos es brutal. No es solo la empresa privada la que lo está moviendo. Hay mucho dinero que, con una gestión más que cuestionable, están moviendo las administraciones públicas. Y sí, en ambos casos hay gente que saca pasta porque sabe jugar a lo que se necesitan que se venda. Unas migajas pero, entre quedarte con un sueldo de docente y salir con unos cuantos miles más de euros al acabar el año, no hay color. Bueno, a veces uno muy parecido al subproducto de la digestión.

No es malo sacar tajada del dinero que se está moviendo en el ámbito educativo pero, ¿es necesario hacerlo a cualquier precio? Yo creo que no pero, como opinión, siempre puede ser discutible.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link