¿Es imprescindible enseñar programación dentro del currículum?

Últimamente da la sensación que a la imprescindibilidad de las TIC y del bilingüismo se está sumando una nueva moda. Una moda llamada programación (o, lo que es lo mismo, enseñar a los alumnos a entender conceptos rudimentarios acerca de ella, mediante diferentes programas -Scratch, AppInventor, etc.-). ¿Se trata de otra moda más o de una solución maravillosa a todos los problemas educativos?

Fuente: http://www.surreal.asturnazari.es
Fuente: http://www.surreal.asturnazari.es

A nivel personal me parece muy buena idea que se enseñe a programar a los chavales. Más allá de las implicaciones políticas del asunto y de cómo se está pretendiendo implantar, no creo que esté mal que se aprenda a gestionar un aprendizaje lógico (que es lo que permite una asignatura de programación bien dada). Por tanto, ¿cuál es la pega? La pega, al igual que todas las que pueden surgir en iniciativas que, a priori, pueden ser interesantes, son las de siempre: improvisación, intereses espurios y, como no, el potenciar la estrategia de marketing por delante de las necesidades de nuestros alumnos. Algo que también sucede en lo anterior.

No creo en milagros educativos. Aún menos en potenciar la disparidad de asignaturas en función de decisiones políticas. Sí, la programación para mí es igual de imprescindible que la danza, que el teatro, que el ajedrez, que la cocina, que la oratoria, que… Sí, podemos hablar de la programación pero dentro de un diálogo más amplio. Un diálogo que se genere alrededor de lo qué pretendemos y de cómo vamos a hacerlo. Porque introducir o eliminar una asignatura del currículum es muy fácil. Tan sólo conviene a darle suprimir en el procesador de textos del Ministerio o de la Consejería de turno. Lo complicado es argumentar coherentemente dicha decisión.

Da la sensación que nadie está dispuesto a entrar en el problema educativo. Perder el tiempo en decisiones transversales (como es el tema de la programación) es obligar a dedicar esfuerzos a algo que, por importante que pueda parecer a algunos, es una simple gota dentro de un mar embravecido. Una decisión tomada a la ligera para intentar satisfacer a algunos. Algo que, más allá de su idoneidad, debe siempre estar pautado dentro de una visión global del sistema educativo.

Instrumentalizar decisiones educativas de poco calado como la anterior hace que, más allá de mantener a algunos contentos con la decisión, a otros expectantes y, a una gran cantidad de la comunidad educativa al margen, se viertan líneas y líneas sobre algo que realmente es poco importante. Demasiado poco.

¿Programar es imprescindible dentro del currículum? Sí, no o quizás, todo lo contrario. Quién sabe. Yo, como mínimo, no lo tengo nada claro. Y eso que lo hice el curso pasado con mis alumnos 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

14 Comments
  1. Hola, considero que aparte de cualquier asunto político, tener unas nociones mínimas de programación da una visión más amplia a nuestros alumnos sobre el cómo se hacen todos los desarrollos de lo que se propone en la red, como mínimo una introducción a HTML5 y saber que éste va en conjunto con CSS3. Además enseñar el desarrollo que ha tenido desde sus inicios.
    Un cordial saludo.
    Julia Echeverría

    1. Compro lo de la visión más amplia que permite el estudio de programación dentro del currículum. Ahora bien, podemos discutir acerca de la necesidad de usar esa vía (y, ¿por qué no plantear otra?). Además de lo anterior, y aquí me vas a permitir discrepar ligeramente, ¿tiene sentido enseñar herramientas y modelos -HTML5 O CSS3- que sabaemos que van a ser superados ampliamente en poco tiempo? Lo digo como forzado sufridor del BASIC. Un lenguaje imprescindible a mediados de los ochenta y que, curiosamente, pinta entre poco y nada en la tecnología actual.

      No creo que la programación deba versar sobre herramientas. Creo más bien que, como otras cuestiones, puede servir para estructurar pensamientos. Algo en lo que esta incorporación tiene sus puntos fuertes.

      Un saludo y muchas gracias por el comentario.

  2. No es imprescindible pero es muy recomendable. Permite ir estructurando una manera de razonar lógica y a su vez enseñar que también se puede desarrollar la creatividad mediante las ciencias, principalmente las matemáticas.

    1. Me da la sensación que la argumentación, a pesar de ser válida, puede ser aplicada a multitud de actividades que pueden servir para lo mismo (ajedrez, juegos de cartas, lógica, etc.). Eso me genera la duda que, más allá de considerar altamente recomendable dicho aprendizaje, que el mismo deba basarse en cuestiones de razonamiento basados en herramientas informáticas.

  3. Hace un tiempo sigo tu blog, y la entrada de hoy me ha parecido interesante. Comparto mucho de lo que comentas en varios temas y en este tema en particular, creo que la idea es enseñar conceptos más que herramientas, porque evidentemente lo que se use ahora dentro de unos años no se usará, pero los conceptos permanecen. Ahora, me gustaría, si puedes, que me dijeras que hiciste el curso pasado para dar programación, nosotros este año vamos a tratar el tema de la programación en varias asignatura dentro de un proyecto más amplio. Si te apetece compartir tu experiencia te estaríamos muy agradecidos. Mi nombré es Pedro Fernández, mi correo creo que te saldrá en este comentario, en Facebook soy profesorpfa y entre otras cosas soy profesor de informática y director de un I.E.S. en Almería. Gracias y sigo compartiendo tus reflexiones. Un saludo.

    1. Más que «conceptos» quizás sería conveniente hablar de «habilidades transversales». La informática y, especialmente la competencia digital, debe ir encaminada a dotar de las posibilidades de resolución de problemas e, incluso, a favorecer determinados tipos de pensamiento.

      Al igual que todas mis experiencias de aula, las del curso pasado fueron bastante erráticas (improviso según necesidades de los alumnos más que planifico)… uso de materiales de code.org, uso de appinventor y, especialmente, aprendizaje en «entender» (un poco de filosofía educativa no va mal) qué significaba la programación.

      Si quieres más información pídemela por la pestaña de «contactar» (en el menú de la izquierda con el nuevo tema) ya que en tu comentario no he encontrado el correo electrónico para poderte realizar una explicación más detallada.

      Un saludo de vuelta y muchísimas gracias por el comentario.

  4. ¿Es imprescindible? Por supuesto que no. ¿Es deseable? Depende a lo que renunciemos. Si renunciamos a casi el total de la Competencia Digital como pretenden en el Reino Unido, me parece que no compensa. Si renunciamos a saber hacer animaciones con el PowerPoint o fórmulas en el Excel, por supuesto que sí.

    Hay muchas otras cosas interesantes que podrían entrar en el currículum, no lo dudo, pero eso no es impedimento para que la Competencia Digital se trabaje mejor, y una forma bastante fácil de mejorarla es metiendo programación y sacando ofimática, por ejemplo. ¿Qué hacemos con todo el resto de la Competencia Digital? Seguir trabajándola en sentido amplio (búsquedas, análisis critico de diversas fuentes, identidad digital, seguridad, etc.), claro. No dejarnos obnubilar por las bondades de la programación.

    En cuanto a la herramienta, estoy contigo: no veo sentido a enseñar HTML5, JavaScript, Python o cualquier otra cosa. Lo importante es conocer los fundamentos, y esos se pueden enseñar incluso sin ordenadores.

    1. La conversación que tuvistéis en Twitter ayer fue la que me ha animado a plasmar mis reflexiones en este artículo (en demasiadas ocasiones los 140 caracteres se me quedan pequeños y, en el momento de la interesante conversación, tuve que desconectarme de ella por diferentes motivos).

      Comparto plenamente tu comentario. Qué queremos y a qué debemos renunciar es la pregunta clave porque el currículum no es infinito. Renunciar a la parte ofimática se hace imprescindible como currículum único ya que es una parte totalmente transversal (¿tiene sentido explicar la aplicación ofimática de turno cuando es la que se va a usar en todas las asignaturas para la entrega de trabajos o realización de presentaciones?). Lamentablemente no es lo habitual. El contenido (o más bien como se imparte) de Informática o Tecnología (en la mayoría de Comunidades Autónomas es el profesor de Tecnología el que imparte Informática) se basa en exceso en esa parte. Cansado de ver como la mayoría de docentes optan por seguir explicando Word, Excel y Access (o sus alternativas libres) como núcleo de su asignatura. Un error que no favorece en nada a esa competencia digital tan deseable.

      Ser competente digitalmente no lo va a enseñar una asignatura. Lo va a enseñar la manera de trabajar globalmente en los centros educativos. Y, centrar la competencia digital en una asignatura -tal como se está haciendo de forma general- o en una herramienta, es estar abocados al fracaso más absoluto.

      Un saludo y gracias por la excelente aportación (y, como no, la conversación de ayer que seguí desde la distancia).

    2. Está claro lo de lo de los conceptos, pero ¿Qué hay de lo de aprender haciendo? A ver si al final, vamos a enseñar informática y la competencia digital sin ordenadores. Alguna herramienta habrá que usar, ¿no? Está claro que no vamos a poner en el plan de estudios la palabra HTML5 u otro lenguaje pero alguno habrá que usar para enseñar código.

      Yo aprendí informática básica con MSDOS ¿Os acordáis? copy, dir, copy con, del… Ahora ya no lo uso pero sé diferenciar entre un archivo y una carpeta. O por ejemplo, ¿cómo explicas la diferencia entre «guardar» y «guardar como»? Eso no se explica! Se hace y ya se ha aprendido. Con Word, con Paint o con Gedit! con lo que haya en ese momento.

      Incluso BASIC, el cual, aunque pinte poco, sirve aun hoy para programar una PICAXE, con la que se pueden hacer cosas «interesantes».

      Volviendo al debate «enseñar código, sí»; «enseñar código, no» pienso que nunca nos pondremos de acuerdo toda la comunidad educativa. Me suena más a un debate «ciencias» o «letras». Como tu dices, Jordi, puede ser igual de básico que el solfeo, la seguridad vial o los climogramas.

      1. Seguro que necesitamos algún tipo de herramienta pero, lo que creo que importa realmente es qué pretendemos con esa introducción de la programación… ¿qué sepan hacer apps molonas?, ¿qué sepan rudimentos de código html?, etc. Creo que hay preguntas previas antes de asumir la programación como algo positivo. Y, creo también, que poco tiene que ver el modelo de programación que se quiere instaurar con la competencia digital.

        Todos los aprendizajes aportan algo pero, ¿es imprescindible el programar por el programar? ¿Es imprescindible que programen nuestros alumnos una PICAXE? ¿Es imprescindible que sepan poner código para que el ARDUINO ilumine unos LEDs en un determinado orden?

        No creo que el debate deba de ser acerca de «código sí o no». El debate debe centrarse en qué pretendemos con dicha introducción y qué puede aportar a nuestros alumnos. Si sesgamos el debate hacia intereses o gustos personales creo que estamos confundiendo el sentido de lo que debería ser la educación.

        Un saludo y muchas gracias por el comentario, aunque haya ligeros matices que no comparto en la respuesta al mismo. Diferentes puntos de vista enriquecen siempre un debate como este. Un debate que habría de hacerse antes de tomar la decisión de incorporar nuevas asignaturas.

  5. Programar es lo más parecido a hacer magia. Como asegura Resnick, programar permite crear a los alumnos, por lo que todos deberían tener unas nociones.

    Comparto los proyectos de mis alumnos de 6º de primaria de obras artísticas con scratch en colaboración con alumnos de Japón. : http://www.scoop.it/t/integracion-de-las-tic-en-educacion/p/4023063766/2014/06/17/scratch-studio-art-commented-by-pupils

    Un abrazo y que siga ese entusiasmo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link